Uno de los obsequios que recibió Macri y que tuvo que publicar en el registro
Uno de los obsequios que recibió Macri y que tuvo que publicar en el registro

En enero del año pasado, Mauricio Macri realizó una gira por Europa en la que visitó a varios jefes de Estado con el objetivo de conseguir inversiones para el país. La primera parada de su periplo por el viejo continente fue Rusia, donde además de mantener un sinfín de reuniones con empresarios fue recibido también por el propio presidente Vladmir Putin. En medio del encuentro y ya con algunos convenios firmados entre ambos mandatarios, el líder ruso tuvo un gesto con la primera dama, Juliana Awada -fiel acompañante de su esposo en casi todos los viajes- y le dio un valioso regalo: un exclusivo medallón tallado con el dibujo de un águila bicéfala, uno de los símbolos de ese país.

Para cualquiera sería un objeto a atesorar por siempre, pero para la familia presidencial no fue posible conservar la joya. ¿El motivo? Por un decreto reglamentario firmado por el propio Macri en 2016, todos los funcionarios del Poder Ejecutivo están obligados dar a conocer los regalos recibidos y los viajes que realicen financiados por terceros. El registro es público y está bajo la órbita de la Oficina Anticorrupción (OA). En su normativa se indica, entre varias cosas, que por más pequeño que sea, cada obsequio deberá ser informado, aunque también establece en qué situaciones el funcionario puede quedarse con el regalo y en cuáles deberá delegarlo al patrimonio del organismo para el que trabaja.

El decreto comenzó a regir en febrero de 2017 y desde entonces se registraron 2381 obsequios, de los cuales 1311 corresponden al 2018. Según un relevamiento hecho por Infobae, el año pasado el más agasajado y por mucha ventaja, fue el presidente Macri, quien recibió un total de 560 presentes. Es decir, casi la mitad. Este número podría incrementarse cuando el mandatario publique los que recibió entre el 20 y el 31 de diciembre, la época del año en la que se acostumbra a dar muchos regalos. De las decenas de obsequios del jefe de Estado, algunos sobresalen por sobre el resto.

Macri y Awada en su llegada a Rusia en enero del año pasado
Macri y Awada en su llegada a Rusia en enero del año pasado

Por ejemplo, recibió un cuadro en bronce con la forma de Evo Morales, el presidente de Bolivia, obsequiado por el propio mandatario del país vecino. En marzo, la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Katarovic, le regaló una camiseta del seleccionado de fútbol de su país con el apellido Macri en la espalda, sin sospechar que tres meses después, el equipo europeo sería uno de los verdugos de la Argentina en el Mundial de Rusia. En mayo, en el marco de la reinauguración de los Talleres Ferroviarios de la localidad de Mechita, el Presidente fue homenajeado con una Mamuschka (la tradicional muñeca rusa) y un pañuelo ruso, obsequiados por un ciudadano de ese país. El intendente de la localidad de Quimilí -Santiago del Estero- le regaló un saco tejido color naranja, mientras que el ex presidente paraguayo, Horacio Cartés le dio una camisa guayabera.  A esto hay que sumarle libros, kits de asado, vinos, artesanías, una gran cantidad de comida y hasta un perro de peluche registrado el 4 de mayo.

El que le sigue en el listado a Macri pero mucha distancia es el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, quien por sus viajes y actividad propia de la diplomacia, es de los que más recibió regalos. El canciller registró en 2018 un total de 50 presentes, entre los que se destacan una caja metálica y gemelos de color lapislázuli, que se los dio el ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Chile, Heraldo Muñoz. También le obsequiaron tres corbatas, provenientes de las embajadas italiana y croata y del ex ministro de Relaciones Exteriores de España, Alfonso Dastis. Suma también lapiceras, mates, un toro de porcelana y algunas obras de arte.

Germán Garavano, ministro de Justicia, fue otro de los que más recibió regalos. Con un total de 42 artículos, el funcionario registró muchos libros y algún que otro objeto. Se destacan un diccionario italiano del crimen que obtuvo en un acto del Ministerio y un pisapapeles con el escudo de los Estados Unidos. También le dieron un perchero de pared hecho a mano en madera y un frasco de miel "Néctar de los Dioses".

