Luis Alberto Saucedo, alias
Luis Alberto Saucedo, alias "El Gordo", fue detenido en Paraguay y enviado a la Argentina

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal homologó la prórroga de la prisión preventiva de cuatro miembros de la organización acusada de narcotráfico que operaba en la ciudad correntina de Itatí. La resolución lleva la firma de los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo.

En esta causa se investiga el accionar de una asociación ilícita integrada por más de 25 personas, incluyendo a funcionarios públicos provinciales y miembros de las fuerzas de seguridad nacionales.

Según la acusación la banda ingresó desde Paraguay, por el río Paraná, más de 11.000 kilos de marihuana a la ciudad de Itatí. El grupo criminal tenía vehículos y embarcaciones e inmuebles que les permitía ocuparse del transporte y el acopio de la droga que luego distribuían y vendían en todo el país.

De acuerdo con la investigación, la banda traía seis toneladas de cannabis prensado desde Paraguay y la comercializaba en gran parte del país utilizando a niños para algunas de sus operaciones.

Por disposición de la Sala IV de la Cámara de Casación -integrada en forma unipersonal por el juez Gustavo Hornos- la causa fue investigada por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nro. 12 de la Ciudad de Buenos Aires.

El juez Hornos tomó esa decisión en septiembre de 2018 por entender que la actuación criminal desplegada en Corrientes es un eslabón de una organización de gran tamaño dedicada al tráfico ilegal de estupefacientes en diversas jurisdicciones que contaría con la connivencia de funcionarios públicos tanto nacionales como locales.

Durante la investigación de esta causa -actualmente en la instancia de juicio oral- se estableció que compraban el cannabis en la ciudad paraguaya de Pedro Juan Caballero, de allí la pasaban a Itá Cora y la transportaban a Itatí en balsas por el río Paraná. Una vez del lado argentino, la organización criminal usaba a menores para descargar las embarcaciones, luego colocaba los ladrillos en autos y camionetas y así los acercaba a los compradores.