Foto de familia del Grupo de Puebla
Foto de familia del Grupo de Puebla

La foto de familia muestra a todos sonrientes. Sobre el final se resaltaron las coincidencias. Como la de “rechazar la articulación del poder judicial con los medios de comunicación”, que en varios países “persiguen arbitrariamente a líderes y lideresas (sic) progresistas para obstaculizar sus proyectos políticos”. Pero antes de firmar el documento final, el mismo domingo a la mañana, se vivieron momentos tensos y fueron protagonizados por el principal candidato a ocupar la Cancillería durante el gobierno de Alberto Fernández, Felipe Solá.

“Si firmo esto voy a estar más solo que Hitler en el Once”, llegó a decir Solá, según reconstruyó Infobae a partir de los testimonios de quienes participaron de la negociación final. Fue un momento de desconcierto, en el que a más de uno de los extranjeros fue necesario explicarle el sentido de la frase del ex gobernador bonaerense. Solá se resistía a firmar el documento porque consideraba que era demasiado ideológico y tenía una cantidad excesiva de adjetivos.

En todo momento, el candidato a canciller buscó mostrar una posición más moderada. Llegó a decir, por ejemplo, que no sabía para qué servía la Celac (La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), lo que fue interpretado como una chicana a los más progresistas.

Al explicar la victoria de Alberto Fernández en la elección presidencial, Solá realizó una curiosa descripción del candidato: dijo que era anticuado, que usaba siempre el mismo traje y que solía peinarse el pelo con gomina. Allí también algunos necesitaron ayuda para entender a qué se refería.

Lo cierto fue que Solá chocó con el colombiano Ernesto Samper por la redacción del documento final. De hecho, llamó la atención que ninguno de los dos participó de la conferencia en la que se dio a conocer. Al parecer, los ánimos seguían caldeados. Por lo que pudo saber este medio, Solá también se cruzó fuerte con Marco Enríquez-Ominami y Aloizio Mercadante, que habían trabajado en la redacción del primer borrador. Carlos Ominami tuvo que intervenir para poner paños fríos. Y junto a Solá y al ex canciller Jorge Taiana terminaron dándole forma al documento que se hizo público.

Alberto Fernández junto a Felipe Solá en la reunión del Grupo de Puebla
Alberto Fernández junto a Felipe Solá en la reunión del Grupo de Puebla

Todo esto sucedió cuando todavía no se había confirmado la renuncia de Evo Morales. Todos sabían que su caída era inminente, pero la noticia de su renuncia llegó recién a la tarde. El texto, “firmado el 10 de noviembre en Buenos Aires” no hace ninguna referencia a las diferencias previas y aboga por la promoción de “la integración latinoamericana y caribeña”, pide dar respuesta “a una demanda actual que es la ciudadanía global", incluyendo una definición de la migración “como un derecho humano”

“Reconocemos y celebramos el avance imparable del movimiento feminista en el continente”, declaran, en un texto que hace un raro uso del lenguaje inclusivo (“las y los miembros”, “líderes y lideresas”).

El documento incluye un respaldo a “la respuesta institucional adoptada por el Presidente de la República Plurinacional de Bolivia de convocatoria de nuevas elecciones”; que resultó obsoleto al renunciar Evo Morales a la presidencia poco después. Es de suponer que pronto la mayoría de los miembros del Grupo de Pueblo definirán lo ocurrido en Bolivia como “un golpe de Estado”. Algunos ya lo han hecho.

El comunicado celebra “la liberación del ex presidente Lula, víctima de un burdo montaje judicial llevado adelante en complicidad con algunos medios de comunicación hegemónicos”.

También incluye un “apoyo irrestricto al Acuerdo de Paz de Colombia”.

"El anacrónico bloqueo económico, comercial y financiero de EEUU contra Cuba, que lleva ya 59 años”, merece una condena tan anacrónica como el bloqueo que denuncian, considerando que Estados Unidos, con “bloqueo” y todo, es uno de los principales socios comerciales de Cuba; el embargo comercial -que ya no es bloqueo- deja afuera muchos productos, tales como alimentos y medicinas.

El texto denuncia las violaciones a los derechos humanos en Chile en el marco de la represión a las protestas, y pide a las autoridades escuchar las demandas del pueblo chileno, a la vez rechaza toda imposición de sanciones contra Venezuela.

Haití y Ecuador también están entre las preocupaciones de los integrantes del Grupo de Puebla, que además anuncian la creación de una suerte de think tank, el “Centro Marco Aurelio García, como un espacio de reflexión y elaboración de propuestas progresistas de política pública del Grupo de Puebla”.

Así los “sueños de una patria grande, justa y soberana” podrán expresarse en “propuestas concretas que aporten al desafío de avanzar en un nuevo modelo de desarrollo”.

También celebran el triunfo de Alberto Fernández y de Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio uruguayo,al que esperan ver triunfar también en segunda vuelta electoral.