(Presidencia)
(Presidencia)

Con expresas directivas presidenciales de mantener la mayor discreción posible, en las últimas horas desde las oficinas de ceremonial de la Casa Rosada y autoridades del Ejército Argentino, se ultimaron los detalles para una ceremonia militar que no registra precedentes en la historia del Regimiento de Granaderos General San Martín.

Puntual, a las 9 de este viernes, el presidente de la Nación Mauricio Macri, su esposa Juliana Awada y la hija del matrimonio Antonia Macri llegaron a la sede del histórico regimiento montado que, además de cumplir diversas funciones de ceremonial, tiene a su cargo la efectiva custodia militar de la familia presidencial.

Durante estos cuatro años, el Regimiento de Granaderos compuesto por alrededor de 700 efectivos se ocupó como marca la tradición de atender la seguridad presidencial tanto en Casa Rosada como en la Quinta de Olivos. Sus tareas van mucho más allá de la custodia simbólica que los miembros del regimiento realizan en la entrada de la Casa de Gobierno luciendo sus uniformes de época.

(Presidencia)
(Presidencia)

Macri fue recibido en las escalinatas de acceso al regimiento ubicado en Luis María Campos al 500, en el barrio de Las Cañitas, por el jefe del Estado Mayor del Ejército Teniente General Claudio Pasqualini, varios generales en actividad y el jefe saliente del Regimiento de Granaderos, Coronel José María Protti, quien termina su gestión luego de dos años de ejercer la jefatura de la unidad militar.

En un marco de estricta intimidad (ni el ministro de Defensa estuvo presente), Macri agradeció a los seguidores de la tradición sanmartiniana la lealtad y patriotismo puestos de manifiesto en el cumplimiento de su deber. El mandatario y su familia saludaron personalmente a buena parte de los oficiales, suboficiales y tropa y los alentaron a seguir desarrollando su labor con la misma eficiencia que lo hicieran durante su gestión.


(Presidencia)
(Presidencia)

Valoramos mucho el gesto del señor Presidente de venir a despedirse de los Granaderos. Nos sentimos orgullosos de cuidarlo no solo en la Casa de Gobierno, sino también en la Residencia Presidencial de Olivos junto a su familia. Una de las misiones más importantes que tiene esta histórica unidad desde hace más de 100 años”, aseguró Protti ante la consulta de Infobae.

El próximo 10 de diciembre el Regimiento tendrá la delicada tarea de brindar protección a dos presidentes (entrante y saliente) hasta que finalicen todas las actividades relacionadas con el traspaso del mando. Luego de producida la jura de Alberto Fernández en el Congreso Nacional, el cuerpo montado escoltará al flamante jefe de Estado hasta la Casa Rosada. Pocos días después, el Regimiento quedará bajo el mando del Coronel de Caballería Gonzalo Rodríguez Espada.

(Presidencia)
(Presidencia)