La feroz puja por el recuento provisorio del resultado electoral, desatada desde fines del año pasado, suma ahora dos semanas más de tensión empresaria.

Según pudo saber Infobae, el Correo Argentino, a cargo de la licitación para la transmisión de datos de las PASO, las elecciones generales y el eventual ballotage, extendió el proceso de recepción de ofertas técnicas y económicas hasta el viernes 8 de marzo.

La licitación, que desde hace semanas está atravesada por una cada vez menos silenciosa puja entre INDRA y SmartMatic, las dos principales compañías que buscan quedarse con el negocio, debía empezar a definirse el próximo miércoles con la apertura de las ofertas técnicas, primero, y luego de las económicas.

Voceros del Correo aseguraron a este medio que la extensión de los plazos se explica por la cantidad de inquietudes que el organismo recibió durante estos últimos días por parte de las empresas: más de 110, según resaltaron. En ese sentido, la recepción de preguntas será ahora hasta el viernes 1 de marzo. Varias de las firmas interesadas en el negocio aún no habían sido informadas pasado el mediodía de este viernes.

El negocio, que en las elecciones legislativas del 2017 ascendió a 23 millones de dólares -este año podría alcanzar los 30 millones de dólares-, es monopolizado por INDRA desde que ganó la primera licitación en 1997 durante el gobierno menemista. La multinacional, de origen español, retuvo el escrutinio provisorio durante las gestiones de Fernando de la Rúa, de Eduardo Duhalde, de Néstor y Cristina Kirchner, y de Mauricio Macri. En total, once comicios.

Este año, sin embargo, el Gobierno dejó trascender a los competidores de INDRA, liderada en nuestro país por Ricardo Viaggio, un ex SOCMA en sus tiempos lejanos, que quería abrir el negocio. En esa apertura, SmartMatic, una firma creada en Estados Unidos, con sede en Londres y que en la última década tuvo una activa participación en los procesos electorales de Venezuela del gobierno chavista, asoma como la principal amenaza de INDRA.

De hecho, según pudo reconstruir este medio, en estas semanas se multiplicaron los contactos entre SmartMatic y funcionarios de la actual administración. Hay mensajes cruzados entre cabilderos de la compañía e integrantes del entorno de Mauricio Macri.

Según el llamado a licitación del correo estatal, "el oferente deberá acreditar una antigüedad en materia de tecnología electoral no menor a diez años" y "experiencia acreditada mediante certificaciones en implementaciones exitosas de procesos de recuento de resultados electorales de similares características y envergadura (mínimo 90.000 mesas electorales) a nivel nacional y/o extranjero". En los últimos comicios, el total de mesas ascendió a 98.000.

"El Correo Oficial de la República Argentina contratará el servicio de recuento provisional de las elecciones nacionales 2019 que permita realizar la carga de los resultados de las mesas electorales, el procesamiento, la fiscalización, la publicación y la difusión de los cómputos a nivel nacional y distrital, para las elecciones de cargos nacionales (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), Generales y eventual Segunda Vuelta Presidencial) y para las elecciones de cargos provinciales hasta legislador provincial, en caso de simultaneidad, que se celebrarán durante el año 2019″, introduce el pliego de licitación, destinado a difundir los resultados "a partir de las 21 horas de la jornada electoral". El escrutinio definitivo está en manos de la Justicia electoral.

Según fuentes del mercado y del correo oficial, además de INDRA y SmartMatic hay al menos tres firmas más que mandaron inquietudes respecto al pliego de licitación y que participarían de la puja. Se trata de Magic Software Argentina (MSA) -que se alzó, por ejemplo, con el negocio de la Boleta Única Electrónica en la ciudad de Buenos Aires, en el 2015, y que este año se quedaría con varios procesos provinciales-, la compañía del español Jesús Gil Ortega -un ex INDRA que dejó la empresa, según trascendió formalmente, por las irregularidades detectadas en los contratos electorales de los comicios en Angola años atrás-, y la colombiana Carvajal Tecnología asociada a Thomas Greg & Sons, a cargo de los comicios en aquel país.

La cara visible en la Argentina de ese holding es Camilo Bautista, un empresario que tuvo problemas legales en Colombia y que en nuestro país se muestra como el representante del equipo de polo Las Monjitas, que el año pasado fue subcampeón del abierto de Palermo y que entre sus principales auspicios lo tiene a Thomas Greg & Sons.

SEGUÍ LEYENDO: