En una nueva jornada de sesiones extraordinarias, la Cámara de Diputados  buscará aprobar hoy el proyecto de ley que agrava las penas de los grupos "barrabrava" que cometan actos de violencia o vandalismo en los estadios de fútbol.

La iniciativa obtuvo dictamen favorable el jueves pasado y será tratada a partir de las 12.30. Por estas horas, sin embargo, varios artículos están en plena negociación y el texto elevado podría sufrir algunos cambios a fin de lograr un mayor consenso.

El bloque oficialista Cambiemos tenía previsto aprobar el proyecto la semana pasada, pero las disidencias de diputados de diferentes fuerzas opositoras hicieron postergar su tratamiento. Aunque no se descartan nuevas modificaciones, fuentes partidarias de la oposición indicaron a Infobae que se espera que el proyecto sea aprobado "en general" por el cuerpo.

El texto original recibió varias modificaciones luego de su paso por un plenario de las comisiones, que incluyeron la disminución de algunas penas para que estén en equilibrio con el anteproyecto de Código Penal que el Gobierno enviará en marzo próximo al Congreso.

El diputado Alfredo Olmedo
El diputado Alfredo Olmedo

Desde el oficialismo insistían en algunos puntos durante la previa de la sesión; entre ellos mantener algunas penas previstas en el borrador girado por Cambiemos y que algunos delitos dejen de ser excarcelables como se estableció en el dictamen, así como también incorporar artículos referidos a la prevención de ese tipo de hechos.

Uno de los artículos que están en carpeta es la figura del arrepentido para las actividades ilícitas que se produzcan en los clubes. Quien deslizó esta posibilidad este fin de semana fue la diputada Gabriela Burgos (UCR-Jujuy), presidente de la comisión de Legislación Penal.

Otro aspecto que genera diferencias entre los bloques es la prohibición de que sea incompatible el ejercicio de un cargo público y ser directivo de clubes o asociaciones como la AFA, la FIFA y la Conmebol. Es uno de los reclamos que realiza la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

Agustín Rossi y Fernando Espinoza
Agustín Rossi y Fernando Espinoza

"No queremos que las mafias del fútbol gobiernen nuestro país. Por eso la ley de barras es una oportunidad para separar política, justicia y fútbol", escribió Carrió en su cuenta de Twitter.

Desde el interbloque Argentina Federal, el diputado Pablo Kosiner rechazó ese posible agregado: "Ambas funciones no deben ser incompatibles, en muchos pueblos del interior hay dirigentes con la voluntad para desarrollar apropiadamente los dos roles en beneficio de la sociedad". Y añadió:  "Estamos de acuerdo con el espíritu del proyecto, pero tiene que ser una ley que comprenda las distintas realidades del país y no esté pensada solamente para Buenos Aires".

En general, la normativa propone convertir en delitos penales varias conductas que actualmente se consideran faltas o contravenciones. Además, se agravan aquellas en las que intervienen barrabravas o hay dirigentes involucrados.

En este sentido, en el despacho de la Cámara baja se establece que la venta de entradas falsas tendrá una pena de 6 meses a 2 años de cárcel, mientras que se dispone prisión de 2 a 8 años si el delito fuese cometido por un organizador, protagonista o integrante de un grupo.

También se jerarquiza con distinto grado de punibilidad a aquellos que porten armas en espectáculos deportivos o las guarden en los estadios; que ocasionen avalanchas; que ejecuten agresiones o intimidaciones o que obstruyan el tránsito aunque no se generen situaciones "de peligro".

Desde el Frente para la Victoria (FpV) señalaron que acompañarán la propuesta del oficialismo, aunque mantienen su apoyo al dictamen de minoría elaborado por el diputado y ex gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli.

Si Diputados otorga su visto bueno, la iniciativa estará en condiciones de ser debatida el miércoles en el Senado.

Reimpulso del oficialismo

El Gobierno tiene la intención de sancionar el proyecto antes de fin de año y quiere que se aplique la norma "de manera inmediata" en los campeonatos de fútbol local. Por lo tanto, de ser aprobada, la normativa comenzará a regir cuando se reinicien los partidos en la segunda semana de enero de 2019, durante los torneos de verano que se juegan alrededor del país.

Desde el 2016 que el oficialismo quiere una ley para perseguir a los barrabravas y los negocios vinculados al fútbol que financian a estos grupos. Ese proyecto perdió estado parlamentario durante este año; sin embargo, los hechos de violencia ocurridos en la Superfinal de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate ofreció el marco para que el Gobierno volviera a reinstalar la cuestión.

Durante la sesión, la Cámara de Diputados debatirá también la denominada ley "Micaela", que establece la capacitación obligatoria con perspectiva de género para todos los funcionarios públicos de los tres poderes del Estado. El tema fue impulsado por los diputados de la oposición y el Gobierno decidió incluirlos en una ampliación del temario de las sesiones extraordinarias.

FOTOS: Patricio Murphy

SEGUÍ LEYENDO: