Báez es juzgado junto a sus hijos (Fotos: Gustavo Gavotti)
Báez es juzgado junto a sus hijos (Fotos: Gustavo Gavotti)

A más de siete meses del comienzo del debate, el juicio por "la ruta del dinero K" sumó dos protagonistas. Se trata de dos ex empleados del banco suizo Lombard Odier que tuvieron un rol clave en las maniobras de lavado desplegadas por el entorno de Lázaro Báez. Este martes, los dos banqueros presenciaron su primera audiencia, aunque se negaron a declarar, dijeron fuentes judiciales a Infobae.

Los nuevos protagonistas del juicio son Martín Andrés Eraso y Juan Alberto De Rasis (su jefe). El primero fue representante en la Argentina del Lombard Odier y participó de los trámites necesarios para la apertura de una cuenta bancaria que estaba a nombre de los cuatro hijos de Báez.

Cuando lo procesó, en mayo de 2018, el juez Sebastián Casanello sostuvo que Eraso "efectuó un aporte necesario para que el entorno de Lázaro Antonio Báez ostente los vehículos societarios para asumir la titularidad de cuentas bancarias, con el objeto de mantener ocultos a los verdaderos dueños de los fondos que allí se dirigieron".

"Mientras trabajaba en el Lombard Odier, Eraso le armó cuentas a los Báez en otros bancos porque en el suyo se dieron cuenta quién estaba detrás de los fondos", explicó a Infobae una fuente que conoce los detalles de la causa.

Aunque estaba previsto que sean juzgados en un segundo juicio, finalmente se sumaron al proceso en la audiencia de este miércoles. La decisión ya había sido tomadas hace dos semanas por el Tribunal Oral Federal 4, tras un dictamen del fiscal del juicio Abel Córdoba, pero recién se concretó hoy.

Los dos nuevos procesados se negaron a declarar. Eraso solo dijo que trabaja actualmente como economista y De Rasis sostuvo que está desempleado.

Daniel Pérez Gadín, de pulover claro, es uno de los procesados
Daniel Pérez Gadín, de pulover claro, es uno de los procesados

Resta definir la situación de cuatro financistas de la firma PROVALOR, que habían sido procesados junto a los banqueros. Este martes, la Sala IV de la Cámara de Casación hizo lugar a un recurso de queja y frenó la decisión del TOF 4 para que se sumen al juicio.

Los jueces Mariano Borinsky y Javier Carbajo "declararon erróneamente denegado el respectivo recurso de casación y, en consecuencia, concederlo con efecto suspensivo". Sin embargo, el juez Gustavo Hornos  votó en disidencia.

La defensa de los representantes de PROVALOR había apelado la decisión del TOF 4 argumentando que se encuentra pendiente la producción de la instrucción suplementaria solicitada por las partes (pericias informáticas e informes) y la definición sobre un pedido de suspensión del juicio a prueba.

Para la Justicia, está probado que esos cuatro financistas se encargaron que el dinero saliera país de manera electrónica y se depositara en las cuentas de Suiza. 

En su confesión, Leonardo Fariña había detallado el rol de los integrantes de Provalor: "El dinero se entregaba a los dueños de la financiera, porque ellos sabían que si vos vas a solicitar estos servicios…. ellos sabían que el dinero era de Lázaro Báez. Ellos cobran el 1,5% del monto total de la operación como comisión".

Además de Báez y sus hijos, en el juicio están siendo juzgados desde fines de octubre el abogado Jorge Chueco, el contador Daniel Pérez Gadin, Leonardo Fariña, Federico Elaskar, Fabián Rossi, entre otros. Todos están imputados por ser parte de una estructura societaria financiera, que lavó 60 millones de dólares entre 2010 y 2013.

Seguí leyendo: