La movilización a la Basílica de Luján que encabezaron representantes del PJ el último sábado y que, según Pablo Moyano, contó con el aval del papa Francisco, motivó críticas del oficialismo y de la oposición. Al referirse a la marcha, Patricia Bullrich opinó sobre el rol que ha tenido el Sumo Pontífice en relación con la política argentina desde su asunción como cabeza de la Iglesia católica.

"Me molesta mucho esa idea de que 'soy más amigo que vos del Papa'. Un Papa que está diciendo 'esta es mi persona en la Argentina…'. Me parece que no está para eso. Y jugar con quién va más veces a Roma… Yo por suerte nunca fui", dijo la ministra de Seguridad en una entrevista que concedió a Luis Novaresio en A24.

Y agregó: "Me parece que el Papa no ha tenido la distancia necesaria con la política argentina. Tendría que haber tenido un poquito más de distancia y ser un poquito más abierto con nuestro gobierno".

"Es hora de que la Argentina tenga un estado laico", manifestó Bullrich.

Durante el reportaje, la funcionaria también habló sobre la conflictividad social en medio de una situación difícil para el Gobierno y dijo que el kirchnerismo no quiere que Mauricio Macri concluya su mandato. A continuación, sus principales frases:

"En la cabeza de quienes hoy están en la oposición más dura no tengo la menor duda de que exista la idea de que no quieren que terminemos el gobierno".

"El kirchnerismo permanentemente ha dicho que quiere elecciones adelantadas, que quiere que no nos vayamos, que no nos podemos quedar".

"Creo que en la mente de Cristina Kirchner está que nuestro gobierno no es un gobierno, ella no lo acepta. Si no aceptan tu condición de gobierno, te quieren sacar. No puede aceptar que gobierne alguien que no sea ella".

"Hemos ido logrando algo importante, que es en una situación compleja de la economía argentina mantener el poder político y mantenernos con fuerza. Este cambio histórico es lo que hace que sea mucho más difícil la vuelta al pasado".

"Grabois es un dirigente social que cada vez es más político que social, su representación social hoy está teñida por su mirada política".

"En la Argentina los sindicatos son de un partido político. ¿Por qué el sindicato es peronista? Por tradición corporativa. Las organizaciones sociales hacen lo mismo. Se organizan como organización social y luego quieren llevar a esa gente al lugar político que el dirigente eligió".

"La gente que está todos los días en la calle es siempre la misma, no es que salen naturalmente a protestar".

"Se organizan con aparato y con plata. Estamos haciendo un trabajo sobre la economía de la marcha: cuánto les han costado a las organizaciones, a la gente y a los sindicatos las marchas desde enero".