En diciembre de 2015, el entonces presidente provisional Federico Pinedo entregó los atributos de poder a Mauricio Macri (Foto: AFP)
En diciembre de 2015, el entonces presidente provisional Federico Pinedo entregó los atributos de poder a Mauricio Macri (Foto: AFP)

A seis meses de que la campaña presidencial ingrese en una etapa definitoria, el Senado de la Nación se apura para debatir una ley para reglamentar la transición presidencial. Con el recuerdo aún fresco del papelón ocasionado en diciembre 2015, durante el traspaso de gobierno de Cristina Kirchner al de Mauricio Macri, este jueves se tratarán varios proyectos para establecer reglas claras sobre ese proceso y la entrega simbólica de los atributos de mando.

La discusión está citada para las 15 y se realizará en el Salón Eva Perón, en el marco de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara Alta.   La reunión del cuerpo tendrá que definir sobre el borrador de un dictamen que intenta unificar las ocho iniciativas presentadas sobre el tema, que incluyen propuestas realizadas por los senadores Esteban Bullrich (Cambiemos), Mario País y Dalmacio Mera (PJ) y Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino).

Uno de los puntos salientes del debate es el momento en el que se vence el mandato del Presidente y el vice salientes. Según el proyecto en danza, el cargo  expira a las 12 del mediodía del 10 de diciembre y que los mandatarios electos "tomarán posesión del cargo y prestarán juramento ante el Congreso reunido en Asamblea" en ese mismo horario.

Además, el texto contiene un artículo tentativo que señala que, una vez realizada la jura, el Presidente saliente deberá entregar los atributos de mando a su sucesor en la Casa de Gobierno, salvo que ambos acuerden hacerlo en el Congreso. Será uno de los artículos a discutir en el Senado.

Otro de los aspectos que se tratarán es el que preanuncia la iniciativa de Esteban Bullrich,  que dispone a quien abandona el poder la entrega a su sucesor de una "memoria del Estado" sobre la situación en que deja la administración.

El Senado busca regular la transición presidencial para evitar una nueva asunción caótica.
El Senado busca regular la transición presidencial para evitar una nueva asunción caótica.

El planteo busca que las nuevas autoridades del Estado asuman "sin obstáculos desde el primer momento, con la información propicia, a fines de que la gobernabilidad no se vea afectada, y que ello repercuta en un detrimento de los ciudadanos". Además, establece las tareas, los tiempos y el tipo de datos que deberán suministrar los funcionarios salientes.

Según el borrador, la autoridad de aplicación de una ley de estas características será el jefe de Gabinete en funciones, quien tendrá que convocar a una reunión a los representantes del gobierno saliente y del entrante. La convocatoria se hará en un plazo de cinco días posteriores a la proclamación, y allí el ministro coordinador tendrá que entregar la memoria detallada del estado de la Nación y un informe de gestión.

En caso de que estas obligaciones no se acaten, el texto propuesto establece que los funcionarios serán pasibles de ser sancionados por el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público.

A fines de 2015, el traspaso presidencial generó un escándalo sin precedentes tras la negativa de Cristina Kirchner de entregarle la banda y el bastón al presidente Mauricio Macri. Ese trámite desató una acalorada discusión respecto del momento en el que finaliza el mandato del jefe de Estado saliente y las formas de la entrega de los atributos de mando.

En su libro autobiográfico Sinceramente, Cristina Kirchner dejó traslucir su decisión de no participar de la transición, aunque luego aclaró que le parecía absurdo hacer el traspaso luego de que el nuevo presidente diera su discurso en el Congreso.

"Muchas veces, después del balotaje, pensé en esa foto que la historia finalmente no tuvo: yo, al frente de la Asamblea Legislativa, entregándole los atributos presidenciales a… ¡Mauricio Macri! Lo pensaba y se me estrujaba el corazón". Y resalta en el texto: "todo Cambiemos quería esa foto mía entregándole el mando a Macri porque no era cualquier otro presidente. Era Cristina, era la 'yegua', la soberbia, la autoritaria, la populista en un acto de rendición", aseguró CFK.

Seguí leyendo: