Mariano Borinsky, el juez que preside la Comisión para la Reforma Código Penal, presentó en el Foro Internacional de anticorrupción de Beijing el nuevo texto que el Poder Ejecutivo envió al Congreso y que probablemente será debatido el año que viene.

El magistrado expuso en un panel con autoridades anticorrupción, justicia y de la Unidad de Inteligencia financiera de China, Irán, Camboya y Granada. 

Al foro asistieron representantes de 35 países de los cinco continentes y de organismos internacionales. También hubo más de 200 asistentes, que coincidieron en el objetivo de "construir un camino limpio en cooperación internacional en materia de corrupción". 

En su intervención, Borinsky se refirió a los delitos de corrupción, al decomiso anticipado, el soborno transnacional, la jurisdicción universal, los delitos de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

El representante argentino contó con la asistencia permanente de la embajada argentina en China y de los miembros de esa misión diplomática.

La Comisión que lideró Borinsky trabajó sobre la base del actual Código Penal, y con la Constitución Nacional como ley suprema, así como también las convenciones internacionales ratificadas por la República Argentina, integró las leyes penales especiales, sistematizándolas en un único ordenamiento, valoró los proyectos de reforma penal con estado parlamentario y consideró el trabajo realizado por las 17 anteriores Comisiones de Reforma del Código Penal.

También analizó el derecho comparado, la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de los tribunales inferiores, la doctrina y los avances en materia de integración regional del país, a fin de favorecer la cooperación entre Estados y la implementación de estrategias coordinadas, especialmente importantes ante ciertas modalidades delictivas como la delincuencia transnacional organizada (terrorismo, narcotráfico y corrupción).

Forman parte de la Comisión jueces y fiscales del Poder Judicial de la Nación y de las provincias, miembros del Ministerio Público Fiscal, de los ministerios nacionales de Justicia y Derechos Humanos, de Seguridad y de Desarrollo Social, profesores universitarios y abogados.

El proyecto resultante propone agregar 15 nuevos títulos al Libro Segundo del Código Penal, a partir del Título XIV –inclusive- referidos a terrorismo y financiamiento del terrorismo, delitos de narcotráfico y estupefacientes, delitos fiscales, aduaneros, cambiarios, militares, delitos de tráfico y permanencia ilegal de migrantes, delitos contra la libertad y la dignidad del trabajo, delitos de tráfico de sangre, órganos y delitos genéticos, delitos contra el ambiente, contra el patrimonio arqueológico y paleontológico, delitos en el deporte, delitos informáticos y contra la propiedad intelectual.

Además, se propone agregar un nuevo Libro Tercero que contenga los delitos contra la humanidad y la comunidad internacional.