Silvina Martínez y Margarita Stolbizer
Silvina Martínez y Margarita Stolbizer

Cuando Margarita Stolbizer y Silvina Martínez me trajeron a Margen Izquierdo el proyecto de libro al que terminamos titulando Ella miente no lo dudé un segundo. Silvina, con su experiencia en detectar laberintos de testaferros, gracias a su paso por la Inspección General de Justicia, y Margarita, con su inquebrantable decisión de combatir la corrupción de cualquier signo político, ya habían transformado en un superbetseller su primer libro Yo acuso, y no tenía por qué desconfiar.

Pero Ella miente (CFK y los 2.000 millones de dólares) es todavía mejor que Yo acuso. Porque Stolbizer y Martínez no solo descubrieron, después de una investigación de cinco años, que Cristina Fernández continuó administrando un complejo "laberinto de testaferros y prestanombres" que no habían sido detectados por el gran público ni por la mayoría de los fiscales y los jueces. También se mostraron decididas a presentar, junto con el libro, cinco denuncias, de las cuales tres serán entregadas en la mesa de entrada de Comodoro Py este martes.

Una es por nuevos hechos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Otra es por el hallazgo de una empresa casi monopólica de digitalización de documentos físicos, denominada Lakaut, que tendría como socios ocultos a la propia expresidenta y el prestanombre Osvaldo Sanfelice.

"Así como (Amado) Boudou se quiso quedar con la máquina de hacer billetes, a Sanfelice Néstor le entregó la máquina de digitalizar y certificar documentos públicos. (Ricardo) Echegaray creó primero la necesidad para después entregarle el negocio", me explicó Silvina Martínez, antes de empezar a escribir.

Y una tercera denuncia es el pedido urgente a Daniel Rafecas para que le tome declaración indagatoria al propio Sanfelice, porque, como amigas del tribunal, están convencidas de que "Bochi" compró el Hotel Waldorf con el dinero negro que le entregó Néstor Kirchner.

Pero Ella miente no es solo una investigación exhaustiva a Cristina, su familia y un enjambre de "personas interpuestas". Es también una respuesta a parte de Sinceramente, el libro que dictó pero no escribió la candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos.

Porque Stolbizer y Martínez responden una a una lo que consideran escandalosas mentiras para explicar el origen de su patrimonio y justificar la decena de causas de corrupción en las que está procesada, en seis casos como jefa de una asociación ilícita.

Otra cosa, mientras Cristina, evidentemente, mintió al decir que ella misma escribió su estrambótico libro, porque cualquier editor se da cuenta de que fue dictado de manera oral, Ella miente fue escrito, de puño y letra, a dos manos, por Stolbizer y Martínez. La abogada redactó la primera versión. Y Margarita escribió la segunda, a la que ayudó a sustentar con su mirada política.

(Nicolás Aboaf)
(Nicolás Aboaf)

Y una cosa más: para el que suponga que es un libro electoral u oportunista, lo invito a leerlo del principio hasta el final. No solo porque se lee de manera fluida y está muy bien escrito. También porque Ella miente servirá más allá de las elecciones presidenciales, ya que será el eje desde donde los fiscales y los jueces se deberán tomar para tramitar las nuevas investigaciones.

Los Sauces, Hotesur, y unas cuentas más, fueron responsabilidad de la diputada mandato cumplido, a quien el Frente de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey acaban de dejar afuera de las listas, sin la conciencia del costo político que tendrán que pagar por semejante decisión. Ahora Cristina y su familia deberán defenderse de nuevas acusaciones, muy bien fundamentadas.

SEGUÍ LEYENDO: