Carolina Pochetti y Daniel Muñoz
Carolina Pochetti y Daniel Muñoz

La ruta del dinero de Daniel Muñoz todavía tiene capítulos por escribir. Uno de los financistas que manejó la fortuna del ex secretario de los Kirchner declaró ante los fiscales de la causa de los cuadernos y aportó detalles inéditos de la maniobra financiera para enviar dinero a los Estados Unidos. Alejandro Raele, uno de los financistas apuntados por los testaferros de Muñoz, aportó el dato de otra financiera, PROVALOR, cuyos dueños acaban de ser enviados a juicio por manejar el dinero de Lázaro Báez. En una extensa declaración, a la que tuvo acceso Infobae, el financista admitió que recibía bolsos repletos con billetes de 500 euros. Y hasta detalló que tenían "olor a humedad" y las "banditas elásticas podridas". Pero dijo que nunca supo su origen ilícito. Su testimonio como arrepentido hasta ahora fue rechazado por el juez Claudio Bonadio.

Raele, dueño de "Financlass", una de las cuatro financieras mencionadas   por los arrepentidos Sergio Todisco y su ex mujer Elizabeth María Ortiz Municoy, admitió que manejó entre 15 y 16 millones de dólares entre 2011 y 2014. El financista se sumó a la maniobra por pedido de Todisco, a quien conocía desde 1990, cuando ambos estudiaban la carrera de licenciatura en comercialización en la UADE.

La relación de amistad se profundizó con el paso del tiempo. Compartieron veraneos en Mar del Plata y viajaron juntos por el mundo junto a sus esposas.

Raele nunca sospechó -dijo ante los fiscales- porque Todisco provenía de una familia millonaria de Mar del Plata. "Su padre fue el dueño de unas de las fábricas textiles más importantes de Sudamérica. Tenía vinculaciones políticas al punto que todos los intendentes de Mar del Plata les interesaba relacionarse o congraciarse con los Todisco", declaró el financista ante la Justicia. Y agregó: "El padre (de Sergio Todisco) era una persona con muchos antecedentes laborales y solvencia económica".

Sergio Todisco
Sergio Todisco

En 2010, Todisco se comunicó con Raele. Le dijo que quería hacer inversiones en Estados Unidos pero no sabía cómo mandar el dinero. El financista decidió recurrir a Provalor, que tenía sus oficinas dos pisos más abajo, en Sarmiento 539.

Provalor tuvo un rol clave en la causa conocida como "la ruta del dinero K" para fugar el dinero que recibían las empresas de Lázaro Báez, según reveló el arrepentido Leonardo Fariña. De hecho, el juez federal Sebastián Casanello procesó y acaba de mandar a juicio a cuatro de sus directivos: Jorge Ruiz, Mariano Rubinowicz, José Ariel Fallas y José Sebastián Jabbaz. Aunque tenían roles distintos, todos hicieron un aporte clave "para materializar las maniobras de lavado de dinero" del clan Báez.

Lázaro Báez es investigado en la causa de “la ruta del dinero K”
Lázaro Báez es investigado en la causa de “la ruta del dinero K”

Raele recibía los bolsos de las manos de Todisco -siempre según su declaración- y se los entregaba a los responsables de Provalor. Eran bolsos de mano chicos, donde se guardaban unos 500 mil euros. Lo llamativo es que los billetes tenían olor a humedad, como si hubieran estado enterrados o guardados durante mucho tiempo.

"La mayor cantidad de veces eran billetes de euros de 500. Venían envueltos en papel madera. Tenían muchísimo olor a humedad. Muchos de los billetes tenían pegadas las banditas elásticas que estaban podridas. Es más, cuando yo se lo entregaba al mayorista (Provalor) él me devolvía los billetes que estaban dañados o que tenían la goma pegada y Todisco me los cambiaba", detalló Raele hace dos meses ante los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo.

Algo similar ya había revelado el propio Todisco, que trasladaba los bolsos desde las propiedades de Muñoz (Alberto Williams 5625 y Pedro Ignacio Rivera 5761) hasta el Microcentro. "Ciertas veces el dinero se encontraba acondicionado en paquetes termo sellados, en otras ocasiones los billetes estaban húmedos y atados con gomitas pegoteadas", contó Todisco ante el juez y el fiscal.

Los giros de Todisco (con el dinero de Muñoz) se concentraron en 2011, aunque hubo movimientos menores hasta 2014. Provalor se quedaba con un porcentaje que rondaba entre el 2 y el 3% del dinero girado. Y Raele cobraba otro porcentaje menor como intermediario.

El financista ayer fue demorado en el marco de una ola de allanamientos ordenados por el juez Bonadio. "Estuvo demorado para certificar sus antecedentes", detalló una fuente judicial.

Raele aportó ante la Justicia un listado hecho a mano donde figuran todas las operaciones, con las fechas y los montos expresados en dólares. Pero no figuran las cuentas receptoras. Hasta ahora el juez Boniato rechazó homologar su declaración como arrepentido. 

La relación entre Raele y Todisco tuvo un quiebre en 2016, cuando el escándalo de Panamá Papers reveló que el dinero enviado a Estados Unidos para inversiones inmobiliarias era de Daniel Muñoz. El reencuentro se produjo con la explosión de la causa de los cuadernos. Todisco ya había delatado a su ex amigo ante la Justicia. No se lo dijo a la cara.