Tomó tres días y una caída de 25% en el peso para que el presidente argentino, Mauricio Macri, se comunicará con el ganador de las elecciones primarias del domingo, inicialmente a través de un mensaje de WhatsApp.

El mensaje condujo a una llamada telefónica "buena y larga" entre los dos, la primera desde que la rotunda victoria de Alberto Fernández lo convirtió en el claro favorito para ganar las elecciones del 27 de octubre.

Un vocero de Fernández no confirmó de inmediato la llamada telefónica. Anteriormente, el propio Fernández reconoció haber recibido un mensaje de texto del presidente. "Estaba enseñando en la universidad, vi el mensaje pero no pude responder", dijo a periodistas fuera de su sede de campaña en Buenos Aires.

Los mercados han estado ansiosos por signos de coordinación de políticas y medidas concretas para detener la venta masiva del mercado. Hasta ahora, sin embargo, los inversores no parecen estar convencidos: el peso cayó por tercer día consecutivo, los bonos se hundieron aun más en territorio de estrés financiero y las empresas de inversión aumentan las probabilidades de un incumplimiento de la deuda en los próximos años.

Fernández "se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder", agregó Macri en su tuit.

Con la colaboración de Patrick Gillespie.