El secretario general de la Unión Ferroviaria y militante del Frente de Izquierda, Rubén "Pollo" Sobrero, fue terminante cuando le consultaron sobre la inseguridad en Debo Decir, el programa que conduce Luis Novaresio todos los domingos a las 22.

"Si alguien quiere entrar a mi casa, yo lo cago a tiros y me importa tres carajos porque mi familia está antes que cualquier cosa", sentenció.

El gremialista recordó que su papá fue víctima de un hecho de inseguridad hace 30 años y se salvó de milagro gracias a los profesionales que lo atendieron en el Hospital Posadas, reconoció que tiene armas e insistió: "Si vos entrás a mi casa y está mi familia, te puedo asegurar que ellos están primero que el que entra".

Sin embargo, al analizar una de las principales preocupaciones de los argentinos, Sobrero aseguró que las autoridades deben entender la raíz del problema. "Si vos no entendés que el tema de la educación y del laburo son fundamentales para aislar a los pocos que delinquen, estás creando un ejército de delincuentes", desarrolló.

Diego Bossio, Victoria Donda, Eduardo Anguita, José María Campagnoli y María Creuza, invitados también al programa, escucharon con atención a Sobrero y reconocieron que la inseguridad es uno de los principales flagelos que deberá enfrentar la próxima administración.

"El Pollo" también fue contundente al analizar las recientes palabras del presidente Mauricio Macri, quien aseguró estar "caliente" con quienes proponen soluciones mágicas.

"Yo no sé por qué está caliente, porque lo que vino a hacer lo está haciendo. Él vino a hacer esto: una transferencia de millones de dólares que tenían los trabajadores a las clases altas, que están haciendo unos negocios bárbaros. Si él está caliente, ¿cómo tienen que estar nuestros compañeros desocupados?", se preguntó.

Sobrero aseguró que hay "mucha bronca" entre los trabajadores porque la plata no tiene valor y en una visita al supermercado se pueden gastar 9 o 10 mil pesos "como si nada".  "Y 10 lucas es lo que gana el 40% de los trabajadores en la Argentina y más también, entonces la verdad que plantear estos discursos para retener algunos votos, no convencen a nadie. Heladera, mata relato", cerró.