Miguel Ángel Pichetto (Diego Medina)
Miguel Ángel Pichetto (Diego Medina)

"Cuando salen algunos a hablar en hacer una reforma, porque se quedaron cortos, están augurando un modelo mucho más radicalizado y eso me parece que no es conveniente". Sin hacer mención de nombres propios, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto volvió a poner una distancia con el kirchnerismo en relación a la estrategia electoral para los comicios de octubre.

Para el jefe de la bancada Alternativa Federal, que se anotó como precandidato presidencial y, al mismo tiempo, impulsa la candidatura del ex ministro de Economía Roberto Lavagna, en las elecciones es necesaria "la construcción de candidatos democráticos para el Congreso que no tengan visiones radicalizadas, de construcciones que no tengan que ver con reformas chavistas de la Constitución, esos disparates que pongan en riesgo a la Argentina".

En esta línea, y consultado por radio Mitre, Pichetto afirmó que hoy las encuestas muestran que "hay un 30%/35% de la población que no votaría" ni por Mauricio Macri ni por Cristina Kirchner. "Hay un espacio para crecer", aseguró.

Con relación a Lavagna, con quien se reunió esta semana en la ciudad balnearia de Pinamar, el senador afirmó que el ex ministro de Economía "es un hombre preocupado, interesado en los acontecimientos políticos de la Argentina, que oportunamente decidirá si será candidato; es un hombre con prudencia, está observando el desarrollo del escenario político".

Roberto Lavagna y Miguel Ángel Pichetto en Cariló
Roberto Lavagna y Miguel Ángel Pichetto en Cariló

"Tiene una lucidez extraordinaria, es muy activo, dinámico, lleva muy bien su edad; hay una tendencia en el mundo en la elección de un hombre experimentado", agregó Pichetto en relación a la edad de Lavagna (76). Por otro lado, ratificó la necesidad de buscar la unidad del peronismo no kirchnerista: "Hay que hacer un gran esfuerzo para hacer una agenda de Estado para sacar a la Argentina de la crisis", planteó.

Sobre la reunión que también mantuvo esta semana con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, destacó que sirvió para dialogar entre otros temas sobre la importancia de avanzar en la ley de financiamiento de los partidos políticos, y no descartó que el proyecto se pueda debatir en las sesiones extraordinarias del Congreso en febrero próximo.

La ley de financiamiento de los partidos políticos fue incluida en el temario de extraordinarias que envió en diciembre el gobierno nacional, pero finalmente no fue debatida en el recinto por falta de acuerdos.

Seguí leyendo: