Miguel Ángel Pichetto manifestó una vez más su posición sobre el desafuero de Cristina Kirchner. Luego de que el juez Claudio Bonadio procesara a la senadora como jefa de una asociación ilícita dedicada a cobrar coimas, y mientras el magistrado aguarda el fallo de la Cámara Federal para pedirle a la Cámara alta que le quite los privilegios parlamentarios a la ex Presidente, el jefe de los senadores del PJ ratificó su postura.

"No expreso una opinión personal —aclaró—. Soy el presidente del bloque, doy la cara. Acepto que la tarea de la comunicación es un tema central en lo político, no me quedo callado. No creo que se pueda hacer política desde el silencio, doy los debates".

Y agregó: "Expreso la voz de los gobernadores del peronismo y de los senadores que sostienen que en el proceso penal, en la etapa fundamentalmente de la instrucción, la libertad es un derecho". 

"La pena de prisión preventiva es una pena anticipada —continuó Pichetto—. No creo en la justicia instantánea, en la justicia de los medios ni en algunas voces de la indignación que a lo mejor tienen legitimidad, pero el debido proceso en la Argentina tiene reglas y garantías".

En esta línea, el rionegrino insistió en que se trata de "un debate que hay que dar desde lo jurídico" y remarcó: "Son las reglas del juego, tengo que asumir mi rol y asumo además la palabra de los gobernadores, que hablan conmigo, sostienen esto y me lo transmiten, y con los senadores".

Además, aclaró que su posición sobre el tema excede al caso de la ex Presidente: "No tiene nada que ver, políticamente no tengo nada que ver, creo que es un ciclo concluido y que queda más para la mirada de la historia que para el futuro".

"Si hacemos justicia mediática y resolvemos aplicar penas estamos en una Argentina muy endeble, porque lo que hoy es para determinada persona mañana puede ser para los que gobiernan", concluyó.