Sigue en el ránking el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que recibió un buen número, incluso de dirigentes de otras fuerzas políticas, como por ejemplo el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, quien durante una visita a esa provincia le dio un portaretrato. Le regalaron, entre varias cosas, un cinturón de alpaca, quesos y vinos.

El listado de los que más recibieron regalos
El listado de los que más recibieron regalos

Otra de las destacadas es la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, con 19 obsequios. Entre ellos, dos latas decoradas de 20 centímetros que contienen té en hebras, que le otorgó el viceprimer ministro de Seguridad de China, Wang Xiaohong, una caja de vino con un set para servir, un champagne Pomery y una cartera de cuero roja.

Al ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, le obsequiaron 16 regalos. Entre ellos un set de arco y flechas artesanales, que le dio una persona a la que identificaron como Noemí López, aunque sin mayores datos. También registró una casita en miniatura de Tucumán, un shampoo y una caja con productos de una reconocida marca de alfajores.

El ex vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, llegó a recibir 13 artículos antes de dejar el gobierno. Su caso tiene la particularidad de que todos los obsequios del año pasado, los registró el 25 de enero, pero en realidad los recibió en 2017. Por eso figuran en el listado de 2018. Otro detalle es que según los datos, el entonces funcionario se quedó con todos, ya que fueron alimentos.

Mamuschka, la tradicional muñeca rusa (Grosby)
Mamuschka, la tradicional muñeca rusa (Grosby)

El secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, obtuvo 18 regalos y uno de ellos fue el más llamativo. El ex presidente de la Sociedad Rural recibió una papa de cerámica a manos de Christian Schmidt, ministro Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania en el marco de la gira de enero del año pasado de Macri por Europa. Se trata de una artesanía conocida como "The Frederik Potato", representativa de ese país. Además, cuenta con un cinturón de cuero que le obsequió el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet y una artesanía en madera con forma de abeja.

Javier Iguacel, ex secretario de Energía, tuvo 17 regalos, registrados en su mayoría el mes pasado poco antes de renunciar al cargo. Entre ellos, una caja de langostinos, camarones, mejillones de Luis Galli, CEO de la firma Newsan, y un mate que le dio Margarita Barrientos. El presidente del Senasa, Ricardo Negri, también recibió una mamuschka. Fue la segunda muñeca rusa que le regalaron a alguien del Gobierno.

Capítulo aparte merece la ex presidente Cristina Kirchner, quien tiene registrados varios de los objetos que le dieron cuando era la jefa de Estado. Según la OA, se trata de "una inscripción provisoria de artículos por una comunicación judicial" del juzgado del juez federal Claudio Bonadio, en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas K, en la que está acusada de asociación ilícita. Entre ellos, hay lapiceras lujosas, joyas y conmemoraciones.

Por el momento, en los pocos días de 2019, hay cuatro regalos reportados, que corresponden a la misma cantidad de funcionarios. En todos los casos, los obsequios fueron vinos.

Qué dice la Ley

Según el reglamento, deben incorporarse al patrimonio del Estado los obsequios cuyo valor supere los $6400 o que sean representativos del vínculo con el Estado u organismo que los haya entregado (por ejemplo: una placa con el nombre del organismo que entrega el obsequio y el que lo recibe). Independientemente de su valor, no es necesario incorporar los artículos comestibles. Lo que sí es que todos deben ser registrados, sin excepción. Deben ser destinados a cualquier organismo del Estado con fines de educación, acción social, salud o al patrimonio histórico cultural.  Si no es apto para esos fines, se debe agregar al organismo donde cumple funciones quien que lo recibió.

Pero no cualquier regalo se puede aceptar. Según la Oficina Anticorrupción, "sin importar que se trate de cortesía o costumbre diplomática, los obsequios nunca podrán provenir de personas que tengan ciertos vínculos con el órgano en el que el funcionario se desempeña". Entre ellos, se cuenta que sean contratistas, concesionarios o proveedores, que busquen una decisión del organismo, que realicen actividades reguladas o controladas por ese organismo o que tengan intereses que puedan verse afectados por una decisión del ente. En estos casos, los obsequios deben ser rechazados o devueltos. La única excepción a esta prohibición es que los obsequios sean entregados en eventos, actos, visitas o actividad oficial pública.