(Foto: NA)
(Foto: NA)

A poco de cumplirse los tres años de la llegada de Mauricio Macri al poder, la prestigiosa intelectual Beatriz Sarlo hizo un balance de la gestión del presidente en el que no ahorró calificativos.

"Macri me parece un ignorante", dijo Sarlo en diálogo con la periodista Luciana Geuna en el programa "La edad de los por qué", en Radio con Vos, y añadió: "Macri decía que todo se arreglaba en tres meses: eso fue hipocresía o cinismo. Ingenuidad no".

Para Sarlo, en el debate presidencial "Macri decía que todo se arreglaba en tres meses: inflación, productividad, desempleo. O era una mentira o un acto de tontería. Todos los economistas tenían los números. Eso fue hipocresía o cinismo, ingenuidad no".

Luego de considerar que el presidente no le resulta un político interesante, enumeró los motivos de esa afirmación: "Macri no venera a la cultura; podría reemplazarlo por otras cosas, pero no veo muchas más virtudes por cuáles reemplazarlas, no habla bien, no trabaja 24 horas por día, quizá sepa dar buenas órdenes verticalmente".

La profesora universitaria y autora del best seller Escenas de la vida posmoderna sostuvo que mientras "con los intelectuales kirchneristas tuve un diálogo abierto", "en el macrismo no hay intelectuales". "Soy de esas personas que no decía antes se debatía mejor. Si bien fui muy criticada por algunos kirchneristas, sobre todo en redes sociales, mi diálogo con los intelectuales kirchneristas importantes, distinguidos fue un diálogo abierto, así como he mediado con los intelectuales que trabajan en el macrismo, pese a que no fui kirchnerista ni soy macrista. Durante todo el kirchnerismo he tenido diálogo con los funcionarios, con el macrismo sigo tratando con los que conozco. Pero son funcionarios, saquemos la palabra intelectuales". No obstante, dijo que no tiene "una relación" bélica con el macrismo, y contó que almorzó "hace poco" con el secretario de Cultura Pablo Avelluto.

En su análisis, Sarlo también se refirió al G20 y el éxito que el macrismo le atribuyó a su organización: "El macrismo tiene una confianza desmesurada y ahí yo diría que es ideológico- en lo que significa una foto. Todos los presidentes se sacan fotos con todo el mundo, pasó en el G20, una foto no significa una gran cantidad de inversiones". Además, consideró que el mandatario sólo "profundizó" el legado que heredó de Cristina Kirchner, en referencia a los acuerdos que el mandatario suscribió con China, siguiendo el camino iniciado por su antecesora.

Como único mérito, Sarlo reconoció al Gobierno "un cambio positivo" respecto de que "han dejado de meterse de manera tan obvia con la prensa. Era un poco sofocante el manejo de la pauta y la campaña contra la prensa".

Por último, consideró que como "en Argentina no hay tercera fuerza", entonces "los votantes irán por Cristina o van por Macri" por lo que anticipó que votará en blanco: "que cada uno sea presidente con los votos que saquen, no con el mío".