(Foto: NA)
(Foto: NA)

En medio de un fuerte debate interno en Cambiemos sobre la hoja de ruta electoral para alcanzar la reelección de Mauricio Macri, el presidente provisional del Senado y uno de los hombres de confianza del Jefe de Estado, como lo es Federico Pinedo, lanzó una definición desafiante hacia el frente oficialista al que pertenece: "El peronismo tiene que participar de nuestro gobierno porque es parte de la realidad de Argentina", dijo.

Pinedo acaba de ser reelecto para su cuarto mandato al frente de la Cámara Alta y en diálogo con Infobae destacó que "sería imposible que en un gobierno de Cambiemos no haya ni un dirigente que venga del peronismo". No obstante, la convocatoria que hace el senador del PRO tiene sus límites. Apunta a sumar a dirigentes del "peronismo humanista y cristiano"  y no a aquellos "peronistas antisistema" que vincula al kirchnerismo y que ayer lanzaron fuertes gritos contra el Presidente en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso.

Pinedo también añadió otros mensajes cifrados. Cree que el electorado se inclinará en octubre por Cambiemos por una simple razón: "Podemos no ser los mejores bomberos pero no creo que la gente vote a un pirómano que quiere incendiar el país". La diatriba va dirigida directamente al kirchnerismo.

Y para los radicales, el presidente provisional del Senado también dejó otro mensaje al sostener que "cualquiera puede presentar una candidatura si quiere y pelear en las PASO por la Presidencia en Cambiemos. Pero la Argentina está pasando por un momento difícil y hay que estar en la trinchera al lado del Presidente para que el país salga adelante. No podemos gastar mucha energía que no sea eso", dijo.

-¿Senador, cuál fue la evaluación que hizo del discurso de Macri de apertura de sesiones?

-El Presidente mostró compromiso con una situación muy difícil de la Argentina y de los argentinos que menos tienen. Y mostró mucha esperanza en salir de la situación que no merecemos y podemos superar. A partir de allí anunció una asistencia extraordinaria con un aumento muy fuerte del 46 % para la Asignación Universal por Hijo (AUH) para asistir a los que menos tienen en un momento complicado. Y en tal caso la nota la dan los intolerantes que no saben escuchar y tolerar al otro que piensa diferente. De allí no se puede construir nada para la Argentina.

-¿Qué ocurrió en el recinto para que Joanna Picetti ingresara al recinto cuando hablaba Macri?

-Habría que preguntarle a la psicología de Picetti o a quien la dejó entrar. Lo que ocurrió fue que cometió dos delitos. Uno, el de desacatar la orden de la presidenta de la Asamblea de retirarse del recinto y el otro delito fue entorpecer la sesión. Con su picardia y su incorrección cometió dos delitos y por eso la denunciamos a la Justicia penal.

(Foto: Patricio Murphy)
(Foto: Patricio Murphy)

-¿Cuáles son los objetivos que se trazó usted como presidente provisional del Senado en este año tan complicado de puja electoral?

-En este cuatro mandato mío voy a poner todo el esfuerzo para que el Senado siga siendo la casa del respeto. El respeto al que piensa diferente. Si no se respeta, no se puede oir al otro, y no se puede tomar lo que el otro tiene para proponer a fin de hacer acuerdos en busca de un terreno en común con el adversario. Voy a apostar por el respeto, por más que en estos cuatro años de mandato por primera vez el kirchnerismo no apoyó nuestra designación de autoridades de la Cámara Alta. El kirchnerismo en la sesión de designación de autoridades tomó una actitud muy antisistema. Muy de descalificación absoluta de todos los que no son ellos: desde el presidente de la Nación, los que lo acompañamos, de la oposición que no son ellos, de los fiscales y jueces de la Argentina. Lo cual plantearon una suerte de complot para destruir la Argentina. Esto es inaceptable como código de comunicación.

-¿Puede que corran peligros los acuerdos con la oposición por la pelea electoral en el Senado?

-En esto soy peronista. Creo absolutamente en lo que planteaba Perón de primero la Patria, después el movimiento y después de los hombres. Los que quieran poner a sus personas o a sus partidos por encima de la Patria, o sea antes que a las conveniencias de los argentinos, especialmente de los que menos tienen, lo que tienen que hacer es apartarse de ese lugar. Hay que buscar el acuerdo y la construcción.

-Pero el peronismo no va a relegar posturas en función de un gobierno que no es de su color politico…

-Creo otra vez en lo que decía Perón. Primero la Patria. Si decimos que vamos a bajarle cargas a las economías regionales, ¿por qué van a votar en contra? Si decimos que vamos a bajar impuestos a las pymes, por qué van a votar en contra. ¿Para que las pymes estén peor? Si decimos que los empleadores pongan a sus trabajadores en blanco. ¿Qué van hacer. Van a votar a favor de los trabajadores en negro? Me parece que no se puede hacer eso. Creo que el peronismo como parte del sistema democrático y como una parte relevante de la política en el Congreso y en las provincias va a privilegiar a la Patria.

-¿Y si finalmente impera este discurso beligerante de Cristina Kirchner?

-Bueno, ahí será un problema de la Argentina. Nosotros vamos a hacer todo lo que podamos y no vamos a permitir que las partes de un sistema democrático puedan dialogar para construir y no para destruir.

-¿El rechazo al DNU presidencial de extinción de dominio no va a en contra de la Patria?

-No, creo que ahí hay que respetar las miradas. Algunos no quieren la extinción de dominio porque piensan que no les conviene y otros que pueden estar en contra de ese texto porque es mejor otro. No sería tan categórico en esto.

-¿Mejor otro texto o mejor protegerse?

-Puede que haya algunos que busquen protegerse. Pero también hay otros que piensan que es mejor otro sistema y no este.

-¿Están convencidos de que van a ganar?

-No, porque depende del pueblo, no de nosotros. Lo que estamos convencidos, nos podemos equivocar, pero tenemos convicción de que el pueblo argentino no quiere volver atrás. A un pasado que lo tenemos como presente en esto de intolerancia, discurso violento, no respetar las reglas. No respetar las reglas implica poner en peligro la paz de la convivencia. Si no van a respetar ninguna regla ese es un problema para todos los argentinos.

Federico Pinedo junto a Miguel Angel Pichetto (NA)
Federico Pinedo junto a Miguel Angel Pichetto (NA)

-¿No cree que el argentino medio que está molesto porque no llega a fin de mes o porque le golpean los aumentos o porque lo echaron del trabajo podría sumarse al discurso antisistema?

-Nosotros estamos convencidos que, si se prende fuego algo, se puede criticar al bombero, pero me parece que es muy poco probable que el pueblo argentino vote al que está prendiendo fuego. Pueden decir, ustedes no son los mejores bomberos pero no creo que lo voten al pirómano que quiere incendiar un país.

-¿No ven un clima de escalada de violencia?

-No, creo que no hay que cargar las tintas. Hay que confiar en los argentinos. Somos gente que valora la democracia. Creo que eso que usted dice es de gente marginal. Extremista. Creo que el grueso del sistema democrático camina por el centro y no por los extremos.

-¿Cuáles son los objetivos parlamentarios centrales del Gobierno teniendo en cuenta que será un año corto por la campaña?

-Lo que veo es que después de una recesión larga, de siete años en su conjunto. Y después del ataque feroz contra la moneda argentina que fue muy doloroso. Después de esto hay que fortalecer las políticas que van a derrotar la inflación y agregarle políticas de crecimiento económico. Darle crédito a las pymes. El Presidente acaba de crear un fondo de 100.000 millones de pesos para bajarles las tasas de interés. Quitar cargas sociales a las economías regionales y bajar impuestos a las pymes y buscar que los trabajadores en negro estén en blanco. Esto hay que hacerlo para generar reactivación económica. Me parecería un crimen que no lo hiciéramos.

