El lunes, Macri encabezó un Encuentro Regional en Mendoza (Foto: prensa Juntos por el Cambio)
El lunes, Macri encabezó un Encuentro Regional en Mendoza (Foto: prensa Juntos por el Cambio)

El Ateneo del Colegio de la Inmaculada Concepción en la ciudad de Santa Fe será la sede del Encuentro Regional Santa Fe y Entre Ríos del frente Juntos por el Cambio que encabezará hoy a las tres de la tarde el presidente Mauricio Macri y al que asistirán dirigentes y precandidatos de la alianza oficialista en esas provincias a menos de un mes de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

En la calle Cruz Roja Argentina 1565, Macri arengará a los precandidatos del oficialismo en esas dos provincias del Litoral, que también recibirán instrucciones respecto de las líneas de la campaña de Juntos por el Cambio a nivel nacional.

El acto de hoy será uno más en la serie que Juntos por el Cambio viene realizando por distintas provincias luego del lanzamiento oficial de la fórmula presidencial en Parque Norte. Tras los actos en Córdoba, La Plata y Mendoza, mañana será el turno de Santa Fe y Entre Ríos, y la idea de estos encuentros es "ir presentando la fórmula presidencial en las diferentes provincias", afirmaron a Infobae fuentes de la jefatura de Gabinete.

Como es habitual, el acto en el Ateneo del Colegio de la Inmaculada Concepción será con un escenario en formato 360°, y hablarán Macri, el precandidato a vicepresidente Miguel Pichetto y los precandidatos a diputado y senador, Federico Angelini y Alfredo de Angeli, respectivamente.

Un joven Jorge Mario Bergoglio junto a Jorge Luis Borges (Foto: El Litoral)
Un joven Jorge Mario Bergoglio junto a Jorge Luis Borges (Foto: El Litoral)

La elección del lugar para realizar el Encuentro tal vez haya sido casualidad, pero el prestigioso Colegio de la Inmaculada Concepción de la capital santafesina fue el lugar donde en 1964 y 1965 el entonces maestrillo (término jesuita para quienes estén en formación) Jorge Mario Bergoglio, de menos de 30 años, fue docente de Literatura; y donde el actual Canciller Jorge Faurie fue alumno en su adolescencia.

A pesar de que era técnico químico, Bergoglio era un apasionado de la literatura y las autoridades de ese colegio lo eligieron para que dictara esa materia. Ese fue el comienzo de un camino que lo terminaría vinculando con el escritor Jorge Luis Borges, uno de los favoritos del sacerdote, y que por entonces era año tras año candidato para el premio Nobel de Literatura (que finalmente nunca recibiría).

En 1964, Bergoglio le escribió a Borges para preguntarle si estaba interesado en ofrecer un seminario en esa escuela de la ciudad de Santa Fe. Sorpresivamente para el sacerdote, el escritor aceptó la propuesta y en agosto de 1965 viajó en ómnibus desde la ciudad Buenos Aires a la capital de Santa Fe.

Borges llegó al colegio para dictar un seminario de cinco días centrado en la literatura gauchesca para los alumnos de cuarto año, entre los que se encontraban el Canciller Jorge Faurie, el actual periodista y escritor Jorge Milia y el actual diplomático (quien más tarde fuera embajador en el Vaticano) Rogelio Pfirter.

El canciller Jorge Faurie (Foto: Maximiliano Luna)
El canciller Jorge Faurie (Foto: Maximiliano Luna)

Hace algunos años, en diálogo con Télam, Millia recordó que "Jorge Luis Borges visitó Santa Fe y el Colegio Inmaculada Concepción en el año 1965, invitado por el actual Papa Jorge Bergoglio, en aquel entonces maestrillo. Se quedó cinco días, vino solo, en un colectivo interurbano, se hospedó en el Hotel Ritz, y nos dio una charla de literatura a los alumnos de cuarto y quinto año".

"Bergoglio nos daba clases, como maestrillo, de literatura española y argentina, y tenía que cumplir tres años dedicados a la pedagogía. Si bien era técnico químico, le fascinaba la literatura, y tenía la idea de que sus alumnos tomen contacto directo con los escritores. Leer a los escritores a través de sus obras y escucharlos, era la propuesta. Fue así como vino María Esther Vázquez, que había sido secretaria de Borges, y luego María Esther De Miguel", detalló Milia.

En esa línea, el periodista y escritor contó: "El primer año estuvo dedicado a las letras españolas. De Gonzalo de Berceo, Quevedo y Fernando de Rojas a García Lorca y Antonio Machado. Luego le llegaría el turno a los autores argentinos. Pero el profesor "Carucha", ese era el apodo con que lo designaban en los comienzos sus alumnos por su semblante juvenil, atraería la atención de los estudiantes invitando a las clases a los escritores cuyas obras leían. Así los chicos pudieron escuchar y debatir con María Esther Vázquez o María Esther de Miguel".

Rogelio Pfirter (Foto: Reuters)
Rogelio Pfirter (Foto: Reuters)

Pero además del seminario dictado por Borges, esos encuentros derivaron en la organización de un concurso de cuentos, que luego evolucionó en la publicación de un libro de escritos de los alumnos del Colegio de la Inmaculada Concepción. Algunos meses después de la visita de Borges, fueron seleccionados 14 textos de ocho adolescentes, entre ellos al menos uno de Rogelio Pfirter, que fueron publicados bajo el nombre 'Cuentos originales', cuya publicación fue prologada por Borges.

En un libro que publicó en 2006 llamado 'De la edad feliz', Bergoglio recordó esos hechos: "Como ejercicio literario les pedía que escribieran cuentos; me impresionó su capacidad narrativa. De los cuentos escritos seleccioné algunos y los escuchó Borges. Él también quedó impactado y alentó la publicación; además quiso prologarla".

En la introducción a 'Cuentos originales', Borges sostuvo: "Este prólogo no solamente lo es de este libro, sino de cada una de las aún indefinidas series posibles de obras que los jóvenes aquí congregados pueden, en el porvenir, redactar". "Es verosímil que alguno de los ocho escritores que aquí se inician llegue a la fama, y entonces, los bibliófilos buscarán este breve volumen en busca de tal o cual firma que no me atrevo a profetizar", detalló el escritor en el prólogo fechado el 7 de octubre de 1965.

La premonición de Borges se cumplió en parte ya que Milia se dedicó al periodismo y publicó varios libros. Pero si tanto a Bergoglio como al escritor les hubieran dicho que otro de los alumnos iba a destacarse en la diplomacia, y que en 2016 iba a ser confirmado como embajador de la Argentina en el Vaticano para representar al país durante el papado de Francisco, es probable que ni Borges se lo hubiera creído.

Seguí leyendo: