Barry Elsby es uno de los ocho miembros de la Asamblea Legislativa, el máximo órgano político de las Islas Malvinas
Barry Elsby es uno de los ocho miembros de la Asamblea Legislativa, el máximo órgano político de las Islas Malvinas

(Desde Malvinas).- Será un lapso de tres días. Entre el 10 y el 12 de diciembre, dos hechos podrán cambiar de manera considerable el futuro político y económico de las Islas Malvinas.

El 10 del último mes del año, Alberto Fernández asumirá la presidencia de la Nación y estará acompañado por Cristina Kirchner, quien durante los 12 del kirchnerismo mantuvo junto a su marido Néstor una férrea defensa de la soberanía argentina y dispuso obstáculos en las políticas de comercio de los malvinenses.

Dos días después, se celebrarán en Reino Unido las elecciones generales. Los comicios, apodados por los locales como las “elecciones del Brexit”, definirán de una vez la permanencia o salida de los británicos de la Unión Europea.

Y esa resolución podrá provocar cambios drásticos en cuanto a las políticas de pesca e ingresos de las Malvinas.

Son cerca de las 17.30 y al lobby del hotel Malvina House ingresa un hombre alto, con barba blanca prolija, y que precisamente a lo largo de toda la entrevista con Infobae no mencionará la palabra “Malvinas”, la reemplazará por “Falklands”. En este artículo ese término será asimismo reemplazado por “islas”.

El hombre, de tono gentil, con una voz tenue, casi pedagógica y con un acento galés marcado (según su propia apreciación) es una de las personas de mayor preponderancia política en las Malvinas. Se trata de Barry Elsby, uno de los ocho integrantes de la Asamblea Legislativa del Gobierno de las Islas Malvinas.

Los representantes de ese órgano, quienes no pertenecen a ningún partido político y son elegidos cada cuatro años, son quienes diseñan las políticas de Estado para el archipiélago. Luego, las medidas son enviadas a la casa del gobernador, Nigel Phillips, quien en su rol de representante de la Reina del Reino Unido, las firma o las rechaza.

Al entablar diálogo con la prensa argentina, Elsby y el resto de los representantes de la Asamblea lo hacen con un tono prácticamente servicial. Habla con un volumen bajo y con un control absoluto del temperamento. Un estilo ideal para tratar de ahuyentar cualquier tipo de potencial conflicto. Tal es la predisposición que la autoridad política de las Islas es capaz de acudir al lobby de un hotel para una entrevista en lugar de concertar la cita en su oficina.

Barry Elsby: “Con el nuevo presidente de Argentina esperamos tener el mismo tipo de relación que con Macri”
Barry Elsby: “Con el nuevo presidente de Argentina esperamos tener el mismo tipo de relación que con Macri”

“Las relaciones en los últimos cuatro años con Argentina han sido mejores que antes. Hubo idas y venidas a lo largo de los años. A veces desde la presidencia argentina han sido más o menos colaborativos con nosotros, pero definitivamente nos ha sido más provechosa la relación con el presidente Macri, quien ha logrado avances más pragmáticos”, le afirma Elsby a Infobae. Cada uno de los legisladores malvinenses se ocupa de diferentes áreas del desarrollo de la región. Elsby tiene bajo su cargo las áreas de “Desarrollo y Servicios Comerciales”, por lo cual percibió de manera directa los cambios en las relaciones entre Argentina y las Malvinas a lo largo de los últimos años.

“Durante sus años como presidente, (Macri) ha permitido, por ejemplo, que comenzaran nuevamente los intercambios de información entre científicos pesqueros de Argentina y los nuestros. Porque hay muchísima pesca ilegal produciéndose en altamar sin ser protegida por Argentina ni por las Islas pero, trabajando en conjunto, podríamos entender mejor los stocks que se mueven desde la Argentina a las aguas de las Islas”, advirtió.

Esa aprobación a la gestión de Gobierno argentino de los últimos cuatro años se basa en dos puntos clave de la relación entre la Argentina y el Reino Unido. El primero se remonta a septiembre de 2016, cuando el entonces vicecanciller Jorge Foradori y el ministro de Estado para Europa y las Américas de la Secretaría de relaciones exteriores británica brindaron un “comunicado en conjunto”, en el que se apuntaba a mermar la intensidad en la puja por la soberanía de las Malvinas e introducían cambios en la política argentina de cara al Atlántico Sur: aumento de vuelos comerciales y eliminaciones en trabas en comercio, pesca, navegación y explotación de hidrocarburos.

La medida generó fuertes críticas tanto desde el oficialismo como, especialmente, la oposición y, dos meses después, Foradori renunció a su cargo. En septiembre de este 2019, el diputado Daniel Filmus catalogó el acuerdo en una columna de opinión en Infobae como “uno de los hechos más lesivos para los intereses nacionales en general y para nuestro histórico reclamo por el ejercicio de la soberanía sobre las Islas Malvinas en particular”.

Barry Elsby junto a los asambleístas de las Islas Malvinas
Barry Elsby junto a los asambleístas de las Islas Malvinas

Sin embargo, en su afán de reflejar el reencuentro de relaciones bilaterales con el Gobierno británico, el Estado nacional anunció en mayo de 2018 un acuerdo junto al Reino Unido en el que se determinaban nuevas políticas de pesca, basadas en tareas conjuntas en ciencia y protección del Medio Ambiente.

A día de hoy, Elsby todavía celebra ese anuncio: “Estamos felices con los nuevos acuerdos pesqueros. Ocurrían anteriormente y se detuvieron. Los científicos argentinos se pusieron en contacto con los nuestros: qué ocurría con sus calamares en las aguas, cuánto se acercaban en la pesca aquí. Recientemente, hemos tenido expediciones de pesca conjunta. Los científicos argentinos e isleños acudieron en buques a trabajar juntos en las aguas probando qué stocks había en la zona y llegando juntos a una recomendación de qué cantidad de stock puede ser pescado de manera segura. Yo veo que esa es la manera de hacerlo”, afirmó el legislador malvinense a Infobae.

Sin embargo, en las últimas elecciones generales, el triunfo de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner representó un giro inesperado para las autoridades de las Islas Malvinas y la Argentina. Y hoy abunda la incertidumbre. “Nosotros nos mantenemos abiertos a trabajar junto a Argentina a través de los intercambios científicos, esperamos poder tener el mismo tipo de relación con el nuevo presidente y su gobierno que tenemos actualmente con el presidente Macri, lo cual es lo más pragmático”, definió Elsby.

El funcionario malvinense nunca llamó a Alberto Fernández por su nombre. Siempre se refirió a él como “el nuevo presidente”.

Y entre tanto análisis sobre la futura relación con la Argentina, Elsby recuperó un término que parecía haber quedado en el olvido.

“No estamos de acuerdo con lo de la soberanía, pero hay muchísimas cosas que podemos hacer juntos. En el pasado, ese proceso se llamó ‘Paraguas de la soberanía’. Guardemos ese problema en el estante superior del placard, apartemos por un momento el problema de la soberanía de futuras discusiones y pongámonos a trabajar en conjunto en todas las cosas que pueden ayudar a nuestros dos países. Es algo que puede suceder. Ha sucedido en el pasado y es algo que espero que pueda continuar con el nuevo presidente argentino y el nuevo Gobierno”, se esperanzó Elsby.

Una suerte de Congreso, dónde trabajaron los asambleístas hasta hace poco
Una suerte de Congreso, dónde trabajaron los asambleístas hasta hace poco

El “Paraguas de soberanía” fue el término con el que se conoció a una declaración conjunta del 19 de octubre de 1989 de los gobiernos de Argentina y de Reino Unido en Madrid, bajo los mandatos de Carlos Menem y Tony Blair. Aquella declaración representó en su momento que ambos países podían debatir y acordar cooperaciones comerciales sin que eso significara una renuncia al reclamo por la soberanía.

De manera paradójica, quien puso fin a los efectos de ese acuerdo fue nada menos que Néstor Kirchner. En julio de 2004, el marido de la futura vicepresidenta anunció su renuncia al “Paraguas de soberanía” e inició una serie de políticas en las que se reforzó el reclamo de dominio argentino en las Islas y se incrementaron los obstáculos para el comercio de las Islas Malvinas en las aguas del Atlántico Sur y para la apertura de vuelos comerciales al archipiélago.

Elsby aseguró que, desde el triunfo electoral de Alberto Fernández, las autoridades de las Islas todavía no dialogaron con el Gobierno de Reino Unido. Sí lo habían hecho durante el período electoral argentino.

“Estamos al tanto de que el Gobierno británico felicitó al nuevo presidente por la elección ganada y eso es algo entre el Reino Unido y las ‘Falklands’... perdón (corrige, con una sonrisa)... y Argentina. Ya hemos tenido discusiones en el pasado con el Reino Unido sobre los efectos que podría tener este cambio político. Hasta el momento, el nuevo presidente no tomó el poder, así que es difícil determinar cuáles serán los roles y las miradas sobre los problemas originales, pero trataremos de trabajar todos los temas en conjunto para que se puedan beneficiar todos”, alegó.

Mientras tanto, Elsby permanece con su sonrisa y su amabilidad intacta. Esa sonrisa que le dura ya desde hace una semana, cuando comenzaron las celebraciones junto a todos los funcionarios, diplomáticos y principales empresarios de las Malvinas en todo tipo de evento social de la avenida Ross Road para celebrar la nueva ruta aérea de Latam San Pablo-Islas Malvinas.

“Veo esta nueva ruta aérea como el nuevo desarrollo de las Islas. En 1986 conseguimos la licencia para realizar pesca en nuestras aguas, eso significó una diferencia enorme para nuestra economía (...). Esta relación con Brasil es algo natural de un país (en referencia a las Islas) que se está desarrollando de la manera correcta. Lo veo como un avance en el turismo, pero también para realizar tratados, inversiones e intercambios de diferente tipo”, concluyó Elsby.

SEGUÍ LEYENDO: