El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, vivió un momento incómodo en las elecciones que se  realizaron en la capital de la provincia. Cuando fue a emitir su voto a través de la Boleta Única Electrónica, falló el sistema y debió convocar a un veedor para que lo asistiera.

Ante los canales de televisión que transmitían en vivo y los fotógrafos, el mandatario solicitó otra papeleta porque la primera no había registrado su sufragio. Antes de que se imprima el voto, la máquina les permite a los votantes visualizar su elección. En esta oportunidad, Gutiérrez quería hacer la verificación y no podía.

"Puede ser que esté el chip mal o que toda la tanda de boletas esté mal  impresa", explicó el joven que se acercó a ayudarlo. Finalmente, el mandatario cambió de boleta y pudo cumplir con su obligación ciudadana.

Su candidato, Mariano Gaido, postulante del Movimiento Popular Neuquino, ganó las elecciones. Sucederá a Horacio "Pechi" Quiroga. El resultado significó otro traspié para la Casa Rosada, que perdió la intendencia. Gutiérrez terminó la noche festejando a los saltos el resultado electoral.