La Comisión Bicameral que investiga el hundimiento del submarino argentino ARA San Juan retomó su labor luego del receso parlamentario del verano. Con poca cantidad de legisladores presentes – solo 5 de los 12 titulares – el ente tomó declaraciones al Suboficial Ramón Polo y al Capitán de Navío Eduardo Cella Irigoyen.

Antes del inicio de la ronda de testimoniales, los legisladores dejaron firme su intención de solicitar a la Jueza Federal Marta Yañez, que está a cargo de la causa, que le permita a senadores, diputados y expertos en la materia que los asesoran presenciar la proyección de imágenes que tendrá lugar en el Servicio de Hidrografía Naval la última semana de febrero.

En los primeros minutos de la sesión el Secretario Administrativo de la bicameral dejó constancia que "la comisión trabajó durante todo el verano" pese al receso. Se refirió así a la labor de los empleados administrativos ya que, según supo Infobae, los legisladores no se reunieron luego de la última rueda de testimoniales que se llevaron a cabo en diciembre.

El submarino argentino ARA San Juan (NA)
El submarino argentino ARA San Juan (NA)

El primero en expresarse fue el Suboficial de Comunicaciones, Ramón Polo, quien instruyó a los parlamentarios acerca de sus propias limitaciones en el conocimiento de los hechos investigados. Quienes siguieron la emisión televisiva del interrogatorio dejaron entrever que los miembros del cuerpo no llegan a comprender claramente las diferentes responsabilidades que tiene en sus manos el personal militar de acuerdo a su jerarquía. Luego, el actual Subdirector de la Escuela Naval Militar y ex Comandante del ARA "San Juan", el Capitán de Navío Cella Irigoyen intentó clarificar las dudas de los legisladores.

Abrió la ronda la diputada Nilda Garré, quien le consultó al marino acerca de su propia experiencia como Comandante del submarino y le solicitó precisiones sobre la cantidad de horas de inmersión que acumuló.

La ex ministra de Defensa también pidió que le informe acerca de cuántas y de que gravedad fueron las fallas de importancia que tuvo el submarino durante el tiempo en que fue comandante. En ese sentido, Cella Irigoyen indicó que en todo el año detectó una sola avería que podía ser considerada de importancia.

En otro tramo de la declaración se expresó sobre los dispositivos de detección de gases (sobre los que un grupo de especialistas está realizando un informe técnico en este momento) y sostuvo que durante su gestión no utilizó los detectores instalados durante la reparación de media vida que se llevó a cabo durante la titularidad de Garré en el ministerio de Defensa. "No había reactivos para utilizar este sistema y usamos el sistema original de detección que funcionaba sin problemas", indicó.

El submarino apareció hundido a 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia
El submarino apareció hundido a 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia

¿Qué opinión le merece el accionamiento de la válvula E19 en inmersión que aparentemente realizó el Capitán Fernández (último comandante de la nave) durante el trágico viaje final del San Juan?, le preguntaron al militar. Cella Irigoyen destacó que existen maniobras prohibidas, sino que hay pautas de uso en cada sistema y que para el caso de mecanismos tales como las válvulas, estas llevan posiciones diferentes de acuerdo a cada estado del buque.

"En un ambiente controlado y en condiciones de seguridad, todo es realizable, incluso cuando ejecutamos un simulacro de incendio, simulamos situaciones de peligro pero tomando todos los recaudos", explicó. Además, recordó que el ingreso del agua al compartimento no se produce por la apertura o cierre de esa válvula sino por el flap externo del snorkel.

Garré, quien tuvo un protagonismo preponderante durante la jornada, exprimió los conocimientos y la capacidad didáctica del marino e indagó sobre los procedimientos que se llevan adelante en caso de incendio. Cella Irigoyen no dejó pasar la oportunidad de aclarar que oficialmente el Capitán Fernández informó sobre un "principio de incendio", que no es lo mismo que hablar de un incendio declarado.

La Comisión intenta dilucidar cuáles fueron los motivos que generaron el hundimiento del submarino
La Comisión intenta dilucidar cuáles fueron los motivos que generaron el hundimiento del submarino

Aclaró también que el submarino ARA San Juan tenía limitada su capacidad de inmersión a no más de 100 metros, en virtud que restaban realizar algunas verificaciones de funcionamiento que se debían realizar en dique seco.

En reiteradas ocasiones la Comisión pretendió que el oficial naval indicara que hubiera hecho al ocupar el lugar del capitán Fernández. Cella Irigoyen respondió que no estaba en condiciones de ponerse en ese lugar porque hay que evaluar el momento y la situación de ese instante.

A su turno, la senadora Magdalena Odarda, inició su interrogatorio sosteniendo que el declarante estaba cargando la responsabilidad del siniestro al fallecido Capitán de Fragata Pedro Fernández. El criterio no fue compartido por el resto de los miembros presentes.

Odarda ha dejado firme con anterioridad su criterio respecto a las eventuales responsabilidades que pudieron tener los tripulantes en la tragedia. "No voy a aceptar que se pretenda culpar a quienes no están para defenderse", aseguró.

Como contrapartida, tanto en sede judicial como en la comisión de expertos, y de parte de los peritos navales que tendrán responsabilidades como auxiliares de la justicia, se sostuvo que necesariamente todo debe ser investigado y eso incluye la eventualidad del error humano.

El Capitán Eduardo Cella Irigoyen
El Capitán Eduardo Cella Irigoyen

El Capitán de Ultramar Marcelo Covelli – uno de los marinos que asesora a la Comisión- explicó a los presentes las diferencias conceptuales de cada sistema de detección de gases explosivos instalados en el submarino. Detalló algunos riesgos que tiene la operación de ambos al mismo tiempo.

El Secretario Administrativo de la Comisión, el doctor Carlos Álvarez, si bien no tiene estatus parlamentario, irrumpió en el interrogatorio y aportó a un dato que alarmó a los presentes. Sostuvo que las planillas reservadas que están en el expediente dan cuenta de valores de concentración de hidrógeno a niveles que exceden el máximo permitido.

El diputado mendocino Guillermo Carmona solicitó a Cella Irigoyen que más allá de las hipótesis que tienen estado público, intente explicar que otra situación podría haber originado el siniestro. El militar fue contundente al afirmar que no visualiza otra vía de ingreso de agua que no sea por la tubería en la que se encuentra la válvula E19.

Tal como ha sucedido con otros testimonios, los legisladores intentaron que el ex comandante del submarino hiciera mención a un supuesto "preaviso" de alguna situación estructural o de los sistemas del buque que pudieran haber sido tomados como señal de alerta.

"En lo humano y en lo profesional fue el mejor año de mi carrera naval", señaló. Y agregó: "Nada me hacía suponer que hubiera una situación de peligro. Nadie sale a navegar sin entiende que su buque no está en condiciones de hacerlo".

Fotos: Sofía Areco / Comunicación Senado