Insólito: invitaron a exponer en un congreso sobre "compras gubernamentales" al ex funcionario procesado por la adquisición del edificio de la Procuración

Guillermo Bellingi pidió permiso para salir del país y se lo denegaron

Edificio de la Procuración
Edificio de la Procuración

La Cámara Federal confirmó en septiembre pasado el procesamiento de Guillermo Bellingi, quien fuera subdirector de la Procuración General de la Nación por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública, debido a que direccionó la licitación para la compra del edificio que el Ministerio Público Fiscal tiene en la calle Perón al 600.

Además se demostró en la investigación que hizo el fiscal Eduardo Taiano, que Juan Carlos Thill, medio hermano de Bellingi, cobró una comisión millonaria por asesorar a la inmobiliaria que a su vez asesoró a la empresa que le vendió a la Procuración el edificio por 43.850.000 pesos.

Alejandra Gils Carbó, quien encabezó la Procuración, también fue procesada por el juez Julián Ercolini. Se determinó que tanto Gils Carbó como Bellingi direccionaron la licitación para que se impusiera la empresa Arfinsa. Fue Bellingi quien armó la licitación y la orientó para que hubiera un edificio ganador.

El ex subdirector de la Procuración, quien luego de haber armado aquel negocio pasó a revistar en la Procuraduría Antilavado (Procelac), una de las oficinas a las que Gils Carbó le dio más relevancia en su gestión, daba cursos de transparencia y se presentaba como experto en "Compras gubernamentales".

Debe ser por eso que la Sociedad Dominicana de Abogados Siglo XXI invitó a Bellingi para que expusiera en el XII Congreso Interamericano Sobre Compras y Contrataciones Gubernamentales que se realizó en Punta Cana (República Dominicana), en octubre pasado.

La Sociedad Dominicana de Abogados Siglo XXI –que no ha buceado en ningún buscador de la web sobre Bellingi- envió una carta a la que accedió Infobae en la que señala que "para nosotros sería un honor que usted nos acompañara como docente en este importante congreso. Los gastos correspondientes a sus pasajes, traslados, alimentación y alojamiento serán a cargo de las entidades organizadoras durante su posible estancia en Punta Cana, República Dominicana". De haber buscado información en la web se habrían enterado de que Bellingi fue exonerado de la Procuración en julio pasado.

Guillermo Bellingi, el ex funcionario invitado a un congreso en Punta Cana
Guillermo Bellingi, el ex funcionario invitado a un congreso en Punta Cana

La carta de invitación fue firmada por Rosa María Durán como directora y termina con un, "confiamos en poder compartir las mejores experiencias y prácticas gubernamentales".

A partir de una búsqueda en Google se puede determinar que hay una única referencia en la web al congreso. El evento para el que Bellingi pidió autorización judicial para salir del país aparece anunciado en la web de una organización llamada Ciabapm.

El fiscal Taiano se opuso a que se le permitiera la salida del país a Bellingi ya que consideró que el imputado "no había brindado información suficiente de su itinerario, en tanto no aportó copa de la reserva del boleto aéreo electrónico del hospedaje".

El juez Ercolini coincidió con el fiscal Taiano y le denegó el permiso para viajar a Bellingi. El juez consideró que el caso está avanzado luego de la decisión de la Cámara, a punto de pasar a un Tribunal Oral Federal, y que se debía evaluar con "mayor rigurosidad".

El mismo magistrado señaló que Bellingi solamente había informado en qué hotel se iba a realizar el congreso, pero no dijo dónde se iba a hospedar. Y que tampoco se especificó en el pedido quienes iban a pagar los gastos de Bellingi. Y para finalizar, el juez explicó que el imputado no había aportado los pasajes de avión ni la línea área por la cual pensaba viajar.

Con esos argumentos Ercolini no autorizó el viaje de Bellingi. Fue una pérdida enorme para los organizadores y los asistentes porque hubiesen tenido la posibilidad de tener como expositor a alguien que sabe perfectamente cómo se hacen compras en el Estado. Y cómo su medio hermano terminó cobrando una comisión producto de una compra que él mismo organizó.

TE PUEDE INTERESAR