El invitado era Hernán Lacunza. Pero la invitación había sido cursada cuando todavía era ministro de Economía de María Eugenia Vidal y no el reemplazante de Nicolás Dujovne en el Ministerio de Hacienda de la Nación. Por eso la semana pasada el Rotary Club cambió de invitado y quien llegó para disertar a un hotel céntrico fue el senador Esteban Bullrich de Juntos por el Cambio. "Vi caras de sorpresa cuando me vieron entrar. Creo que las apuestas estaban 50 y 50 sobre si venía o no", bromeó el senador que dos años atrás logró ganarle la elección en Buenos Aires a Cristina Kirchner. Por el contrario, señaló: "Estos son tiempos de estar, son tiempos de dar la cara". Su auditorio lo interrumpió con un fuerte aplauso de la misma intensidad del que recibió a su llegada.

En el atril, al que llamó "podio", Bullrich sorprendió con otros dos gestos. Por primera vez desde que el centenario club organiza el ciclo de conferencias "Hacer por la Argentina" con la coordinación de Clara Mariño no hubo discurso. Durante los últimos dos años cada disertante de Cambiemos dedicó más tiempo al diagnóstico y a explicar la herencia recibida y polarizar con el kirchnerismo que a exponer ideas. Bullrich admitió que "en algún momento nos aislamos de la escucha, oíamos pero no escuchábamos" y en cambio, tras el 11 de agosto, "empezamos a salir sin escenografía". Hasta reconoció como crítica a los responsables de la campaña que "hubo una subestimación de la elección". Tomó distancia de otro referentes del oficialismo e incluso no puso como excusa la fiscalización aunque sí contó que hubo errores y que Juntos por el Cambio trabaja en todo el país en la logística, distribución de boletas, capacitación de fiscales y seguimiento del comicio antes y después de su realización.

"Vamos a trabajar en la fiscalización no porque haya hecho que perdamos sino porque cuidar el voto es una señal, un símbolo", explicó, y consideró "una falta de respeto" que en algunos lugares hayan faltado boletas.

En el Rotary Buenos Aires, que cumple cien años, hubo socios que fueron presidentes y hasta lo fue Pablo Pizzurno. Con su nombre se conoce al palacio donde cumplió funciones como ministro de Educación justamente Esteban Bullrich. "Maestro", lo saludó un socio, abogado, que forma parte del llamado círculo rojo. Aprovechó en su pregunta a acusar a la agrupación kirchnerista La Cámpora de "adoctrinar" a los maestros a horas de que Ctera convocara a un paro nacional para este jueves. El ex ministro agradeció el título pero desafió en tono amable: "Pocos acá van a querer que sus hijos sean docentes, sería bueno revalorizar la carrera docente" y reveló, con "orgullo", que su hija mayor, de 17 años, acaba de comunicarle que quiere ser maestra jardinera. "No se puede ir al ojo por ojo, la respuesta a la penetración ideológica de La Cámpora no puede ser con otra penetración ideológica", continuó.

Hubo tres preguntas que mostraron la mayor preocupación de los anfitriones del senador, entre los que hay un ex rugbier que impulsó la propuesta de ayudar a fiscalizar el 27 de octubre. Entre las preguntas, tomó el micrófono el consultor Eduardo D'Alessio ansioso por saber si se puede revertir el resultado del 11 de agosto. Bullrich, en público y en privado, les repitió que sí y les dijo que para eso hubo cambios en el equipo de Gobierno. "Creo que falta", confesó, pero reiteró que "de los errores se sale fortalecido".

Desde la primera pregunta en el salón se coló la sensación de derrota y los socios rotarios mostraron cierta desazón. Si ganan, arrancó uno de ellos, "no vuelvan a los globos". El mismo socio criticó "un lenguaje abstracto para el electorado común, como el valor de la moneda, los mercados. Al argentino que no puede pagar las cuentas no le significa mucho. Hablan de dólares y hay gente que no ve un dólar". Y casi rogó: "Den vuelta la equivocación tremenda que sería repetir el pasado".

Bullrich siguió en su tono moderado. Tomó la crítica y aseguró: "Estamos cambiando el lenguaje". No hubo sin embargo exceso de optimismo y  preparó el terreno para un escenario de derrota. "Tenemos mucho trabajo por delante, creo que se puede dar vuelta, pero, si así no fuera, el 28 de octubre en la Argentina lo único que habrá será la definición de que el 10 de diciembre va a gobernar otro presidente que no es Macri. Ese presidente necesita una oposición responsable y los valores con los que llegamos no terminan". Quienes escucharon la mitad de la frase apuraron la pregunta al comensal de al lado no dando crédito a la posibilidad de la admisión de un triunfo de Alberto Fernández. No fue lo que dijo, pero sí lo que pareció.

Esteban Bullrich junto al presidente del Rotary Elías Hurtado Hoyo
Esteban Bullrich junto al presidente del Rotary Elías Hurtado Hoyo

Permanentemente Bullrich buscó calmar a su auditorio como lo hizo luego en un aparte con la prensa del que participó Infobae. Expresó su confianza en Lacunza y su trabajo y repitió por lo menos tres veces que "todos tenemos que ser responsables".

Por sus dichos Bullrich, que además es presidente en el Senado de la estratégica comisión de Presupuesto, es evidente que se alista en el sector más dialoguista del Gobierno. Contó que habla con la oposición, tanto del bloque del PJ que lidera Carlos Caserio como el kirchnerista que conduce Marcelo Fuentes. El tema de conversación es el proyecto de Presupuesto nacional y especialmente el proyecto para reperfilar la deuda. Ni siquiera cuestionó el tuit que en la madrugada madrileña y en la noche argentina escribió Fernández con críticas a la gestión macrista. "Es una opinión. Es el candidato que lidera la oposición", minimizó el cuestionamiento, y lo aceptó "en la medida en que haya prudencia y racionalidad".

Para Bullrich, la incertidumbre sobre qué puede pasar después del 27 de octubre es lo que hay que calmar. Y "la gobernabilidad es tarea del oficialismo y la oposición", consideró, aunque ante la repregunta sobre el rol del Frente de Todos señaló que "nunca podemos pedirle a la oposición que sea cogobierno".

A diferencia de otros en el oficialismo, se mostró cauto y pidió colaboración a todos los sectores, incluidos bancos y empresarios. "Estamos en el mismo barco, del lugar que nos toque, y después del 10 de diciembre vamos a seguir todos en el mismo barco", graficó.

Sobre la posibilidad de consenso para el proyecto de reperfilamiento de la deuda con el FMI no se animó a dar plazos. "Tiendo a creer que hay una vocación democrática mayoritaria, hay un diálogo fluido", contestó, aunque también expresó el riesgo de expresiones como las más combativas representadas en la voz de Juan Grabois (que pidió una reforma agraria) o la iniciativa luego descartada de una vuelta a la Junta Nacional de Granos. "Consensuar el proyecto sería una buena señal, no una demanda urgente, pero sí una señal de continuidad sobre el pago de la deuda", concluyó contundente.

En ese marco amigable fue al promediar su ida y vuelta con los socios entre los que sólo hubo una  mujer invitada, además maestra, que hizo otro gesto para dar credibilidad a sus palabras. Proyectó sobre una pantalla su número de celular: "A quienes no alcance a contestarles hoy, escríbanme sus reclamos o quejas". Después saludó mesa por mesa a los socios rotarios y distribuyó tarjetas con su nombre de un lado y todas sus vías de comunicación en el reverso.

Seguí leyendo: