El Gobierno adiestrará a las fuerzas de seguridad en los nuevos lineamientos de la doctrina que impulsa Patricia Bullrich en torno al uso de armas de fuego. (Maximiliano Luna)
El Gobierno adiestrará a las fuerzas de seguridad en los nuevos lineamientos de la doctrina que impulsa Patricia Bullrich en torno al uso de armas de fuego. (Maximiliano Luna)

El Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, ultima detalles para que las fuerzas bajo su mando se adecúen al nuevo protocolo de actuación policial. La cartera resolvió hoy que los agentes tengan una capacitación complementaria ajustada a la controversial normativa oficializada en diciembre pasado, y que otorga una mayor discrecionalidad en el uso de sus armas de fuego cuando sucede una situación de "peligro inminente", esto es, ante la comisión de delitos graves y persecuciones.

En concreto, la decisión instruye a Gendarmería (GNA), Policía Federal (PFA), Prefectura Naval (PNA) y la Policía de Seguridad Aeroporturia (PSA) a realizar una capacitación en torno a la "Reglamentación General de Uso de Armas de Fuego", el nombre oficial de la resolución 956/2018 que amplió las prerrogativas de las policías para actuar contra el delito. Los uniformados deberán realizar el curso en los próximos seis meses.

La directiva quedó rubricada este jueves en el Boletín Oficial a través de la disposición 2/2019, firmada por el subsecretario de Formación y Carrera del Personal de las Fuerzas Policiales y de Seguridad, Juan Carlos Pugliese. Del texto se desprende que Pugliese será el funcionario de coordinar la instrucción "complementaria" que lleva adelante cada una de las fuerzas federales, en el marco del Plan Anual de Capacitación que consta de un ciclo lectivo mínimo de 9 meses para el cargo de suboficiales.

Desde la cartera de Seguridad indicaron a Infobae que, además de la inclusión del nuevo reglamento y sus aspectos legales, se utilizaran en la enseñanza de este ciclo nuevos formatos digitales con contenidos audiovisuales, a fin de agilizar el estudio y la consulta en casos concretos a través de computadoras y teléfonos inteligentes.

Según se desprende de los fundamentos de la disposición, la estrategia del Ministerio es "incrementar y homogeneizar la formación a nivel federal". Puntualmente, actualiza los manuales de "competencias actitudinales" de las fuerzas policiales, entre las que se destacan "la perspectiva del modelo de uso racional de la fuerza, la comprensión del rol policial, el compromiso democrático y la templanza".

De esta manera, el Gobierno nacional da un paso adelante para que las directrices de la ministra Bullrich lleguen a cada uno de los agentes de las fuerzas federales. El cambio del paradigma comenzó a ponerse en funcionamiento desde el año pasado, tras el estallido de la polémica por el caso del policía Luis Chocobar, quien fue procesado por la muerte de Pablo Kukok, un joven de 18 años que robó e hirió de gravedad a un turista norteamericano en el barrio porteño de La Boca.

"La doctrina que tenían nuestras fuerzas de seguridad era una doctrina que los dejaba totalmente inermes y los ponía en el lugar de victimarios cada vez que actuaban", dijo Patricia Bullrich semanas atrás, al justificar la creación del nuevo reglamento sobre de armas de fuego.

Aunque en la Casa Rosada se sienten confiados en el manejo de la agenda de seguridad, la discusión sobre el uso de la fuerza policial está lejos de cerrarse. Se reavivó en los últimos días con el anuncio de compra de 300 pistolas Taser, unas armas no letales que disparan descargas eléctricas. Según se informó oficialmente, la intención es emplearla en una primera etapa en espacios cerrados, como aeropuertos y trenes.

La cartera de Seguridad de la Nación impulsa el uso de las pistolas eléctricas Taser para la prevención y disuasión del delito.
La cartera de Seguridad de la Nación impulsa el uso de las pistolas eléctricas Taser para la prevención y disuasión del delito.

El jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, anticipó que la policía porteña empezará a usar esas pistolas a partir de marzo en el subte, después de una "previa capacitación". En paralelo, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal también compró ese armamento eléctrico, aunque le dará una función especial: lo empleará el Grupo Halcón para hechos como toma de rehenes, según anunció el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.

En la Ciudad de Buenos Aires, un fallo judicial frenó la aplicación del nuevo reglamento de uso de armas de fuego. En 2015, sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia porteño dio luz verde a que se haga uso de las Taser.

Para defenderse de las críticas, el Gobierno nacional insiste en que la doctrina está a tono con los postulados de derechos humanos y con los "Principios Básicos Sobre el Empleo de la Fuerza y Armas de Fuego por los Funcionarios de hacer Cumplir la Ley", que fueron adoptados por la asamblea de Naciones Unidas en los años 1979 y 1990.

Seguí leyendo: