Rogelio Frigerio y Sergio Uñac en San Juan
Rogelio Frigerio y Sergio Uñac en San Juan

El Gobierno comenzó hoy a profundizar su estrategia electoral de abrazar a los gobernadores de boleta corta y arrimarse más a los peronistas que están en el camino del medio por no jugar abiertamente con Mauricio Macri ni con la fórmula presidencial de los Fernández. Así lo concretó hoy la Casa Rosada con una doble jugada: la visita del ministro del Interior Rogelio Frigerio a San Juan para reunirse con el mandatario Sergio Uñac y la recepción al gobernador de Chaco Domingo Peppo en Balcarce 50.

Se trata de una estrategia oficialista por apostar a todos los gobernadores que no dan muestras de una jugada a fondo con Alberto Fernández y Cristina Kirchner aunque estén en la foto del Frente de Todos por "compromiso", como dijeron a Infobae en el Gobierno.

Desde esta perspectiva es que Frigerio visitó esta mañana a Uñac en San Juan con la excusa de la firma de un contrato de obra pública de una represa con financiamiento nacional. Y es desde esta misma mirada del macrismo es que esta tarde el ministro del Interior recibió al gobernador Peppo.

Según informaron en la Casa Rosada, en la reunión de Frigerio y Peppo repasaron temas de gestión, desde la situación fiscal y financiera de la provincia, hasta los proyectos de infraestructura que ejecuta la Nación en Chaco.

Frigerio y Domingo Peppo en la Casa Rosada
Frigerio y Domingo Peppo en la Casa Rosada

El mandatario de Chaco, a quien el Frente de Todos en su distrito no le permitió adherir su boleta como precandidato a senador nacional para favorecer a Jorge Capitanich, apoyado por Cristina Kirchner, estuvo en el despacho de Frigerio por más de una hora. La idea original era sumar allí al candidato a vicepresidente de Macri, Miguel Pichetto pero no pudo ser por problemas de agenda.

El dato llamativo y el mayor "trofeo" del gobierno en esta jugada fue que dos horas antes de estar con Frigerio, el gobernador Peppo había estado almorzando con Alberrto Fernández y compartió foto con muchos dirigentes kirchneristas que jugarán a fondo en octubre.

"Estamos convencidos de que hay un espacio de diálogo con muchos gobernadores que no están dispuestos a transpirar la camiseta o ya ganaron en sus distritos y no harán nada por la formula de los Fernández", explicó a Infobae un allegado a Frigerio.

Con Uñac la reunión de Frigerio fue más bien distendida y con señales hacia Macri. Tras inaugurar parte de las obras para la represa de El Tambolar, el gobernador del PJ fue tajante en su mensaje: Uñac agradeció al presidente Macri por la concreción de esta obra y remarcó que "este es un hecho trascendente para los sanjuaninos porque además en el pico máximo de construcción del dique va a implicar la generación de 1400 puestos de trabajo y una inversión de 475 millones de dólares. No sólo este gobernador sino los sanjuaninos le agradecemos al ministro Frigerio, y en su persona, por supuesto al Presidente", sostuvo.

Desde esta óptica de abrazar a los gobernadores "híbridos" es que la Casa Rosada quiere mantener el contacto con, además de Uñac y Peppo, mandatarios como el electo santafesino Omar Perotti; Juan Schiaretti en Córdoba, la catamarqueña Lucía Corpacci; el entrerriano Gustavo Bordet y el rionegrino Carlos Weretineck.

En la sumatoria del padrón electoral nacional todas estas provincias llegan a contener cerca del 18% de los electores. De allí que el Gobierno cree que mantener como aliados y con buen diálogo a estos mandatarios será clave para un triunfo de Macri.

El diálogo con gobernadores como Bordet o Schiaretti se lo reserva el gobierno a Pichetto, que desde su paso por el Senado tiene buena llegada a estos mandatarios. También ocurre algo similar con Perotti y con Uñac.

Frigerio tiene por su rol de ministro del Interior buena llegada con todos ellos y la obra pública será esencial para mantener el diálogo con estos mandatarios. La idea central después de todo es apuntalar el voto indefinido o "híbrido" como le dicen en la Casa Rosada a aquellos distritos donde habrá boleta corta y no hay definiciones tajantes de un candidato presidencial.

En este esquema se sustentará la campaña presidencial de Macri y es allí donde se prefiguran buena parte de las salidas proselitistas junto con el conurbano bonaerense.

Seguí leyendo: