Vidal, con Macri, en la inauguración del Metrobús del Oeste
Vidal, con Macri, en la inauguración del Metrobús del Oeste

Desde hace varios meses, Mauricio Macri transita sus días en Casa Rosada y en la quinta de Olivos en una suerte de loop: una repetición diaria de conflictos, en su gran mayoría autoinflingidos, que van desde la devaluación del peso y la inflación incontrolable a la interna entre Elisa Carrió y el ministro de Justicia, Germán Garavano, y el paso en falso del secretario de Energía, Javier Iguacel, en su intento de trasladar a los usuarios las pérdidas que tuvieron las empresas vinculadas con el gas por el aumento del dólar.

El riesgo, advierten los principales funcionarios que tienen oficinas en Balcarce 50, es la "naturalización" de gestionar esos conflictos y de correrse como Gobierno a una posición defensiva. Es decir, entregar la iniciativa política y la agenda a la oposición.

María Eugenia Vidal tomó nota de esto cuando comenzaron a sentirse las primeras tensiones de la crisis económica, hace dos meses: dejó de hablar de temas nacionales, cuando su voz y su imagen tiene peso propio dentro del universo del votante de Cambiemos. Y profundizó ese bajo perfil esta última semana.

"No la votaron a ella por la inflación o el dólar, sino por los temas provinciales", aseguró un importante funcionario de la provincia de Buenos Aires ante la consulta de Infobae. ¿Y el apriete de Carrió para que Macri remueva de su cargo a Garavano? "Nosotros lo vemos muy de afuera, no tenemos idea", se excusó la misma fuente.

Otro ejemplo. Macri y Vidal encabezaron el miércoles pasado la inauguración del Metrobus del Oeste, en la localidad bonaerense de Morón. "Sé que cuesta, que estamos en un momento difícil y que hay que ajustarse para llegar a fin de mes", señaló el Presidente, mientras que la gobernadora evitó toda referencia nacional: habló de los vecinos de la cuenca Boquerón, del barrio Carlos Gardel, de las siente mil cuadras de asfalto en la provincia de Buenos Aires. Mensajes paralelos, cada uno a su electorado.

La mandataria provincial, además, evitó mostrarse en la inauguración del programa "Argentina Exporta" en el CCK, que marcó el reencuentro entre Macri y Carrió.

El objetivo, aseguran, es evitar el desgaste, lo que no implica dejar de apoyar al Presidente cuando sea necesario.

Algunas encuestas y medidas

Según el último trabajo de la consultora Analogías, en base a un revelamiento realizado a principios de octubre, Macri registra una desaprobación mayoritaria a su gestión entre los bonaerenses, que alcanza el 64,6% . La aprobación, en cambio, es del 25%, lo que arroja un saldo negativo en 39,6 puntos. En el caso de Vidal, el nivel de rechazo es menor y el 46,5% de los bonaerenses le dan su respaldo.

Otra encuesta, de la consultora Synopsis fue más allá y evaluó el desempeño electoral de Vidal ante una eventual candidatura presidencial y balotaje frente a Cristina Kirchner: se impondría por 54,1% contra un 45,9% de la ex presidente. Pero las elecciones asoman todavía muy lejanas.

Por otro lado, y en paralelo, los principales funcionarios de la gobernadora comenzaron a defender la gestión y trabajar en políticas sociales, a modo preventivo por las consecuencias de la depreciación del peso, el aumento de la pobreza que graficó el INDEC en su última medición y el temor a las posibles complicaciones sociales en diciembre. Es más, esta semana, todos los ministros salieron a recorren 20 distritos de la provincia de manera simultánea.

Así, la gobernadora avanzó en siete medidas:  la baja en la tarifa de luz, gas y agua por la eliminación de impuestos provinciales; la construcción de Casas de Encuentro Comunitario para asistir a más de 20 mil familias; el pago anticipado del medio aguinaldo y aumentos en asignaciones y jubilaciones, del 23 por ciento para las jubilaciones mínimas, que significó un plus de $1.163 mensuales.

También, el 50% de ahorro en supermercados con el Banco Provincia; el aumento de 15% en el Programa Más Vida y la ampliación de los programas Un Vaso de Leche por Día y Más Vida. Otra medida fue una línea de apoyo económico para organizaciones comunitarias.

Por último, en septiembre, la gobernadora  anunció otro refuerzo en los programas sociales: desde octubre, la provincia de Buenos Aires aumentó 15% el monto del Plan Más Vida, el Servicio Alimentario Escolar (SAE), la Jubilación Mínima y las Asignaciones Familiares. Además, se van a incrementar en igual porcentaje las becas de las Unidades de Desarrollo Infantil (UDIS). Significa una inversión extra de $1.200 millones en 2018 destinada específicamente a fortalecer las medidas sociales.

Sin embargo, y al igual que Macri, Vidal tiene sus propios problemas y conflictos. Quizá el más complejo es el docente porque ya son 24 los días sin clases en la provincia de Buenos Aires. Con la oferta que el Gobierno presentó ayer, además del pago a cuenta del 19%, van 10 los intentos para acordar con los gremios, que exigen un incremento superior al 30%, con cláusula gatillo.

Seguí leyendo