La conducción de “Las 62 Organizaciones”, junto al entonces ministro de Trabajo, Jorge Triaca (hoy secretario) en agosto del año pasado
La conducción de “Las 62 Organizaciones”, junto al entonces ministro de Trabajo, Jorge Triaca (hoy secretario) en agosto del año pasado

La Inspección General de Justicia (IGJ) hizo lugar a una denuncia para intervenir "Las 62 Organizaciones", el histórico sello político del sindicalismo peronista, que en los últimos meses estuvo fuertemente disputado por el sindicalismo aliado con Cambiemos y el que responde a la CGT.

El organismo resolvió ayer a favor de una denuncia realizada por el titular de la UATRE, Ramón Ayala, que pedía por la anulación de las elecciones realizadas el pasado 19 de septiembre, según el texto al que pudo acceder Infobae.

Ayala encabezó este agrupamiento gremial hasta mediados de este año, luego de que falleciera el 26 de junio pasado su predecesor en el sindicato de peones rurales, Gerónimo "Momo" Venegas. El dirigente extinto había sido el armador del sindicalismo aliado de Mauricio Macri, y utilizaba a "Las 62" como pata gremial de Cambiemos.

Sin embargo, con la muerte de Venegas, un grupo de gremios cercanos al jefe gastronómico Luis Barrionuevo salió a disputar con fuerza la dirección de este armado político-gremial.

Por entonces, Barrionuevo había sido designado interventor del Partido Justicialista (PJ) por decisión de la jueza María Romilda Servini. Según consta en la denuncia formulada por Ayala, el titular de Uthgra "se excedió en sus facultades" como jefe partidario y "se arrogó injustificadamente el cargo de secretario de Interior de la entidad".

En ese lapso, Barrionuevo convocó a un congreso de delegados, sin la participación del oficialismo de "Las 62" y de Ayala. Y dispuso que las nuevas elecciones se hagan en la sede del PJ, en Matheu 130. Allí fue votada la "Lista Celeste" encabezada por el titular de la Asociación Obrera Textil (AOT), Hugo Benítez, con el respaldo de los "Gordos", los "Independientes" y los gremios del transporte.

Aquella toma de posesión significó la "recuperación" de Las 62 por el oficialismo de la CGT. Uno de los hombres que tomaron la palabra en ese acto fue el dueño de casa, el titular de la UOM, Antonio Caló, quien "lamentó" por el "abandono" del peronismo al histórico sello. La referencia apuntaba a la política llevada por Venegas y luego por Ayala, único grupo sindical que llegó oponerse a los cinco paros generales impulsados por la central obrera.

Sin embargo, ahora la Inspección General de Justicia (IGJ) impugnó esas elecciones al declarar "irregular e ineficaz" el proceso electoral. Al mismo tiempo, designó a inspectores fiscalizadores que funcionen en reemplazo de la junta electoral, a fin de "garantizar la normalización institucional de la entidad".

En la resolución, el organismo de control requirió a las partes en pugna que encuentren una solución al conflicto y se consensúe una nueva sede de la entidad, para volver a convocar a un nuevo acto eleccionario.