Carlos Rívolo, fiscal colaborador de Carlos Stornelli en la causa de los cuadernos de las coimas K, se refirió al artefacto explosivo que detonaron en la casa de Claudio Bonadio, juez que actúa en la misma causa.

Ante lo sospechoso del caso, que fue precedido por uno similar en el cementerio de la Recoleta, en donde una mujer anarquista arrojó una bomba casera en la tumba de Ramón Falcón, Rívolo dijo estar "preocupado" por cómo funciona el anarquismo "como expresión en contra del Estado", pero aclaró que no lo vincula directamente a la investigación por corrupción que involucra a funcionarios del gobierno kirchnerista y empresarios: "No podría atarlo específicamente con la causa cuadernos". 

Sin embargo, advirtió que no fue casualidad que la víctima haya sido Bonadio: "El acontecimiento de haberle arrojado un artefacto explosivo en la casa de Bonadio y no de cualquiera tiene una cuestión de símbolo de que es un juez que tiene un protagonismo importante". 

El paquete bomba hallado en la casa de Bonadio
El paquete bomba hallado en la casa de Bonadio

Asimismo, fue más allá en el debate y opinó que Argentina "es un país débil" porque no se permite pensar diferente: "Yo no te puedo decir a vos lo que pienso porque vos por ahí me tiras piedras en contra de lo que yo pienso. Que afuera del Congreso haya una batalla campal me parece que es de un país que aún cuesta escuchar al otro. Es una enorme pelea escuchar al otro".

Y agregó: "Por eso muchas veces y en muchos casos el discurso del odio está permitido. Que una persona pueda expresar que está a favor de cosas aberrantes no está prohibido en el mundo. A nosotros nos cuesta tolerar esto, el gran inconveniente es cuando pasa a la acción. Después yo te dejo expresarte porque te voy a combatir en el plano de la idea".

Claudio Bonadio (Adrián Escandar)
Claudio Bonadio (Adrián Escandar)

Sobre cómo lo notó a Bonadio tras el ataque, Rívolo contó que lo vio "con una preocupación racional porque su casa se exhibe en términos mediáticos" pero no está "afectado respecto del tema del trabajo".

"No encontré a alguien quebrado ni extremadamente preocupado, sino a alguien racionalmente con un grado de preocupación", completó en diálogo con radio La Red.