Representantes de la DAIA, familiares y allegados de Alberto Nisman participaron de un acto privado en el cementerio judío de La Tablada
Representantes de la DAIA, familiares y allegados de Alberto Nisman participaron de un acto privado en el cementerio judío de La Tablada

Cuando el reloj marcaba las 9:30, el día quiso aclararse y unos rayos de luz se filtraron por la barrera de nubes. Fueron apenas unos segundos. Rápidamente, el cielo de La Matanza regresó a su color plomizo y mantuvo el tenor funerario hasta el comienzo de la ceremonia por el cuarto aniversario de la muerte del fiscal Alberto Nisman, en el Cementerio Israelita de La Tablada. Sobre Donovan al 700 y las calles aledañas, un importante operativo policial se desplegó alrededor del perímetro para preservar el acceso a la liturgia.

El encuentro comenzó puntual, a las 10 de la mañana. Estuvieron los miembros del consejo directivo de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), allegados y algunos familiares. De la dirigencia política asistió el secretario de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, quien llegó sobre el final de la reunión, y el diputado nacional de Cambiemos, Waldo Wolff. Ya habían ido a homenajes anteriores.

El cuarto aniversario de la muerte de Nisman se conmemoró en un marco de sobriedad y perfil bajo. "Recogimiento" fue la palabra destacada por la máxima autoridad comunitaria que estuvo presente en la jornada, el vicepresidente segundo de la DAIA, Marcelo Taussik.

"Es un día de recogimiento y de duelo, donde cuatro años después de la muerte del fiscal Nisman estamos aquí reunidos porque queremos preservar la memoria, y luchar por la verdad y la justicia", leyó Taussik un breve texto preparado para la prensa. Fue lo único que se dijo públicamente. Tampoco se admitieron preguntas.

A diferencia de otros años, de la ceremonia en La Tablada se ausentó el círculo familiar más íntimo del fiscal. No estuvo la ex esposa y jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien semanas atrás renunció a la querella de la investigación por sufrir amenazas  y para "preservar la paz del grupo familiar". Tampoco estuvieron sus hijas, Iara y Kala.

La madre de Nisman, Sara Garfunkel, estuvo comprometida en Israel para participar del acto recordatorio que le hicieron al fiscal en el bosque de Ben Shemen, un sitio que recuerda a las víctimas de los atentados a la AMIA y de la Embajada de Israel en Buenos Aires. Allí la acompañaron los presidentes de la DAIA, Jorge Knoblovits, y de AMIA, Agustín Zbar, y el embajador argentino en Tel Aviv, Mariano Caucino. El titular del Parlamento israelí, Yuli Edelstein, tomó un rol central al pronunciar unas palabras en el evento y colocar un olivo al lado del monumento auspiciado por la organización no gubernamental el Keren Kayemet LeIsrael (KKL).

A las 18, se espera que la ciudadanía se exprese públicamente en la Ciudad de Buenos Aires, en torno al Obelisco. La convocatoria fue compartida por redes sociales con la consigna #TodosSomosNisman. La más recordada y multitudinaria de las protestas fue la "marcha de los paraguas", impulsada por un grupo de jueces y fiscales del fuero federal al mes de producirse la conmoción nacional.

El secretario de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman
El secretario de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman
El diputado nacional de Cambiemos Waldo Wolff
El diputado nacional de Cambiemos Waldo Wolff

"Justicia, justicia perseguirás. Que nunca más se persiga a nadie en nuestro país por pensar distinto. Que lo único perseguido sea la justicia", opinó en su cuenta de Twitter el diputado de Cambiemos y ex presidente de la DAIA, Waldo Wolff. Con el mismo tenor, por la red social, el secretario Bergman habló de "impunidad" y cuestionó a "quienes lo desprotegieron, lo mataron, difamaron y encubrieron su magnicidio".

En el pequeño acto privado en el cementerio judío más importante de la región, los presentes escucharon el Kadish, un rezo de recordación. Como en el resto de los escenarios, el discurso dirigido reclamó por el esclarecimiento de lo ocurrido con Nisman. Para el juez Julián Ercolini, el fiscal Eduardo Taiano y la Cámara Federal se trató de un homicidi. "Nunca olvidaremos su tenaz y valiente trabajo para buscar justicia para las 85 personas que fueron asesinadas y que aún no pueden descansar en paz", dijo Taussik durante la ceremonia.

Para antes de las 10:20, todo había concluido. Algunos dejaron flores y hubo ofrendas de piedras sobre la tumba, un ritual característico del pueblo judío. El cielo seguía de color plomo. Es el día anterior al shabat.

Fotos: Lihueel Althabe

Seguí leyendo: