Entrevistado por Infobae para el Especial de Candidatos por Capital, Nazareno Etchepare, primero en la lista de diputados por el Frente Despertar que lidera José Luis Espert, cuenta que decidió competir por una banca "desencantado" con el Gobierno de Mauricio Macri, del que esperaba "un cambio más profundo".

De 43 años, soltero y profesión abogado, junto a grupo de amigos creó el sitio de Facebook "El Cipayo", desde el cual tuvo una activa participación en redes sociales en las convocatorias a marchas contra "el autoritarismo del kirchnerismo".

Dice estar preocupado por "cómo se usa el dinero de los contribuyentes", y que, pese a los altos impuestos, "los servicios  no vuelven".

– ¿Por qué quiere ser diputado?

– Siempre tuve vocación de ayudar y estuve muy comprometido en el activismo de redes sociales, particularmente en la época de las marchas, en la época del kichnerismo. Y, últimamente, tal vez un poco por desencanto, un poco por hartazgo, me sentí en la obligación de participar desde otro lugar. Porque esperábamos que hubiera un cambio mucho más profundo en la política en nuestro país. Y esto lo veo tal vez desde el lugar del ciudadano que ve que pasan períodos de 4 años, y las cosas finalmente no se resuelven. Y esta es una buena oportunidad para que este cambio que tanto esperábamos empiece a ver sus resultados.

-¿Cuál es el problema de la Ciudad que hoy más le preocupa?

-Me preocupa la Ciudad en su contexto. Los problemas hoy son de la Nación y la Ciudad es una protagonista muy activa por la población que tiene y el presupuesto que maneja. Me preocupa cómo se usa el dinero de los contribuyentes, porque en definitiva es bienestar, es servicio. Nosotros pagamos todos los días para tener mejores servicios y vemos que  no vuelven, y observamos que se malgasta prácticamente toda esa gran cantidad de dinero que podría aplicarse a mejores cosas para nuestra vida diaria. Las personas no están para trabajar para el Estado, sino que es el Estado el que los tiene que servir.

– ¿Qué haría para solucionarlo si es electo?

– Bueno, soy parte de un equipo y tenemos la posibilidad de presentar un paquete de medidas, especialmente en materia económica y de seguridad, que son tal vez las áreas que más preocupan y que nos preocupan. En el día a día, el control de la inflación, en qué se gasta nuestro dinero, en devolver ese dinero que pedimos prestado. Hay una variedad de cosas que hoy están  descuidadas por la clase política. No han entendido el mensaje de la gente de que realmente tenemos que cambiar.

Y en materia de seguridad, sentirnos más seguros. En los últimos años vemos que las cosas se van deteriorando, que  que el crimen está cada vez más envalentonado, y vemos una Policía en retirada a la cual tenemos que apoyar como ciudadanos y darles todo el apoyo político para que los oficiales y los suboficiales puedan hacer su trabajo.

– ¿A qué área de la gestión le daría prioridad? 

– Bueno, claramente la economía manda tanto en la Nación como en la Ciudad. Tenemos una Ciudad con un gran presupuesto, que gasta muy mal, que no nos brinda los servicios que necesitamos. Voy a un caso: nos merecemos muchos más km de subte que los que nos han prometido en los últimos años. Han ordenado un poco y nos regalaron unas lindas paradas de colectivo, pero la Ciudad necesita una mejor infraestructura, ser una ciudad del siglo XXI, que hoy está bastante lejos de serlo.

– ¿Qué cree que le falta a la Ciudad de Buenos Aires?

-Dos cuestiones que son elementales como la economía y la seguridad, que necesitan una resolución rápida.

– ¿Cuál es su posición respecto de la atención en hospitales públicos de ciudadanos que no viven en la Ciudad? 

– Todo vale, todo cuesta. Es difícil obtener los recursos, porque finalmente somos nosotros los que lo pagamos con sacrificio. Entonces no podemos pensar desde la óptica de regalar. No lo digo de ser ciudadanos o no, de ser nacionales o extranjeros; todo hay que pagarlo en su debida medida. Y tenemos que ser solidarios con quienes no tienen esa capacidad. Entonces, desde esa óptica, sí voy a estar de acuerdo; no desde una discriminación especial que en definitiva no nos hace avanzar como sociedad.

– ¿Está de acuerdo con que la Ciudad haya adherido al protocolo de uso de armas de fuego adoptado para las fuerzas federales?

– Estoy de acuerdo siempre desde la óptica de darle el apoyo político que necesita nuestra Policía para hacer su trabajo. Quienes están en la calle combatiendo el delito necesitan la espalda política para hacer su trabajo. No tener miedo que por hacer lo que deben, van a tener alguna represalia. Y en ese sentido, el protocolo – siempre que nuestros oficiales y suboficiales estén capacitados y equipados- va a ser algo positivo.

– Está de acuerdo con el uso de pistolas Taser por parte de la Policía de la Ciudad?

– Estoy de acuerdo. Porque no olvidemos que lo que lleva nuestra Policía en la cintura es un arma letal que puede matar. Y en casos con grandes concentraciones de personas, como un shopping, tener la posibilidad de usar una herramienta que no sea letal, que no tenga la capacidad de matar, podría darle una segunda opción para poder cumplir con su trabajo.

– ¿A qué partidos estuvo afiliado? ¿Actualmente? 

– No estoy afiliado. Mi rol ha sido siempre de activista político
a través de las redes sociales. Tal vez lo más cercano fue allá por el año 2001, 2002, que con un grupo de amigos intentamos trabajar en la construcción de un partido político. Es algo que hay que cambiar en nuestra política, porque llegar a constituir un partido es realmente algo difícil, y  está estrictamente pensado para que nadie que venga de afuera de la política pueda lograrlo. Lo hemos sufrido hoy en carne propia. Nosotros conformamos un frente que ha sufrido estos avatares y desafíos que nos propone la vieja política. Y hoy tenemos que acudir a un partido que no es nuestro para poder participar.

– ¿A cuánto asciende su patrimonio? 

-Mi patrimonio se resume a un auto y un departamento. Siempre me he dedicado a la profesión liberal como abogado y, excepcionalmente, en el sector público.

– ¿Cuál es su posición con relación al aborto? 

– Estoy a favor de la despenalización. No estoy a favor, o más bien estoy en contra de lo que se llama la legalización. Me parece que es un tema que se ha tratado de forma poco adulta por parte de nuestra clase política. Lo han metido prácticamente por la ventana, logrando dividir a la sociedad. Y en esto sí hay que hacer una observación. Las comisiones en ambas cámaras, cuando tenían que tratar el tema, estaban vacías. Y ese era el mensaje que nos daban los políticos a los ciudadanos: que a ellos no les interesaba y lo único que querían era tenernos entretenidos con un tema que es bastante sentido para muchos.

–  ¿Tiene creencia religiosa? 

– Soy católico no practicante. Mi familia es católica, compartimos todas las celebraciones del credo, y realmente es algo que lo sentimos. Pero por lo menos en lo personal, no creo en asistir a misa con frecuencia, pero sí en ocasiones muy particulares.

– ¿Cuál es su principal éxito personal?

– No sí si hay un gran éxito. Creo que eso se construye día a día. Tal vez lo que me pone más orgulloso es haber conformado con un grupo de amigos un sitio en Facebook que se llama "El Cipayo", y hemos participado activamente difundiendo ideas, opinando y participando en la construcción de estas grandes marchas que vivimos durante el kirchnerismo, y luego participando como fiscales para que este gobierno pudiera llegar a ser poder.

– ¿Cuál fue su principal fracaso?

– Es tal vez la contracara de lo que fue mi gran orgullo, que es haber participado desde las redes sociales en la construcción de las marchas contra el autoritarismo del kirchnerismo. La gran decepción vino luego de que habiendo puesto tanta energía para que el macrismo llegara al gobierno, pensando que podía ser un cambio real y efectivo, ha resultado en un desencanto por no haber hecho las medidas esperadas. Hoy, por eso, estoy incursionando en política, para ver que eso se vuelva realidad.

– ¿Qué hace para relajarse cuando no está trabajando?

– En principio pasar con la familia, con amigos, me gusta ir a un bar,  salir. Pero también soy un gran lector. Amo viajar y, por supuesto, mirar cine.

Seguí leyendo: