Funcionarios de Donald Trump elogiaron las reformas al Código Penal y ofrecieron su colaboración

El juez Mariano Borinsky recogió en Washington un firme respaldo al proyecto
El juez Mariano Borinsky durante la reunión con especialistas argentinos en el Wilson Center

El juez Mariano Borinsky cerró este martes en la capital norteamericana una visita de tres días durante la cual se reunió con altos funcionarios de los departamentos de Estado y de Justicia y recogió un firme respaldo al proyecto de nuevo Código Penal en el que trabaja por encargo del presidente Mauricio Macri, al frente de una comisión de doce jueces, fiscales y juristas.

Los funcionarios del gobierno de Donald Trump le ofrecieron además su plena colaboración, sobre todo en algunas áreas de gran interés para Estados Unidos, como la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y el lavado de dinero, que el nuevo Código Penal incorpora a su articulado junto con una larga lista de delitos.

"Las reuniones fueron muy buenas, muy productivas, mostraron una muy buena predisposición a la colaboración", afirmó Borinsky a Infobae en Washington.

El magistrado, que integra la Sala IV de la Cámara de Casación y preside la comisión reformadora del Código Penal, se reunió en el Departamento de Estado con Nathan Sales, el funcionario encargado de antiterrorismo, y con responsables del Departamento de Justicia. En ambas reparticiones presentó el proyecto de reformas y obtuvo "comentarios favorables".

Esta mañana completó la ronda de presentaciones con una exposición en el Woodrow Wilson Center ante un centenar de personas y compartió panel con especialistas argentinos.

Borinsky hizo un detallado repaso de las novedades que incorpora el proyecto, que está listo para ser enviado al Congreso el mes que viene, inmediatamente después del tratamiento de la ley de Presupuesto 2019. Además de tipificar los delitos de terrorismo, narcotráfico y lavado, el texto incorpora delitos de corrupción, fiscales, aduaneros, cambiarios, contra el medioambiente, informáticos, contra la propiedad intelectual, contra los menores y contra el orden internacional, entre otros muchos.

Prevé las penas en cada caso y en materia de corrupción, por ejemplo, eleva las condenas y extiende la responsabilidad del delito a las personas jurídicas. "El Código Penal tomó en cuenta no solo lo que habían trabajado las comisiones anteriores en la Argentina sino también el derecho comparado, las convenciones internacionales, los lineamientos de la OCDE y del GAFI, las convenciones internacionales contra la tortura… todo esto se incorporó y cumple con los estándares internacionales", señaló Borinsky. "Podemos decir que va a ser un código modelo en América Latina", agregó.

En el diálogo con los funcionarios norteamericanos hubo además un intercambio de experiencias, según relató el magistrado a Infobae, en particular en lo que hace a la lucha contra el terrorismo.

"Nos une con Estados Unidos haber sido víctimas de atentados", afirmó Borinsky, cuya presencia en esta capital coincidió justamente con un nuevo aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001. "Todas las sugerencias son bienvenidas para su incorporación al nuevo código, aunque básicamente lo que recibimos fueron halagos y comentarios favorables", dijo.

Hubo en esas reuniones alguna mención de las causas por corrupción que se tramitan en la Justicia argentina, pero no se ahondó en los pormenores. "El objetivo de los encuentros no era analizar cuestiones coyunturales o puntuales sino, así como hay un Código Penal que tiene cien años en la Argentina, tratar de tener un Código Penal por cien años más, que trascienda los gobiernos y que sea una estructura sólida para la sociedad argentina, una estructura jurídica sólida del poder punitivo del Estado", comentó Borinsky.

Últimas noticias

Mas Noticias