El canciller Jorge Faurie
El canciller Jorge Faurie

La mafia del tráfico ilegal de inmigrantes chinos a la Argentina derivó en la intervención del consulado argentino en Chile, el inicio de un sumario administrativo a una diplomática y la investigación de oficio a toda la cadena de mando de la Dirección de Asuntos Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores que dirige Jorge Faurie.

Según revelaron a Infobae tres fuentes calificadas de la Cancillería, Ernesto Gaspari, secretario de Coordinación y Planificación Exterior del Palacio San Martín, denunció ante un grupo reducido de embajadores la existencia de una red de traficantes de inmigrantes chinos y exigió hoy una "investigación de oficio" a todos los responsables de la cadena de mando por el manejo irregular en la entrega de visas a extranjeros a partir del polémico caso del consulado argentino en Antofagasta, Chile, donde se entregaron 300 visas a ciudadanos chinos.

La "auditoría consular" para determinar la cantidad de visas truchas que se entregaron en los últimos años a ciudadanos chinos alcanza a Sol Durini, la cónsul argentina en Antofagasta, Chile, y a un administrativo de esas oficinas, quienes habrían entregado unas 300 visas a ciudadanos chinos, entre junio de 2017 y julio de 2018. Pero también Gaspari dijo que se investigará de oficio a los jefes de entrega de visas desde 2016 como son Pablo Echeverry y Diego Bairossi, al mismo tiempo que se buscará determinar el nivel de responsabilidades que tuvo el director general de Asuntos Consulares, Luis María Sobron.

Por otra parte, la Cancillería dispuso la intervención del consulado de Antofagasta, por medio de la resolución interna 2018-1036, y se definió enviar a Diego Alonso Garces como interventor del consulado en Chile para suplantar a Durini. 

Al mismo tiempo, se investigan a fondo los motivos por los que en diciembre del 2017 se entregaron desde allí 300 visas que se destinaron para ciudadanos chinos inmersos en una supuesta red de traficantes que iban en colectivos desde Perú hasta Antofagasta y una vez allí ingresaban a la Argentina con los visados de turistas para permanecer luego de manera ilegal.

Según pudo saber Infobae, el nivel de responsabilidad del director de Asuntos Consulares será investigado a partir de dos cables internos de la Cancillería que avalaron todo este movimiento sospechoso de entrega de visados. En un primer cable enviado por Durini a Sobron de diciembre del 2017 le pide "atento incremento del turismo" un total de "300 obleas" certificadas. Esto es la validación de 300 visas que fueron a parar a ciudadanos chinos que ingresaron como turistas a la Argentina. El segundo cable de respuesta se lo envió a la cónsul en Antofagasta el mismo director de Asuntos Consulares bajo una respuesta simple y directa: "Autorizo".

El hecho genera muchas suspicacias porque entre los años 2000 y 2017 el flujo de visas entregadas en Antofagasta para el ingreso de turistas a la Argentina no era mayor de 50 o 70 al año. Fuentes consultadas por Infobae revelaron que llama la atención que el director de Asuntos Consulares no haya advertido esta anomalía en el pedido de "300 obleas".

La mayor parte de esas visas fueron otorgadas a chinos que provienen de la provincia de Fujian, que tienen facilidades de entrar a la Argentina por los acuerdos migratorios firmados con Beijing en el acercamiento bilateral iniciado en 2004.

El régimen actual de migración entre la Argentina y China es bien claro. Los chinos pueden ingresar al país por 90 días pagando como turistas una tasa migratoria de 50 dólares. Pero muchos se quedan de manera ilegal al vencerse los 90 días de estadía o consiguen visas falsas para extender el plazo de su permanencia en el país.

La vocera del canciller Faurie negó tajantemente a Infobae que se investigue a Sobron y limitó esta "auditoria consular" sólo al caso de la cónsul Durini. "La investigación al director de Asuntos Consulares es una noticia falsa", dijo la vocera de Faurie.

De todas maneras, este medio contactó a Sobron, quien deslindó cualquier responsabilidad en el caso. "La cadena de responsabilidades en la entrega de visas corre por cuenta de la cónsul ya que yo no soy dueño de la entrega de visados", dijo. Además, el director de Asuntos Consulares destacó que nunca le llamó la atención que en el 2017 la cónsul de Antofagasta le pidiera 300 visas cuando siempre se entregaron 50 o 70 por año "porque -explicó- ello puede darse asiduamente para tener como stock y repartir las obleas como reposición para otros consulados del país donde se piden visados".

En la reunión que mantuvo Gaspari con varios embajadores se mostró firme en cuanto a avanzar a fondo con la investigación y, según se deslizó, en medio de este entramado oscuro habría existido un negocio de más de dos millones de dólares.

En rigor la decisión del secretario de Coordinación de Política Exterior de ir a fondo con el sumario y la investigación interna en la Cancillería está estrechamente relacionada con la decisión política del gobierno de Mauricio Macri de establecer una mayor rigidez en los controles migratorios y la entrega de visas.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, viajará a China en los próximos días
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, viajará a China en los próximos días

Como informó hoy Infobae, la semana pasada viajó a Beijing el director de Migraciones Horacio García para abordar esta temática y en estos días irá a China el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para abordar este y otros temas de la relación bilateral.

El director de Migraciones busca acordar con la administración de Xi Jinping una suerte de "amnistía general" por la situación de aquellos chinos que se encuentran en la denominada "lista negra" de inmigrantes ilegales con la intención de avanzar en su radicación y desterrar de una vez las mafias que están detrás de este oscuro entramado.

En la Casa Rosada dijeron que el gobierno chino calcula que más de 100.000 chinos salieron para la Argentina en los últimos dos años, pero no todos ellos ingresaron de manera legal. Oficialmente se sabe que hay solo 50.000 radicados actualmente aunque esta es una cifra que en el Gobierno consideran "irrisoria" si se tiene en cuenta la cantidad de chinos que trabajan en la Argentina.

"La situación era muy laxa y con muchas irregularidades hasta ahora. Así no podemos seguir", explicó un funcionario de la Casa Rosada que sigue de cerca el tema de la mafia china en la Argentina por el ingreso de ciudadanos ilegales.

También se buscará ejercer mayores controles por medio de un convenio de cooperación que se trata de acordar con China en materia de entrega de información de los chinos que salen de su país. Pero este acuerdo aún no está cerrado.

Seguí leyendo: