El juez de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, participó del canal de Youtube "En el barro", que conduce el periodista Edi Zunino.

En una extensa entrevista, el juez de la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti brindó una serie de reflexiones en torno a la "grieta", la política y la sociedad argentina y el Poder Judicial. Pero también habló sobre su rol como convencional constituyente en 1994 y su tarea como juez. Sobre ese último punto, advirtió que "hay que dar el ejemplo" y es una "obligación" presentarse ante la Justicia en caso de que fuera citado ante una hipotética denuncia penal en su contra.

Las frases más destacadas de la entrevista

– "La grieta muestra una incapacidad para comprender al otro, que se puede ser diferente. Las sociedades que progresan son las que entienden que se puede ser diferente y distinto, si no se compromete la convivencia con actos de violencia. A veces le llaman tolerancia, yo prefiero llamarle respeto por el otro. Que el otro sea diferente no complica mi identidad, salvo que tenga un complejo de inferioridad. Si yo no sé quién soy y tengo inseguridades, (veo) al que es diferente como si estuviera queriendo venir por lo mío".

– "(Si un juez me cita ante una denuncia) me presento, porque es mi obligación. En este cargo uno tiene quedar el ejemplo. Si no hay ejemplaridad moral, es muy difícil generar seguimiento de conductas. Hay que tener una vida recatada en la vida privada y la pública. La gente siempre está mirando".

– "¿Usted cree que a todos los jueces les gusta la Corte Suprema que tienen? Hay jueces que no, y la Corte (tampoco) le puede no gustar tal o cual juez. Cada uno podrá tener su valoración, pero son las reglas. Si uno no respeta las reglas, no puede pedir que el resto las respete".

– "En el Senado tuve la mayor cantidad de votos que un juez puede tener para llegar a la Corte. Creo que se ponderó la capacitación, los antecedentes éticos y también la experiencia política (NdR: se refiere a su paso como ministro de Justicia de Néstor Kirchner). Me parece que es un valor, no un disvalor. Frente una imagen de lo que se dice 'rosca', digo experiencia". 

– "No he traicionado mis convicciones en cada momento que me tocó actuar. La percepción de afuera, en general, ha sido muy benévola. Me interesa tener los mismos ideales de cuando yo era chico".

– "La sociedades más avanzadas son las que incorporan al PBI los valores de salud, educación y calidad institucional. Se puede ser muy rico porque se tiene un recurso natural envidiable en un momento determinado. Pero ser desarrollado es otra cosa: es tener una mirada de respeto hacia el otro. Es volcar recursos a los que más lo necesitan sin que esto sea entendido como una dádiva. Es entender que todos vamos a ser viejos, jubilados, discapacitados y a tener problemas".

– "Hacer justicia es una lucha contra el prejuicio. En el derecho penal, de modo explícito, el 'hombre criminal', l'uomo delinquente de Cesare Lombroso, hizo una escuela. Ahí tenemos una verificación completa de cómo las características físicas proyectaban sobre la presunción de inocencia consecuencias negativas que tenían determinados físicos".

El juez de la Corte Suprema Horacio Rosatti habló sobre la “grieta” y la reforma constitucional de 1994. (Nicolás Stulberg)
El juez de la Corte Suprema Horacio Rosatti habló sobre la “grieta” y la reforma constitucional de 1994. (Nicolás Stulberg)

– "La cultura se va y llega más despacio que el dinero. Determinados valores culturales están más arraigados y hay mucha gente que es pobre económicamente pero no culturalmente. Eso genera que no considere justa su situación y tenga una percepción de injusticia; pero también una expectativa de que esto se puede revertir".

"Hay que controlar a los hombres con instituciones. Por eso hay que poner periodicidad de mandatos, porque el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Lo mejor que le puede pasar a un funcionario electivo es que sepa que su mandato es fugaz".

– "Nos están diciendo que el promedio de vida puede llegar a 120 o 130 años. Vamos a una vida más larga por la vía de la medicina. ¿Vamos a acompañar jurídicamente esos cambios? ¿De qué forma? ¿Cómo va a ser el sistema jubilatorio cuando una persona viva 140 años?".

Balance sobre la reforma constitucional de 1994

– "A 25 años de su sanción, debería ser revalorada la reforma del 94. La re-reelección es un tema que quedó agotado, el resto fue lo que quedó. Ni en 1853 hubo semejante reunión de personas y personalidades con semejante representación como en 1994. Todos nos pusimos de acuerdo y juramos por la Constitución: estaban Aldo Rico y Raúl Alfonsín, Raúl Zaffaroni y Fernando López de Zavalia, peronistas, radicales, dirigentes del Frente Grande. Se pudo".

– "Lo que impediría es que un presidente que haya sido reelecto se vuelva a presentar. Que sea como en Estados Unidos, que después vaya a escribir sus memorias. Es una concepción humana y exige a los partidos políticos que tenga figuras de recambio". 

Seguí leyendo: