En la conferencia de prensa posterior a su discurso ante la ONU, Mauricio Macri se refirió a los dos temas principales que ocuparon la agenda en la Argentina: la salida de Luis Caputo del Banco Central y el paro general de la CGT.

Sobre la primera cuestión, el Presidente admitió que era algo ya consensuado: "Sabíamos que iba a recorrer este proceso y cuando se estabilizace la situación iba a dejar ese cargo porque nunca tuvo la vocación de ejercerlo. Fue una contribución patriótica que él hizo. Después siempre dijimos que él eligiese el momento que consideraba más apropiado cerca del nuevo acuerdo con el Fondo".  Y confirmó que habló "todo el tiempo, todo el día" con el ex funcionario.

Sin embargo, el el mandatario se encargó de poner el foco en el nuevo acuerdo con el FMI, más allá de los nombres: "Más allá del talento de las personas que integran el equipo de gobierno, lo más importante es la solidez de la propuesta global que estamos haciendo. Y haber resistido todas las cosas que han sucedido en la Argentina, la mayoría fuera de nuestro control, como la sequía, el aumento de tasas de interés, el aumento del petróleo, la crisis de Turquía, de Brasil, los cuadernos, fuimos sosteniendo todas las bases de las líneas de desarrollo que pusimos. Eso ha estabilizado la situación y ahora vamos en camino de un segundo acuerdo con el Fondo para que despeje otras dudas sobre nuestra capacidad de financiamiento y estabilidad de política monetaria". 

Luego, consultado sobre el paro general, el jefe de Estado fue tajante: "No contribuye en nada. Es un momento difícil, soy el primero en saber cómo los argentinos están poniendo el hombro. Hay que extremar el diálogo, sentarse, buscar herramientas nuevas, innovadoras. Ningún gobierno en la historia estuvo más preocupado que el nuestro en generar empleo de calidad". 

Y completó: "Quiero felicitar a todos los argentinos que contra viento y marea fueron a trabajar hoy".

Asimismo, ratificó sus intenciones de competir por la reelección, algo que había adelantado en una entrevista con Bloomberg: "Si los argentinos desean que continuemos con este camino, yo voy a estar. Pero mi prioridad no es pensar en las elecciones sino en mañana en qué cosas vamos a hacer para que el país ponga a crecer de vuelta. Sabemos que tenemos meses de recesión por delante".