Roberto Baratta es llevado detenido por miembros de la Policía Federal cumpliendo la orden de detención librada por el juez Claudio Bonadio en el marco de la investigación de la causa de los cuadernos (Buenos Aires, 1 de agosto de 2018)
Roberto Baratta es llevado detenido por miembros de la Policía Federal cumpliendo la orden de detención librada por el juez Claudio Bonadio en el marco de la investigación de la causa de los cuadernos (Buenos Aires, 1 de agosto de 2018)

Roberto Baratta, ex mano derecha de Julio De Vido, que está preso por la causa de los cuadernos, buscará en la Cámara Federal de Casación Penal su excarcelación, en el marco de la nueva reglamentación por las prisiones preventivas. El Tribunal Oral Federal 7 rechazó la excarcelación el 5 de noviembre pasado pero su defensa apeló. Y agregó en su argumentación la puesta en marcha, desde hoy, de nuevos artículos del Código Procesal Penal que ponen límites a las detenciones cuando no haya condena definitiva.

“Tratándose de una cuestión sensible, como lo es la privación de la libertad de una persona, habrá de habilitarse la revisión casatoria”, dijeron hoy los jueces Fernando Canero, Enrique Méndez Signori y German Castelli, del TOF 7 que sustanciará el juicio oral por los cuadernos.

Ahora, entonces, será la Sala I de la Cámara de Casación la que revise la cuestión. Precisamente es el mismo tribunal que debe analizar los cuestionamientos a los procesamientos sobre el caso de los cuadernos. Y en donde la defensa de Cristina Kirchner planea disparar contra las decisiones del juez Claudio Bonadio e incluso el fórum shopping, tal como lo adelantó semanas atrás Infobae.

Sobre Baratta solo pesa la prisión preventiva dictada por las anotaciones de Oscar Centeno. Hay otros procesamientos con preventiva en causas anexas a ese expediente, como Gas Licuado, pero se “remiten” a la detención de los cuadernos. Mientras tanto, en la causa de Río Turbio, su detención no se hace efectiva hasta que no quede firme, es decir, hasta que sea revisada por la Corte Suprema de Justicia.

Es una diferencia con De Vido. El ex ministro de Justicia sí fue preso en octubre de 2017 cuando perdió los fueros como diputado y se presentó ante el juez Luis Rodríguez sabiendo que se había dictado una orden de detención en su contra, a pedido del fiscal Carlos Stornelli y dispuesta por la Cámara Federal en lo que se dio en llamar “la doctrina Irurzun”.

Precisamente, esta semana, De Vido también pidió la excarcelación en base a la aplicación del nuevo Código Procesal. Se lo pidió al TOF 7, del caso cuadernos; y al TOF 1, sorteado por la causa de Río Turbio. Los jueces del caso cuadernos rechazaron hacer lugar diciendo que en nada había cambiado el escenario de cuando se dictó su arresto. El TOF 1, en tanto, por dos votos a uno, también rechazó la libertad, pero abrió la puerta a analizar si, como morigeración, correspondía el arresto domiciliario. De Vido cumplirá el 26 de diciembre próximo 70 años y reportó en distintos informes distintos problemas de salud.

Cristina es la única garantía de que los presos políticos salgamos en libertad", dijo hoy De Vido en una entrevista radial. “Yo estoy detenido hace dos años y todavía no se terminó la auditoría. Hay veinte imputados y el único detenido soy yo. Nunca fundamentaron el riesgo de fuga. ¿A dónde me voy a ir con 70 años, siendo insulino-dependiente, asmático, con hijos y nietos acá? Si me escapara, a los cinco minutos estoy en un hospital descompensado, es absurdo. Me quieren poner en pie de igualdad con criminales de lesa humanidad”, añadió.

Seguí leyendo: