Con el apoyo de ex presidentes, lanzaron una solicitada para evitar la "proscripción" de Cristina Kirchner

Personalidades del mundo de la política y la cultura adhirieron al escrito

La senadora nacional Cristina Kirchner recibió un fuerte apoyo regional e internacional ante el avance de las causas penales en su contra. A través de una solicitada que recolectó miles de adhesiones, los ex presidentes Lula da Silva (Brasil), Dilma Rousseff (Brasil)Rafael Correa (Ecuador), José "Pepe" Mujica (Uruguay), Ernesto Samper (Colombia) y Manuel Zelaya (Honduras) reclamaron por el cese de la "persecución política" en el país.

Con el título "Democracia sin proscripciones", el escrito -que será publicado mañana en diarios nacionales-recuerda que "los peores momentos que nos tocaron vivir como sociedad fueron cuando atravesamos etapas de persecuciones, proscripciones, prohibiciones y revanchismo".

La solicitada advierte que en el continente "se está avasallando el Estado de Derecho" y que "el riesgo tiene hoy dimensión regional, en la persecución y proscripción de ex Presidentes y ex Presidentas, dirigentes sociales, sindicales y políticos que se oponen a las políticas de ajuste".

Tras el párrafo en clara alusión a procesos penales como el que involucra a Lula da Silva y a Rafael Correa, el texto señala que "la persecución política que vive la ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner desnuda una estrategia global de ataques al campo popular y progresista", y reclama que esa "violencia institucional" no ponga en riesgo "la democracia en la Argentina".

El texto lleva firmas de personalidades de diverso espectro ideológico y social, y cuenta también con adhesiones como las de los líderes del partido español Podemos, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, el ex candidato presidencial peruano Marco Enríquez Ominami, el ex juez español Baltasar Garzón, el semiólogo norteamericano Noam Chomsky y el actor estadounidense Danny Glover.

En el ámbito sociopolítico argentino figuran el líder de Camioneros, Hugo Moyano, el titular de la CTA Hugo Yasky, el bancario Sergio Palazzo, el periodista Horacio Verbitsky y las presidentas de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini y Estela de Carlotto.

Mientras tanto, entre el ambiente artístico, aparecen las firmas de personalidades como Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri, Nancy Duplaá, Alejandro Dolina, Javier Malosetti, Lito Nebbia, Dolores Fonzi y Gerardo Romano, entre otros.

La misiva coincide poco después de la controversia generada por el ministro de Justicia, Germán Garavano, quien advirtió que "no es bueno que se pida la detención de un ex presidente", al hacer referencia a la situación judicial de Cristina Kirchner. Aquel comentario provocó la furia de la diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que calificó de "vergüenza para la República" los dichos del funcionario.

La solicitada completa:

Democracia sin proscripciones

Los y las abajo firmantes, que provenimos de distintas tradiciones y culturas políticas, a la vez que actuamos en diferentes ámbitos del quehacer nacional e internacional, tenemos en común no sólo compartir valores y principios democráticos sino también guardar una misma memoria histórica.

Sabemos que los peores momentos que nos tocaron vivir como sociedad fueron cuando atravesamos etapas de persecuciones, proscripciones, prohibiciones y revanchismo.

Porque no queremos volver al escenario de esas tragedias es que alertamos sobre los peligros que acechan cuando se avasalla el estado de derecho, pasando por encima del debido proceso y de las garantías en juicio.

Ese riesgo tiene hoy dimensión regional, en la persecución y proscripción de ex Presidentes y ex Presidentas, dirigentes sociales, sindicales y políticos que se oponen a las políticas de ajuste que recaen sobre nuestros pueblos.

Argentina no está exenta de esa práctica y la persecución política que vive la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner desnuda una estrategia global de ataques al campo popular y progresista que pretende construir mejores realidades para todos.

No permitamos que esa forma de violencia institucional vuelva a poner en riesgo el futuro de la paz y la democracia de Argentina.

SEGUÍ LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR