El senador Marino precisó como prudente “no aceptar la postulación”. (Patricio Murphy)
El senador Marino precisó como prudente “no aceptar la postulación”. (Patricio Murphy)

El senador nacional de la UCR Juan Carlos Marino resolvió que no volverá a ocupar la vicepresidencia primera de la Cámara alta a raíz de la denuncia de abuso sexual en su contra. Lo anunció en la previa a la sesión preparatoria de renovación de autoridades, cuando a las 17 se votarán los parlamentarios que presidirán las sesiones legislativas durante el año.

A través de una carta, el dirigente radical ratificó su inocencia frente a las acusaciones pero consideró "prudente no aceptar la postulación" para encabezar un nuevo período, pese a que contaba con el apoyo del interbloque Cambiemos.

"Como todos ustedes saben, me encuentro atravesando un proceso judicial por una denuncia que realizaron en mi contra. Tal como lo expresé en su momento, quiero reiterar mi inocencia", sostuvo el pampeano en su misiva.

"Soy un hombre de la democracia y respeto profundamente la división de poderes-continúa el texto-, por eso me ajusté a derecho desde el primer momento y voy a esperar y respetar el desenlace judicial que, no dudo, demostrará mi inocencia".

Sin embargo, el senador insistió en que hasta tanto se dicte el fallo relacionado a la causa penal, "considero prudente no aceptar la postulación con la que me están honrando nuevamente".

La resolución fue tomada después de que en la reunión de Labor Parlamentaria, que tuvo lugar este mediodía, senadoras de distintos bloques advirtieran que votarían en contra y manifestarían su rechazo a su continuidad en el cargo, a causa de la denuncia en su contra por acoso sexual.

Marino es senador radical por La Pampa.
Marino es senador radical por La Pampa.

Si bien la UCR defendió al senador y el PRO manifestó su intención de acompañar a sus aliados radicales en la votación, Marino optó por evitar un conflicto en el recinto.

El escándalo con Marino se originó a fines de 2018, cuando una trabajadora de su despacho , Claudia Guebel, denunció que el senador la había manoseado. El dirigente había puesto a disposición sus fueros durante la controversia, pero no se había pronunciado acerca de su rol como vicepresidente primero de la Cámara.

Además de esa responsabilidad, Marino encabeza las bicamerales que administra la Biblioteca del Congreso y la que controla y fiscaliza las actividades de Inteligencia.

Seguí leyendo: