Mauricio Macri y los principales dirigentes de Cambiemos en Ferro
Mauricio Macri y los principales dirigentes de Cambiemos en Ferro

Mauricio Macri se emocionó y logró emocionar a la militancia que lo escuchaba. El lugar donde Juntos por el Cambio de la Ciudad cerró su campaña, el microestadio de Ferro, es el mismo en el que se cerraron casi todas las campañas de lo que allá por el 2007 se llamaba Compromiso por el Cambio, un espacio muy chico si se lo compara con lo que es hoy y que muy pocos creían que podía ganar las elecciones porteñas.

El Presidente recordó el equipo de entonces, miró a quienes lo rodeaban y dijo: "La mayoría de los que estaban en ese momento seguimos juntos", y se rió al volver sobre un momento que ya parece la prehistoria de este grupo, cuando en la legislatura porteña el macrismo se dividía entre los grupos "Festilindo" y "Nogaró".

Volver sobre esos tiempos lo hizo traer a la memoria un instante crucial en su historia política: "En una conferencia de prensa los periodistas -como corresponde- me preguntaban hasta cuándo se inundaría Buenos Aires, y yo les hablaba de la contención que estábamos haciendo, de los créditos que teníamos pensado dar, pero seguían y seguían preguntándome, entonces yo pensé cuándo sería ese momento y así fue que yo les dije 'sí, este año cuando llueva se va a volver a inundar, y el año que viene también se va a volver a inundar y también el otro, pero a los cuatro años no se va a inundar más".

"Y después no se inundó más, no se inundó más, no se inundó más, carajo", gritó, sorprendiendo por el uso del término y por la fuerza que puso para ver si "finalmente logra hacer entender a su electorado que las cosas toman tiempo", como dijo después un diputado que viene del peronismo, conmocionado por la convicción que puso el Presidente en explicar que ese es el camino.

O como dijo el propio Macri, después de disculparse con un "sorry por el 'carajo'". "Las cosas llevan tiempo", dijo, y repitió, mientras pedía que lleven "esta certeza a los que todavía están enojados, que las cosas exigen ir uno más uno más uno más uno" hasta lograr los objetivos.

Antes había hablado el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quien volvió a mostrar la amplitud alcanzada en el distrito, al sumar a Confianza Pública, liderada por Graciela Ocaña, al Partido Socialista, que conduce en CABA Roy Cortina, y -más que nada- a todo el radicalismo, no solo al grupo de Jesús Rodríguez y Facundo Suárez Lastra, que es minoría, sino también a Emiliano Yacobitti quien, además, hizo un aporte sustancial en esta campaña, sumando al diputado y actual candidato a senador Martín Lousteau.

La llegada del economista que compitió contra Rodríguez Larreta hace cuatro años y perdió por un puñado de puntos genera la posibilidad de que Juntos por el Cambio logre por primera vez en la historia política de la Ciudad que el ganador supere el 50% y así evite el balotaje.

Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal
Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal

Lousteau suma en CABA pero también en la campaña de María Eugenia Vidal, que tiene una partida muy difícil para las primarias. En el acto de hoy, fueron sentados uno al lado del otro, en una renovada muestra de la necesidad que tiene la gobernadora de sumar capital simbólico entre los jóvenes profesionales a los que Lousteau llega cómodamente.

El acto fue abierto por el candidato a vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, quien a su vez presentó a los dos primeros candidatos a legisladores porteños, Diego García Vilas y Ana María Bou. Ellos, a su vez, presentaron a los dos primeros candidatos a diputados nacionales, Maximiliano Ferraro y Victoria Morales Gorleri. Y fueron los encargados de convocar al escenario 360º a los candidatos a senadores nacionales Lousteau y Guadalupe Tagliaferri.

Los principales candidatos de Juntos por el Cambio
Los principales candidatos de Juntos por el Cambio

Desde el público, ya los miraban desde la primera fila los tres jefes de campaña, el de Nación, que es el jefe de Gabinete Marcos Peña, el de Provincia, que es el jefe de de Gabinete Federico Salvai, y el de Ciudad, que es el ministro de Obra Pública porteño, Eduardo Machiavelli. Además, también estaban sentados la vicepresidenta Gabriela Michetti, los ministros del Gabinete nacional Nicolás Dujovne, Guillermo Dietricht, Carolina Stanley y Alejandro Finocchiaro, los ministros del Gabinete porteño Felipe Miguel y Bruno Screnzi, el senador Federico Pinedo, el diputado Álvaro González, el candidato a senador suplente Mario Quintana, la titular del ENACOM Silvana Giudice y la legisladora porteña Ocaña, entre otros.

Rodríguez Larreta no se olvidó de agradecer a nadie. Hasta se acordó de los comuneros y los candidatos a comuneros quienes, finalmente, son los que tienen el peso más importante de la campaña en los barrios. Y de alguien que no estaba, Miguel Pichetto, el único dirigente del que mencionó también su apellido, porque todos los demás siguen siendo "Maxi, Diego, Guadalupe", y así.

Martín Lousteau
Martín Lousteau

El jefe de Gobierno aprovechó la alta imagen positiva que tiene la gestión en la Ciudad y él mismo (muy por encima de cualquier otro gobierno anterior y a la altura de las gestiones mejor valoradas en todo el país), para moverse con la tranquilidad de quien sabe que no tendrá problemas en superar su propia marca, que en el 2015 llegó al 48,89% (47,3% sumaron Michetti y él en las PASO).

Holgado, su obsesión es ayudar a la victoria de Vidal, de quien dijo no tener dudas de que ganará la partida. La gobernadora dio unas pocas palabras, recordando que en el 2011, cuando también cerraron la campaña en Ferro, ni los propios votantes estaban convencidos de que iban a reelegir. Eran tiempos de globos amarillos y el último acto donde apareció algún cartel de la "política tradicional", de esos que ya estaban desaconsejados desde la comunicación oficial. "Mauricio fue el que sembró hace tantos años en la Ciudad, para que Horacio pueda cosechar y seguir sembrando", dijo hoy Vidal.

Diego Santilli
Diego Santilli

El Presidente finalmente llegó bajo los compases de "Somos el cambio", el tema que cantan Tini Stoessel y Odino Faccia, y las barras que cantaban "sí, se puede", se trepó al escenario para dar su mensaje central: "Las cosas no se hacen de un día para el otro", "los cambios de raíz llevan tiempo", "se necesita arrancar con las bases, con los cimientos". "Hoy parece que el Metrobus siempre estuvo ahí, pero cuando teníamos cerrada la 9 de Julio nos decían de todo", sintetizó. No esquivó pedir perdón por lo que se equivocó y volvió a pedir que "vayan a votar ahora".

FOTOS: Maximiliano Luna