"El control es un tema trascendental y, especialmente, en la función pública. Entré en la política en un momento trágico de la Ciudad y lo que quedó en evidencia de ese lamentable episodio fue que fallaron todos los controles. Ser íntegros significa hablar con la verdad. Se trata de retomar la confiabilidad de las instituciones y de las personas que ejercen la función pública". Lo dijo la vicepresidenta Gabriela Michetti al inaugurar en el CCK el Primer Simposio Internacional de Auditoría Gubernamental organizado por la Sindicatura General de la Nación.

Junto al Síndico General de la Nación, Alberto Gowland, Michetti sostuvo que "la SIGEN cumple un rol fundamental en este esquema de integridad y de verdad, para dar batalla a los vicios de la vieja manera de hacer política. Dar respuestas no debe ser una carga, es precisamente parte de ser un servidor público. Los organismos de control son fundamentales para el correcto funcionamiento del Estado. Durante los últimos años el poder político los eludió y hoy en día estamos viendo las consecuencias en nuestro país. Es fundamental el trabajo que hace la SIGEN para que el control interno esté coordinado".

Por su parte, Gowland destacó: "El aporte de un verdadero control interno está en poder señalar los desvíos y las oportunidades de mejora a tiempo. Desde este punto, fomentamos el ejercicio de la auditoría con un enfoque preventivo centrado en las soluciones. El control bien ejercido juega siempre en favor de toda la sociedad".

Y concluyó: "Desde la SIGEN, buscamos contribuir proactivamente para que los valores de integridad y transparencia se consoliden en todos los organismos y empresas del Estado Nacional. La integridad debe ser el pilar del control y la buena gestión. Haciendo un buen control se logra un buen gobierno".

El Simposio tiene como objetivo fomentar el diálogo entre la gestión y el control para fortalecer las políticas públicas en línea con los objetivos de gobierno.