El secretario de Salud Adolfo Rubinstein
El secretario de Salud Adolfo Rubinstein

Ahorrar fondos, evitar eventuales hechos de corrupción o sobreprecios y eludir la burocracia estatal. Con estas tres premisas el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, decidió unificar la compra de medicamentos de la cartera a su cargo, el PAMI y por ahora al menos cuatro obras sociales.

Según confiaron a Infobae fuentes del Ministerio de Desarrollo Social manejado por Carolina Stanley y del cual depende Rubinstein, la idea en el futuro inmediato es que Salud unifique la compra del 70% de medicamentos que necesita el Estado no solo a nivel nacional sino también en los Ministerios de Salud de las provincias.

"Se trata de un cambio sustancial en el manejo de los fondos del Estado para dar mayor transparencia y reducir costos con compras masivas", dijo un allegado a Rubinstein.

Ya se avanzó sobre un ensayo de este programa de compra unificada. Hace menos de dos meses se realizó una compra masiva de una sola droga que fue la medicación del denominado Factor 8 que es para hemofílicos. Esto se hizo desde la Secretaría de Salud junto con PAMI y la obra social IOMA.

Este mecanismo permitió un ahorro de casi un 70% de las compras que se venían registrando antes. Según dijeron a Infobae en la Secretaría de Salud, allí se ahorró un total de 1.500 millones de pesos por las bonificaciones obtenidas ante tanto volumen de compra.

Como primer paso en lo inmediato ya se armó un llamado a licitación para la compra de 25 drogas oncológicas para la Secretaría de Salud, junto con PAMI, la obra social de empleados de la Ciudad de Buenos Aires y de las Fuerzas Armadas.

La idea es extender este esquema a la mayor cantidad de obras sociales y a las de las provincias también. En el Ministerio de Desarrollo Social evalúan que con este plan el Estado acapararía en una sola boca de expendio el 70% del mercado de medicamentos con lo que podrá negociar en mejor posición ante los laboratorios.

Lo va a liderar Salud conjuntamente con todos los actores que pasen a formar parte de este programa unificado de medicamentos. Es que se trata de medicamentos de alto costo en la gran mayoría de los casos que por medio de esta compra masiva el Estado estaría en condiciones de conseguir mejores precios con los laboratorios.

Se contempla a la vez que haya un sistema de auditoría interno de este sistema para hacer más transparentes los llamados a licitación y las compras.

Hasta ahora, el Estado compraba en cada repartición y por separado cada uno de los medicamentos. Se registraron de esta manera en épocas anteriores casos de sobreprecios y hechos de corrupción.

"Si logramos generar un buen mecanismo de transparencia y precios accesibles por compra masiva unificada estaremos ahorrando cerca de un 80% en algunas drogas", evaluó un funcionario que diagramó junto con Rubinstein este nuevo esquema.