Juan Manuel Urtubey habla sereno y pausado y piensa cada una de sus respuestas. Está sobreentrenado en estos menesteres: lleva 12 años consecutivos como gobernador de Salta, y este 2019, bien temprano, durante los primeros días de enero, dejó en claro su intención de competir por la presidencia dentro de Alternativa Federal.

En diálogo con Infobae, el dirigente salteño se refirió a su relación con Mauricio Macri, el límite que representa la ex presidenta Cristina Kirchner, la grieta, el rol de Roberto Lavagna y la negativa del Gobierno de participar de las PASO.

"Hay poca vocación de vivir en una sociedad democrática, entonces se busca desde un fuerte personalismo que las expresiones políticas sean expresiones personalistas", afirmó.

—Si tuviera que explicarle a una persona que no conoce nada del país y le pregunta sobre la vida en Argentina, ¿qué le diría?

—Le diría que la Argentina tiene un serio problema que no está en la economía, está en la política. Nosotros tenemos una volatilidad en el sistema político tan grande que automáticamente ahuyentamos cualquier tipo de confianza. Entonces el grave problema de la Argentina es la falta de confianza. Cuando en un país no hay confianza, se derrumba todo. La moneda es la confianza; cuando no hay confianza, se derrumba la moneda; cuando se derrumba la moneda, pasa lo demás. Hay que arreglar problemas de la economía, es cierto, pero con una base de inestabilidad y falta de reglas de juego, de seguridad jurídica, es técnicamente imposible avanzar.

—¿Cómo se llegó a esa situación?

—La Argentina se valida desde la confrontación. El que tiene más prestigio es el que grita más fuerte, y se pelea más con el otro. No hay posibilidad de construir nada si no hay posibilidad de trabajar en equipo, y eso es lo que creo que falta en la Argentina. La crisis nuestra no se remota ni a hace tres años ni a hace 15. Fácil, hace más de 50 años que en la Argentina estamos cayendo cada vez más. Yo quiero cambiar el sistema político, ir a un sistema que blinde las variables para que la Argentina tenga más estabilidad. Por ejemplo, quiero un jefe de Gabinete designado por el Congreso, que obligue a generar gobiernos de coalición, que oficialismo y oposición tengan que acordar políticas públicas, por lo menos cinco. Que la Argentina pueda estabilizarse; si no, no hay salida.

Urtubey en los estudios de Infobae TV (Santiago Saferstein)
Urtubey en los estudios de Infobae TV (Santiago Saferstein)

—El Gobierno dice que la discusión en octubre es entre Cambiemos y el kirchnerismo y que no hay opciones para otras alternativas…

—Eso es lo que busca Cambiemos y lo que busca el kirchnerismo. Son tácitamente socios en esta debacle de la Argentina. Lo que necesitamos es habilitar la posibilidad de que el porcentaje más grande de argentinos que quiere cambiar este gobierno pero que no quiere volver al gobierno anterior tenga una alternativa. Si nosotros logramos generar una oferta electoral, y trabajo en eso como candidato a presidente, que pueda canalizar esa vocación de participación, tenemos un nuevo gobierno.

—Esta unidad del peronismo, ¿es a toda costa? ¿Con todos adentro, como proponen muchos dirigentes?

—La unidad tiene que ser con la sociedad adentro. No estoy tan preocupado por la dirigencia. Creo que hoy hay una distancia cada vez más grande entre la dirigencia política y el pueblo argentino. Hay que interpretar al pueblo. Hay un sector que apuesta a la continuidad del gobierno de Cambiemos y de Mauricio Macri, y hay otro sector que quiere la vuelta del kirchnerismo con la ex presidenta Cristina Kirchner. Pero hay otro sector que quiere cambiar de gobierno y no volver a lo anterior. Sobre eso trabajamos. Todos los que pensamos que la Argentina puede tener una visión diferente a Cambiemos y el kirchnerismo deben ser parte de este espacio de Alternativa Federal.

—¿Roberto Lavagna será candidato por Alternativa Federal?

—Sería buenísimo que participe, porque creo que en la medida en que sea lo más abierto, plural y diverso, nuestro espacio va a tener mucha más potencia. No soy de los que creen que la diversidad te debilita, todo lo contrario; en una sociedad moderna, el pluralismo y la diversidad te fortalecen.

Para el gobernador de Salta, Cristina Kirchner sigue siendo un límite en el armado del peronismo (Santiago Saferstein)
Para el gobernador de Salta, Cristina Kirchner sigue siendo un límite en el armado del peronismo (Santiago Saferstein)
“Quiero un jefe de Gabinete designado por el Congreso, que obligue a generar gobiernos de coalición”.

—¿Por qué el político cuando llega al poder tiene miedo de ir a una interna? Martín Lousteau lo planteó la semana pasada con relación a Cambiemos…

—Hay poca vocación de vivir en una sociedad democrática, entonces se busca desde un fuerte personalismo que las expresiones políticas sean expresiones personalistas. Entonces no se respeta la diversidad, no se cree en el pluralismo, porque se cree que eso es debilidad. Para mí las PASO son una herramienta interesante, porque las listas no las arma en una mesa de café un par de dirigentes políticos, las arma la sociedad, participando de una elección abierta, democrática, y vota quien quiere.

—¿La ex presidenta Cristina Kirchner sigue siendo un límite?

—En realidad el límite es nuestra propia construcción, porque si decimos que queremos ser una alternativa al macrismo y al kirchnerismo, ¿cómo lo vamos a hacer con alguno de ellos? Porque en el momento en que lo queremos hacer con alguno de ellos dos somos lo mismo.

—Pero es verdad que dentro de Alternativa Federal hay dirigentes con pasado dentro del kirchnerismo…

—El planteo es qué Argentina queremos a futuro. Si nosotros queremos una Argentina que pueda integrarse al mundo, que pueda plantear una lógica de determinados parámetros de seguridad jurídica, de respeto a la inversión, de políticas de apertura que permitan, protegiendo y colaborando a la competitividad de los sectores productivos locales, tener la posibilidad de tener una Argentina que pueda integrarse al mundo, inicialmente tiene que construir algo diferente a lo que ha construido el kirchnerismo, que es todo lo contrario.

—¿Qué relación mantiene hoy con el presidente Mauricio Macri?

—Tengo una buena relación. Creo que hemos colaborado en el transcurso de este tiempo a la gobernabilidad de Argentina, que necesita que los gobiernos, por más que no sean peronistas, puedan terminar su mandato y puedan hacer lo que quieren hacer. Falta un año para que termine este Gobierno, y no podrá decir que las cosas le salieron mal porque nosotros no ayudamos, le pusimos palos en la rueda. Hicimos todo para ayudar. Claramente las cosas no salen bien por la propia ineficiencia del Gobierno.

(Santiago Saferstein)
(Santiago Saferstein)
“Sería buenísimo que (Roberto Lavagna) participara”

—¿Cómo calificaría su gobierno?

—Es un gobierno que la calificación la pidió el propio Presidente, él quiso que lo califiquen con inflación y pobreza. Bueno, hay que mirar los indicadores y la respuesta está.

—Le pido que me diga tres medidas que tomó Macri durante su gestión y que usted hubiese optado por otro camino…

—Tarifas. La Argentina necesita una previsibilidad de las tarifas. No podemos, como usuarios y aquellos que tienen que prestar servicios públicos, estar sometidos a ver cuándo te pueden meter el tarifazo. La Argentina necesita tener un horizonte de acá a seis años en donde yo, usuario, sepa cuánto voy a pagar, y en donde el prestador sepa cuánto va a cobrar, y en base a eso se pueda financiar el mercado de capitales para hacer las obras que tiene que hacer con financiamiento, no asfixiando con las tarifas a los usuarios que no las pueden pagar. El segundo tema es haber avanzado en acelerar, aun cuando se han perdido unos cuantos años, el equilibrio fiscal.

Por otro lado, Argentina no necesitaba llegar al FMI porque todavía tenía hilo en el carretel dentro del mercado de capitales como para poder financiarse. Lamentablemente quisieron blindarse con el Fondo y a mi juicio eso generó más debilidad aún.

—¿Que evaluación hace de la actividad judicial durante el gobierno de Macri?

—Me quiero correr de la lógica de la evaluación de la Justicia en clave partidaria o de mandato de Poder Ejecutivo. Quiero vivir en una Argentina en donde el Poder Judicial no tenga nada que ver con el poder de turno, ni para un lado ni para el otro, donde garanticemos independencia de verdad. Aparte, le tenemos que dar herramientas para ser más eficientes; hay que poner en marcha el nuevo Código Procesal, que está dilatado hace tiempo; hay que avanzar con la reforma del Código Penal, hay que crear foros especializados.

Seguí leyendo: