Miguel Angel Pichetto en Nueva York
Miguel Angel Pichetto en Nueva York

(Nueva York) Miguel Angel Pichetto sabe pintarse la cara para ir al combate político cuando es necesario. Pero esta vez el jefe de los senadores del PJ eligió asociar a su partido -y a la propuesta de Alternativa Federal que integra- con un mensaje de responsabilidad y previsibilidad. En Nueva York, habló en el idioma de los inversores. Wall Street toma nota. Es necesario, le dijo a Infobae durante una entrevista, "cumplir con los compromisos que la Argentina tiene como país".

Pichetto dijo también que está seguro de que Cristina Kirchner se va a presentar como candidata en octubre y vinculó esa posibilidad con los temores que muestran los mercados. Pero sostuvo al miso tiempo que el Gobierno "tiene que hacerse cargo" de sus errores. "El control de precios no ayudó mucho, tuvo un efecto negativo", sostuvo.

Vulnerando lo que llamó el "manual de la política", le recomendó a Macri no ceder su candidatura a María Eugenia Vidal, porque la sociedad lo entendería como "un reconocimiento del fracaso" que la sucesora no lograría remontar. Y se animó a predecir que Alternativa Federal estará en el ballottage, aunque no aclaró con qué abanderado ni contra cuál de los rivales que deberá enfrentar en la primera vuelta. El escenario, afirmó, es muy impredecible y las encuestas, a seis meses de la elección, tienen "un valor relativo".

El jefe de los senadores del PJ mantuvo en los últimos dos días encuentros con algunos de los fondos más importantes de Wall Street, con activos en la Argentina, así como con inversores de sectores clave de la economía, como la energía y la industria petrolera, y recogió algunas de sus inquietudes.

"Les preocupa, lógicamente, el destino argentino. Les preocupa sobre todo la incertidumbre que genera el escenario electoral, algo entendible ante un cambio presidencial, y les inquieta en menor medida lo que dicen las encuestas, a las que yo les doy un valor relativo, sobre posibles escenarios de ballottage. Para mi son poco consistentes esas preocupaciones porque ese escenario es poco previsible hacerlo ahora", dijo en diálogo con Infobae.

-¿No cree que esas encuestas que tanto ruido hicieron en los últimos tengan un carácter definitivo?

-En absoluto, creo que está todo abierto en el escenario electoral. Creo que hay un escenario de tres tercios, con el Gobierno y con Unidad Ciudadana con Cristina Kirchner, porque descarto que la ex presidenta se va a presentar. La presentación de su libro y otros elementos son actos preparatorios de cara al lanzamiento de su candidatura. Pero esos dos espacios tienen un piso y un techo importante, con dificultades para consolidar el triunfo en primera vuelta.

-¿Cual es el mensaje de Alternativa Federal a estos mercados que hoy están tan inquietos?

El cumplimiento de los compromisos que la Argentina tiene como país, la continuidad de los actos de gobierno, el compromiso con los bonistas que confiaron en los bonos argentinos, el diálogo responsable e institucional en todos los planos. Que cualquier cosa que haya que reformular con los organismos internacionales hay que hacerlo de común acuerdo. No al default. Un mensaje de sentido común, racionalidad y responsabilidad.

-¿Ve inevitable una renegociación del acuerdo con el FMI?

-No, no lo veo inevitable, la primera definición es el cumplimiento de las obligaciones. El Gobierno de hecho ya lo modificó dos veces. Y yo creo que tiene que hacer una tercera que es una negociación para tratar de flexibilizar la rigidez que tiene el Banco Central para operar en el mercado del dólar.

-¿Las metas fiscales que se propuso el Gobierno fueron realistas o son una de las causas de la situación actual?

-El Gobierno con las metas y con la planificación presupuestaria le ha errado siempre. Allí ocurrieron dos hechos determinantes, dos corridas que impactaron muy fuerte sobre el poder adquisitivo, sobre el salario. Y las paritarias fueron todas a la baja. Recién ahora comienza un proceso de recuperación de parte de lo que se perdió el año pasado. Este año, para mi el Gobierno va a tener que dejar libres las paritarias para tratar de mejorar un poco la situación del consumo, el sueldo y lo que se paga con la presión tarifaria de los servicios y la carga impositiva.

-¿Cómo interpreta el mensaje del mercado? ¿Le perdieron la confianza a Macri o es el temor a Cristina Kirchner lo que prima?

Me parece que la última medida de control de precios no ayudó mucho. Tuvo un efecto negativo. Puede haber incertidumbre electoral, es posible y es legítimo que eso ocurra. Pero me parece que el Gobierno tiene que hacerse cargo de algunas decisiones que tomó, no puede trasladarle todo a la cuestión electoral, es un reduccionismo. Tiene que analizar lo que hace y por qué lo hace. Lo que hizo con respecto a los precios está anclado en la eventualidad del riesgo electoral, no forma parte de su ADN, de su pensamiento económico. Y eso el mercado lo leyó mal. Incluso en Nueva York cayeron las acciones un 7%.

-¿Cómo opera esta incertidumbre sobre lo que Lavagna llamó un "hueco" en la grieta que es necesario llenar?

-Con toda la relatividad que tienen las encuestas, me parece que aparece un espacio de demanda colectiva donde hay necesidad de construir una opción electoral en este esquema político de polarización extrema, una política muy precaria, de bajo nivel de debate. Hace falta un programa, una propuesta para que los argentinos puedan cautivarse y acompañar. Una nueva utopía que es la de la recuperación, el crecimiento, el empleo, la inversión productiva, de no fijarle impuestos al que invierte o bajarle los impuestos a los que tienen trabajo, a las industrias, a las pyme, ir haciendo un proceso integral de precios y salarios y de todos los componentes de la economía. Un proceso en donde tienen que participar las provincias y los municipios, que también son actores y generadores de inflación.

-¿Cómo se va a ordenar la oferta de Alternativa Federal?

-Mediante el mecanismo del diálogo y del consenso se puede definir una fórmula. Creo que sería un dato interesante si lo lográramos porque eso significaría ponernos de acuerdo de cara a la sociedad y empezar a implementar un programa con los actores ya definidos en el proceso de primarias y de primera vuelta.

-¿Van a tratar de evitar hacerlo en las PASO?

-Sería una opción tener la candidatura unificada para las primarias.

Sería una opción tener la candidatura de Alternativa Federal unificada para las primarias

-¿Se anima a hacer una predicción electoral?

-Yo creo que Alternativa Federal va a estar en el ballottage.

-¿Contra quién?

Es un marco de incertidumbre, vamos a ver. Están en un nivel de equilibrio y creo que todo está por escribirse. Pero le asigno muchas posibilidades al espacio en el que estoy trabajando.

-¿Qué debería hacer Cristina?

-No puedo decirle lo que debería hacer, pero creo entender lo que va a hacer porque la conozco y he tenido interacción con ella en la actividad parlamentaria y también como presidente de su bloque. Creo que va a ser candidata.

-¿Macri también o cree que finalmente va a tener que ceder su candidatura a María Eugenia Vidal?

-Si dijera algo estaría vulnerando el manual de la política. Nadie analiza debidamente, ni los analistas financieros ni los analistas políticos argentinos. Una breve reflexión sobre el tema, dicha desde mi experiencia y mi compromiso con la política, un arte complejo como decía el general: si Mauricio Macri se corriera como candidato a presidente y le dejara el lugar a Vidal, que es una muy buena candidata, que tiene méritos y condiciones, eso significaría reconocer el fracaso de su gestión de gobierno, el principio del fin de su partido en términos electorales, porque la sucesora no va a lograr modificar esa percepción de la ciudadanía, lo cual configura un grave desatino en el terreno de la política y de la conducción política.

-¿Empieza a olvidar la sociedad lo que fue el kirchnerismo o es que lo que ocurre ahora le resta gravedad a esa experiencia que para muchos fue muy difícil?

-No creo, la gente tiene internalizada, como mucha conciencia, lo que pasó. Las luces y las sombras del gobierno anterior, los éxitos y los fracasos, las discrecionalidades, el rol de La Cámpora, equivocado, sectario, creyendo que iban a hacer una revolución. Esa visión de la izquierda populista argentina, asociaciones con el Partido Comunista… todo eso ajeno a la mirada del centro nacional del peronismo. Todo eso la gente lo sabe, no es que se lo olvidó. Lo que pasa es que el análisis y la definición de candidaturas presidenciales va a tener mucho que ver con la economía. Lo que puede haber en algunos sectores es que, aún con los graves errores, por ahí los niveles de consumo eran mejores. Pero creo que la definición del voto va a ser por aquel que despierte expectativas de cambio, de producción y de crecimiento. Ese es el desafío. Nosotros empezamos a trabajar pensando en que había un espacio para construir, no nos resignábamos al esquema binario de la grieta y de que en el escenario peronista la única candidatura posible fuera la de la ex presidenta. Ese es un ciclo cumplido, importante, con aciertos y errores que ya debería ser más análisis de la historia. Pero en la cultura argentina y latinoamericana los presidentes siempre vuelven, este es un problema que no ocurre en Estados Unidos.

-¿Qué pensó cuando lo vio a Lavagna con medias y sandalias?

-No lo tomé como algo… lo visité en su casa de descanso en la costa, en Cariló, y el es muy informal. Me recibió como estaba, charlamos largamente sobre varios temas. Salimos y estaba el fotógrafo y fue una foto espontánea. El Gobierno como trabaja con consultorías elucubró que esa foto era una construcción y un mensaje. La verdad es que fue totalmente casual. Y al final fue un buen producto de marketing. Lo mostró natural, y a mi también.

Seguí leyendo: