El ministro de Hacienda en el momento de su Jura -Foto: Presidencia.
El ministro de Hacienda en el momento de su Jura -Foto: Presidencia.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, cuestionó el jueves los reclamos de los gobernadores sobre el costo fiscal de las medidas económicas tomadas por el Gobierno después de las PASO: la quita del IVA de los alimentos en la canasta básica y la suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, entre ellas. En una entrevista en El noticiero de A24, con Eduardo Feinmann, concedió: "Es verdad que no los consultamos a los gobernadores, en eso tienen razón. Pero era una situación particular de emergencia que requería  medidas que se tomaran en ese sentido".

"Cuando la recaudación y los impuestos suben los impuestos nacionales son un recurso que va una parte para la nación y otra para la provincia. Al llevar un alivio a la gente, hay que bajar la presión impositiva, ya que el esfuerzo es compartido", agregó.

A su vez, el reemplazo de Nicolás Dujovne se refirió al resultado que obtuvo el oficialismo en las elecciones primarias; expresó su voluntad de usar reservas del Banco Central para mantener el tipo de cambio a raya, y por ende mitigar una posible espiralización de la inflación; el congelamiento de los precios de los combustibles y las expectativas de la visita de la comitiva del Fondo Monetario Internacional este fin de semana.

Respecto de la abultada derrota sufrida en las PASO, Lacunza reflexionó: "Hubo un voto castigo al gobierno, que no lo supimos interpretar antes de las PASO, y ahora tenemos que interpretarlo a posteriori. En materia de bienestar el programa económico no ha dado los resultado que esperábamos, si uno lo mide por inflación y actividad, este es el segundo año de recesión y de inflación altísima. Erramos la mirada previa a esa realidad, la subestimamos".

En otro pasaje de la entrevista, Lacunza afirmó que el salto del dólar posterior a las PASO fue consecuencia de que el mercado haya evaluado que el tipo de cambio de equilibrio de un candidato opositor debería ser más alto que el de este gobierno. Para fundamentar su postura aseguró que: "si hubiera ganado el oficialismo, el dólar hoy estaría más bajo, y el riesgo país también".

Según Lacunza, el Banco Central tuvo una intervención activa en el mercado de cambios para evitar que el peso se continúe devaluando y tiene recursos suficientes para hacerlo. "Las reservas totales son 60 mil millones de dólares y están para ser usadas", aseguró.

Y continuó: "Lo primero que me pidió el presidente fue que me ocupara de cuidar a los argentinos, que no pusiéramos en riesgo el bienestar de los argentinos", manifestó Lacunza, quien añadió que la condición de primer orden es recuperar la estabilidad y el segundo paso es llevar alivio al bolsillo de los argentinos.

Además, adelantó que este fin de semana se reunirá con la comitiva del FMI: "Este sábado y domingo vamos a recibir a los representantes del Fondo, para trabajar, compartir ideas, para ver la marcha del programa".

Lacunza y su gabinete.
Lacunza y su gabinete.

Respecto a un futuro incremento en los índices de inflación, proyectó que el traslado de precios de la devaluación de la semana del 12 de agosto no fue instantánea, en septiembre va a tener un escalón.

Según el titular de la cartera de Hacienda, a pesar de que el tipo de cambio se haya mantenido estable durante la última semana, "hoy todas las variables financieras están reflejando la incertidumbre electoral que existe, no se sabe quién va a ser el próximo presidente".

Lacunza sostuvo finalmente que a pesar de esta situación adversa, para el periodo 2020-2023 el crecimiento podría ser de un promedio de 3,4 % anual debido a que "ahora tenemos un tipo de cambio competitivo, no tenemos más tarifas atrasadas, el déficit fiscal está equilibrado".

Seguí leyendo