-¿Por que tanta negativa en el PRO por convocar a las PASO presidenciales como pide el radicalismo?

-Cualquiera puede presentar una candidatura si quiere. Pero la Argentina está pasando por un momento difícil y hay que estar en la trinchera al lado del Presidente para que el país salga adelante. Entonces no podemos gastar mucha energía que no sea eso.

-¿Observa a los radicales con ánimo de dar pelea interna?

-No, no lo veo así. Los radicales tienen una situación diferente en cada provincia. Pero no veo a los radicales como una entidad que no acompañe al Presidente. Los veo trabajando en la unidad.

-¿Se ve como eventual candidato a vicepresidente o a ministro en un eventual segundo mandato de Macri?

-No quiero especular con eso. Soy un hombre del Presidente y este es un momento para acompañarlo. Y el que arma el equipo es él. Los demás debemos acompañar. Donde me pida el Presidente ahí voy a estar. Pero tengo cero desesperación por ocupar un cargo.

Pinedo junto a la ministra Carolina Stanley durante un timbreo (Foto: Prensa Cambiemos)
Pinedo junto a la ministra Carolina Stanley durante un timbreo (Foto: Prensa Cambiemos)

-¿No cree que existe poca autocrítica en el Gobierno?

-Pensamos que iban a pasar algunas cosas que no pasaron. Pecamos de optimismo. Y lamentablemente no tuvimos razón. Creo que hay dudas de por qué no tuvimos razón. Pero hay más confusión sobre el pasado que autocrítica. El Presidente tiene mucho de autocrítica cuando se rectifica.

-¿Hoy no se vuelve a pecar de optimismo?

-No, sabemos que el momento es doloroso para los que menos tienen. Es muy dramática la situación. Hubo una pérdida importante del salario el año pasado y confiamos en que se recupere con las paritarias.

-Pero no se ve una mejora de la economía hoy…

-El Gobierno no piensa que salió del infierno y que esté mejorando. Algunos indicadores muestran que tocamos piso y que ahora deberíamos empezar a subir. Pero estoy sorprendido que la inflación tenga los números que tiene y creo que todo indica que va seguir bajando en adelante.

-¿Cuáles son las señales de alarma a tener en cuenta para el Gobierno?

-Las señales de alarma hay que tenerlas si el Presidente decide no cumplir con el compromiso de no gastar más de lo que se tiene. Pero él sabe que eso sería condenar a la Argentina al abismo y va a cumplir en el déficit cero. No veo alarmas por ese lado.

-¿Cree que en un segundo mandato faltaría sumar peronismo en Cambiemos?

-Me molesta mucho el antiperonismo. Hay quienes dicen una mentira y es que todos los males de la Argentina es por culpa del peronismo. No creo en eso. Dicen eso como si los que no son peronistas fueran maravillosos. Hay muchos peronismos en Argentina. Un peronismo filomarxista que se dice peronista pero no lo es.

-¿Eso es el kirchnerismo?

-Si algunos del kirchnerismo y algunos que eran antiperonistas de izquierda y ahora se dicen peronistas. Después hay un peronismo casi liberal. Y después un peronismo histórico que es humanista y cristiano. Y yo me considero humanista y cristiano. Me parece que el peronismo es parte escencial del sistema democrático argentino y es constructivo en ello. Asi que creo que el peronismo tiene que participar de nuestro gobierno porque es parte de la realidad de Argentina.

-¿Le gustaría ver algun referente más del PJ en Cambiemos?

-Sería imposible que en un gobierno de Cambiemos no haya ni un dirigente que venga del peronismo. De hecho siempre hemos tenido gente del peronismo. Cuando empezó el PRO en el 2003 el peronismo de la Capital era parte de nuestra alianza y siempre hubo peronistas en posiciones relevantes Santilli, Monzó, Ritondo, mismo Vidal, Federico Salvai. Ojalá haya más figuras del PJ en Cambiemos. No concibo un gobierno en Argentina sin peronismo.