El fiscal federal Carlos Rívolo
El fiscal federal Carlos Rívolo

Los fiscales federales Carlos Rívolo y Carlos Stornelli solicitaron ayer la elevación a juicio de la parte de la causa de los cuadernos que investiga al entorno del fallecido ex secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, por lavado de dinero vinculado al negocio de la obra pública.

El pedido llegó días después de que el juez Claudio Bonadio ordenase el decomiso de unas 30 propiedades situadas en la Ciudad, y en las provincias de Buenos Aires, Neuquén y Santa Cruz, 19 de las cuales serán rematadas de forma inmediata. Este sábado, Rívolo se refirió a la incautación de bienes adquiridos como resultado de operaciones de blanqueo y dijo creen que "aún se pueden llegar a encontrar más".

"En lo que tiene que ver con la causa, hay un descubrimiento, una puesta en la escena de bienes que se obtuvieron, claramente, a partir de dineros oscuros que recaudaba Daniel Muñoz, en el momento en el cual se desempeñaba como secretario de Néstor Kirchner, desde el 2010 y esto fue hasta la actualidad, generándose en distintos bienes, aquí, en la Argentina y en el exterior. La utilización de la 'Ley del arrepentido' dio una posibilidad enorme de llegar a distintos lugares donde nosotros no teníamos muy claro que los bienes estuvieran ahí como en Turks and Caicos, donde todavía estamos tratando de rescatar bienes que están en propiedad de esas islas", comenzó el fiscal en diálogo con el programa Política y Pelotas de La 990 Radio.

Y continuó: "Sobre el rescate de bienes se avanzó fuertemente. Creemos que podemos llegar a encontrar más, falta el capítulo nacional vinculado a lo que podríamos denominar el caso 'Muñoz-Carolina Pochetti- Elizabeth OrtÍz Municoy-Sergio Todisco', todas personas que han servido como testaferros para ir disfrazando sucesivamente la puesta en el mercado, con la compra de bienes, a partir de estos dineros que eran 'espurios', para llegar a tratar de disfrazarlo".

Néstor Kirchner junto a su secretario Daniel Muñoz
Néstor Kirchner junto a su secretario Daniel Muñoz

En relación a este segmento del expediente, hay 15 acusados entre los que figuran la viuda de Muñoz, Carolina Pochetti, y sus presuntos testaferros, Elizabeth Ortiz Municoy, su ex marido Sergio Todisco, Carlos Cortez, Carlos Gellert, además de Isidro Bounine, otro ex secretario kirchnerista, y de Juan Manuel Campillo, ex ministro de Hacienda de Santa Cruz.

Rívolo consideró que la resolución se dio en medio de la campaña electoral, por lo cual "hay una mirada muy fuerte sobre cualquier movimiento que pueda hacer la Justicia en términos de un lado u otro".

De acuerdo a la investigación, Muñoz era el receptor primario de los bolsos repletos de dinero provenientes de las coimas que pagaron empresarios. Rívolo sostuvo que el mecanismo "quedó muy claro a través de los testimonios de cómo (Oscar) Centeno iba recogiendo el dinero. Este dinero se lo daba (Roberto) Baratta, en innumerables ocasiones este dinero era llevado hacia la quinta de Olivos o hacia los departamentos del ex matrimonio presidencial en la calle Juncal y Uruguay y allí se entregaba. Con otros testimonios lo que se comprobó es que también el dinero terminaba en Santa Cruz en varias oportunidades. Esto está dentro de la causa, con lo cual hasta el día de hoy, al efecto de presentar un caso fuerte en juicio, me parece que hay material suficiente con respecto a esto".

El fiscal recalcó que "trabajan fuertemente" para saber si el dinero involucrado pertenecía a Néstor y Cristina Kirchner. "Nosotros tenemos algunos testimonios en el marco de la causa en la cual, básicamente, Campillo, que es convocado por Muñoz, le dice 'tengo una serie de dinero que no es mía, es de alguien que ya no está' y da toda la pauta de que ese dinero específicamente no le pertenecía a él (Muñoz), sino que tenía algunas tenencias posiblemente del ex matrimonio presidencial", contó.

Carolina Pochetti
Carolina Pochetti

Por otra parte, el fiscal se refirió a las declaraciones del precandidato a presidente Alberto Fernández sobre la revisión de las sentencias en caso de imponerse en los comicios, expresión que consideró "muy peligrosa".

"¿Cuál es la lógica? Si se siguieran las palabras de este candidato y accedieran al poder el próximo 11 de diciembre, ¿el 11 de diciembre de 2024 aceptarían que venga otro gobierno y te diga 'vamos a revisar lo que se hizo durante los pasados cuatro años donde gobernó esta última fracción política'?", se preguntó.

"Me parece peligroso en términos de que se sale por fuera del sistema. Si son revisadas las sentencias, hay una cámara federal, hay un tribunal de casación e inclusive hay una corte. Ese es el sistema de revisión que la Constitución prevé, salvo que exageremos aún más todavía como algunos miembros, que apoyan a su fórmula y piensen que haya que cambiar la Constitución. Algo que me parece aún mucho más peligroso todavía", cerró.

SEGUÍ LEYENDO: