Pérez Corradi, esposado, con casco y chaleco antibalas, sale de Comodoro Py (Foto: F. Ramella)
Pérez Corradi, esposado, con casco y chaleco antibalas, sale de Comodoro Py (Foto: F. Ramella)

"La sacó barata", repiten en el entorno de Ibar Esteban Pérez Corradi luego de la condena de 7 años de cárcel por el tráfico de efedrina. Los investigadores judiciales que siguieron sus causas coinciden con el análisis. Ocurre que el empresario lleva más de dos años detenido y en 2019 ya podría pedir libertad condicional, siempre y cuando no reciba otras condenas. Como sigue en el Programa de Protección de Testigos, el empresario podría terminar en una "casa segura", una suerte de prisión domiciliaria con estrictas medidas de seguridad. Antes, sus abogados intentarán una reducción de la pena ante la Cámara de Casación, pudo saber Infobae.

Pérez Corradi seguirá detenido en las cárcel de Marcos Paz, donde fue trasladado luego de varios escándalos protagonizados en el edificio Centinela de Gendarmería, su primer destino en la Argentina. "Está vigilado y no puede tener contacto con otros presos porque sigue bajo el Programa de Protección de Testigos", explicaron fuentes de su defensa.

En Tribunales aseguran que siguen recibiendo quejas por sus constantes reclamos en la cárcel y recuerdan que hasta presentó un habeas corpus para poder masturbarse sin que lo vigilen con cámaras.

Sus ex mujeres también tienen vigilancia. Liliana Raquel Aurehhuliu, su ex esposa en la Argentina, aún tiene custodia de Gendarmería, y su última pareja vive en Paraguay pero es custodiada cada vez que ingresa al país.

Liliana Aurehhuliu, ex esposa de Ibar Pérez Corradi
Liliana Aurehhuliu, ex esposa de Ibar Pérez Corradi

En el entorno de Pérez Corradi no hay tiempo para festejar. El 27 de noviembre arranca su segundo juicio, ante el TOF 5. Esta vez es por lavado de dinero. Se lo acusa de haber facilitado su cuenta bancaria para blanquear $312.677,79 de empresas y obras sociales vinculadas a la mafia de los medicamentos. En concreto, depositó en su cuenta seis cheques de la droguería Multipharma y otros seis de la Obra Social Bancaria (OSBA) que tenían como beneficiarios a la droguería San Javier, de Néstor Lorenzo, y que luego fueron retirados en efectivo.

Esa causa, investigada por el juez Sebastián Casanello, se reactivó cuando Pérez Corradi fue capturado en Paraguay.

En diciembre, Pérez Corradi también enfrentará otro juicio oral ante un tribunal oral en lo Penal Económico por el envío a Estados Unidos de 80 dosis de oxicodona, un analgésico derivado del opio.

Además de esos dos juicios, el empresario sigue siendo investigado por el Triple Crimen de General Rodríguez. En diciembre de 2016, la jueza María Servini dictó una falta de mérito que luego fue revocada por la Cámara Federal. Desde entonces, sigue bajo investigación.