A 18 días de las PASO que María Eugenia Vidal necesita que la dejen bien posicionada para la elección general y la reelección, el equipo de la gobernadora le dio una nueva vuelta de tuerca a su campaña con el lanzamiento de tres spots que ya se están distribuyendo por los medios digitales, las redes sociales y la televisión donde se muestra el contraste entre pasado y presente porque, "donde antes había abandono, ahora hay obras".

Se trata de un paquete de comunicación en infraestructura pública, una de las grandes deudas pendientes del peronismo que gobernó la provincia desde 1987, divididos en tres ejes temáticos,  rutas y caminos, agua potable y cloacas y, por último, obras hidráulicas.

Muy satisfecho con su trabajo, el CEO de la multipremiada agencia Don, Juan Manuel "Papón" Ricciarelli,  presentó los avisos a medios del segmento publicitario, que rápidamente hicieron correr la voz en el mundo de la publicidad, ya que no es habitual que creativos reconocidos y en un buen momento profesional transparenten su compromiso político.

De hecho, se informó que el directivo no iba a poder dar la entrevista hasta regresar del viaje a Bahía Blanca, donde acompañó a la gobernadora que realizó tres actos (dos con Mauricio Macri), tarea que usualmente los CEO de las agencias dejan para un asistente.

"Con 135 municipios, tenés que conocer las obras, los lugares exactos donde se hacen, porque cuando trabajás con una persona tan comprometida, tenés que estar comprometido con esa persona", contó  Ricciarelli a Infobae a su regreso. Y agregó: "Como en todo, hay dos formas de hacer las cosas, prefiero estar del lado comprometido, de entender para comunicar bien, si no estás y no te pones en el zapato del otro, no podes contárselo a todos". Ante la pregunta de si la va a votar, no dudó. "Obvio que sí, la elijo en todo sentido", aseguró.

Papón Ricciarelli
Papón Ricciarelli

Ricciarelli conoce a Vidal desde 2010,  cuando era ministra de desarrollo social en la Ciudad de Buenos Aires. "Mi primer trabajo fue una campaña para contar los centros de primera infancia, donde había que recorrer los barrios humildes de la Ciudad para que las madres envíen a sus hijos cuando se iban a trabajar, donde iban a estar cuidados, bien atendidos, educación y desarrollo cognitivo. Me enamoró ese trabajo y desde ahí seguí tratando de estar cerca de lo que hacía, identificado con ella".

La campaña está dirigida a reforzar la percepción de que la obra pública es un logro del Gobierno no solo entre los votantes de Juntos por el Cambio, sino también de fuerzas políticas de la oposición. El Gobierno nacional y provincial sostienen que la inversión que lograron en esta gestión fue cualitativamente superior, y así se refleja en los focus group de electores de los más diversos sectores sociales, por eso mismo la oposición buscó cuestionarlo por diversas vías.

Por ejemplo, asegurando que se trata de esfuerzos realizados por los intendentes, lo que suele abrir una guerra de carteles en los distritos entre el Gobierno provincial y los locales por ponerle firma a las obras. En la campaña del 2015, Cambiemos promovía evitar poner carteles como forma de comunicación política. Sin embargo, tímidamente en el 2017 y con fuerza inédita en el 2019, el equipo de Vidal está instalando cartelería propia, contradiciendo el manual de la nueva política, también en el caso de esta campaña de infraestructura.

Ricciarelli, que hace 30 años trabaja en comunicación, empezó desde muy chico, "con uno de mis héroes, David Ratto", y  luego trabajó para muchas marcas y compañías, a nivel local y global, lo que le dio "una velocidad para entender el pulso social, cómo vive la gente. Una marca genera soluciones, da servicios, pero no transforma  la vida de las personas". En cambio, "la comunicación de esta rama política te ayuda a comprender más el poder que tienen los hechos cuando los comunicas de la forma correcta".

Por su lado, el periodista y editor de Reporte Publicidad Carlos Acosta dijo que "María Eugenia Vidal es muy buen producto para comunicar, aunque el contexto la ayude muy poco".   Usualmente crítico con la comunicación de estilo duranbarbiano, agregó que "cuando logra salir del personaje que le bajan desde la calle Balcarce, encuentra su mejor versión". Y aseguró que "enojada rinde más que cuando le tiran centros en los reportajes, porque en esos casos se incomoda y se le nota. Quizás ahí radique su mayor fortaleza y credibilidad, algo que en política pocos pueden acreditar".

Escéptico de que las redes sociales puedan ser un lugar auténtico para transmitir un mensaje, Papon  está convencido de que "el poder de la comunicación se logra cuando se traspasa la pantalla, la pantalla del teléfono, del cine, de la televisión. Cuando alguien dice 'che qué bueno, vi eso, vi esa publicidad, vi ese mensaje' en un asado, en la puerta de una escuela o del templo, ahí se logró. Es como siempre, el world of mouth, el boca a boca. Nuestra tarea es generar conversación, decir cosas que sean relevantes. Si hiciste todo bien, el resultado va a ser ese".