Carolina Stanley: "Cualquier situación de caos o desborde perjudica a los que más necesitan"

A cargo de la flamante cartera de Salud y Desarrollo Social desde esta semana, la ministra habló con Infobae para explicar las medidas de contención social impulsadas por el Gobierno. "Apelamos a la responsabilidad de todos los sectores para trabajar por la paz", declaró
La ministra Carolina Stanley durante el último timbreo de Cambiemos en el mes de agosto

Carolina Stanley está convencida de que las medidas anunciadas por el Ministerio de Desarrollo Social "están diseñadas para atravesar situaciones de crisis y de inflación más de la esperada" como las que está enfrentando ahora el Gobierno. Pero también admite que "cualquier situación de desborde o de caos a los que más perjudica es a los que más necesitan". Por todo esto, la flamante ministra de Salud y Desarrollo Social advirtió sin vueltas: "La realidad de angustia no debe ser aprovechada por ningún sector político".

Stanley no señala a ningún partido o sector político en particular cuando habla del aprovechamiento político de esta crisis. Se cuida. No solo ello. También tiende un puente a la Iglesia y a los sectores de movimientos sociales para sumarse a apoyar en estos momentos.

Así, tras una semana clave donde se anunció dede el Gobierno una batería de medidas para contener a los sectores desprotegidos, Stanley expresó a Infobae que "una situación social difícil no implica conflictividad social. Apelamos a la responsabilidad de todos los sectores para trabajar por la paz social".

-¿Cree que las medidas anunciadas de contención social serán suficientes para frenar el malestar social y la pobreza?

-Sabemos que estamos viviendo un momento coyuntural difícil. Sabemos también que hay familias angustiadas, que sienten incertidumbre. Y desde el primer día nos comprometimos a acompañarnos. Por eso, estamos trabajando más fuerte que nunca y tomando decisiones. Las medidas sociales anunciadas están diseñadas para atravesar una situación económica con una inflación que es más de la esperada. Y todos sabemos que la inflación pega más a los más pobres. Impacta directamente en la compra de comida y muchas veces en la baja en los ingresos cuando son informales y más del 40 por ciento del empleo en Argentina es informal.
Por eso, además de decisiones y anuncios económicos, el Presidente anuncio medidas sociales. Como el refuerzo en la Asignación Universal por Hijo, que hoy llega a unos 4 millones de chicos, y cada va a recibir un beneficio adicional de $1200 por chico en septiembre y $1.500 por chico en diciembre. Se decidió también aumentar los planes sociales a $5.750 y a $6 mil en diciembre.

También extender los créditos ANSES, lo que era conocido como Crédito Argenta, volcando 20 mil millones de pesos para que todas las familias que tienen asignación por hijo y para que los jubilados puedan tener estos créditos con las tasas más bajas y no tener que recurrir a usureros que se aprovechan de las familias que están atravesando una mala situación.
Y Precios Cuidados, que trabajamos junto al ministro de Producción, Dante Sica, para poder llegar a mayor cantidad de productos, llegar a primeras marcas, que estén en todos los comercios, con buena señalización para facilitar el acceso. Más allá del momento complicado que estamos atravesando, como gobierno estamos al lado de cada argentino, de cada familia, para atravesar esta situación y seguir creciendo.

-¿Qué actitud va a tomar el Gobierno ante el reclamo de movimientos sociales por un mayor aumento de la AUH y los planes?

-Nuestra actitud siempre ha sido de diálogo abierto y sincero. Siempre estamos dispuestos a escuchar propuestas de trabajo conjuntas. Entendemos los reclamos y muchos de ellos los compartimos. Estamos tomando decisiones que acompañen a cada argentino a atravesar esta difícil situación y trabajando con todos los referentes que tengan voluntad de diálogo y la construcción del país que queremos. Es el momento de la Argentina que nos necesita a todos trabajando juntos y todos los actores sociales comprometidos con atravesar este dificil momento.

-¿Cuántos beneficiarios más se podrían sumar a la AUH y otros programas para contener la situación social?

-Desde el primer día buscamos ampliar y garantizar los derechos sociales de los más chicos. Porque así colaboramos con la economía de cada familia y su capacidad de crecimiento. Hoy, el 87.4% de los niños y niñas de Argentina recibe alguna cobertura por parte del Estado. La AUH hoy cubre según registros históricos a la mayor cantidad de niños del país, alcanzando a unos 4.000.000 de chicos. Existen unos 500.000 chicos que por problemas de condicionalidades no estaban recibiendo la Asignación. Hace más de un año que trabajamos con Anses y referentes en un relevamiento de Barrios Populares donde salimos a buscar a los chicos, porque sabemos lo importante que es este ingreso para las familias.

Stanley junto a Macri y Vidal, durante una visita a una cooperativa en la Provincia de Buenos Aires

-¿Cree que hay sectores del kirchnerismo que agitan el malestar social? ¿Van a dialogar con estos sectores?

-Siempre estuve y estoy abierta a dialogar con todos los sectores, como lo hemos venido haciendo durante estos últimos años. Respeto las posiciones partidarias de todos, pero lo que debe primar en este diálogo es la responsabilidad de cada uno por acompañar a quienes más nos necesitan. Yo acepto ideas para solucionar los problemas y enfrentar las dificultades, la Argentina se merece que todos trabajemos juntos para pasar estos meses que van a ser difíciles. Sabemos que cualquier situación de desborde o de caos, a los que más perjudica es a los que más necesitan. La realidad de angustia no debe ser aprovechada por ningún sector político. Los que peor la está pasando no buscan generar situaciones de violencia. Entre todos debemos cuidar la paz social.

-¿La información de que la pobreza va a aumentar en el índice de octubre es un fracaso de la política oficial que prometía reducir la pobreza?

-El presidente Macri dijo claramente que quería que su presidencia fuera juzgada por su trabajo en reducir la pobreza. Y en ese camino estamos desde que iniciamos la gestión, con cambios que comenzaron por sincerar las cifras y devolverle legitimidad al INDEC para conocer la realidad, que es la única manera que tenemos de poder transformarla. Los índices de pobreza nos duelen siempre porque detrás de los números hay personas, hay familias enteras que sufren. Cuando los índices mejoraron en las anteriores mediciones lo tomamos como una ratificación de que estábamos en el camino correcto.

Argentina ya estaba en una situación complicada cuando asumimos el gobierno. Necesitamos llegar al equilibrio fiscal y para poder ir trabajando de a poco en medidas que eran necesarias para poder recomponer a la Argentina y estoy segura de que vamos a poder llegar. Se están tomando las medidas necesarias para seguir en ese camino de construcción de un país donde la inflación baje y donde además se genere estabilidad y se genere crecimiento económico. Necesitamos mantenernos en este sendero para que la reducción de la pobreza sea constante y no esté sujeta a la volatilidad que hemos pasado en los últimos días. Lo lograremos con políticas perdurables y no repitiendo los esquemas que vienen fracasando desde hace 70 años. Mi compromiso con reducir la pobreza es mi trabajo de todos los dias. Llegar a cada familia que esta en situacion de vulnerabilidad y transformar su realidad para poder salir de esa situacion.

-¿Cree que la Iglesia debería comprometerse más a la lucha contra la pobreza?

-Además de los movimientos y organizaciones sociales con las que trabajamos, también lo hacemos codo a codo con la Iglesia. Estamos al lado de las parroquias, de muchas organizaciones evangélicas, así como referentes barriales, con quienes trabajamos además en los comedores comunitarios. Son personas que están todos los días en el territorio, que han atravesado distintas situaciones de emergencia en Argentina, y que hoy, más que nunca, trabajan y cuentan con nosotros para atravesar esta situación. Todos formamos parte de una misma realidad y el aporte que hacen es muy grande.

-¿Cómo se va a trabajar con el Ministerio de Salud y que medidas conjuntas están pensando para mitigar la marginalidad?

-La fusión de los dos ministerios no implica un cambio en lo que hace a la jerarquía de la salud para la Argentina, ni en el tipo de trabajo que se viene haciendo. Los profesionales que trabajan en el ministerio y la provisión que se hace a las provincias de muchísimos de los insumos van a seguir. Va a haber un trabajo de mucha coordinación en este sentido, éramos dos ministerios que ya veníamos trabajando mucho en conjunto y donde la salud va a seguir siendo liderada por quienes son especialistas en esta materia.

Salud, Desarrollo Social y Seguridad Social son tres herramientas de cuidado para los argentinos. Tenerlas juntas nos dará la posibilidad de coordinar mejor las acciones que va a seguir haciendo Adolfo Rubinstein como venía haciendo y pudiendo llegar adonde tenemos que llegar. No va a haber una reducción que impida que cada familia reciba todo eso que necesita recibir. Va a seguir todo como se venía trabajando respecto al envío de vacunas, el envío de medicamentos, leche maternizada, cosas que hacía el Ministerio de Salud, que se va a seguir sosteniendo.

-Desde muchos sectores cuestionan al Gobierno por no haber generado programas para crear trabajo genuino y solo hubo parches a la pobreza. ¿Que les dice?

-Por primera vez estamos ayudando a los que reciben Hacemos Futuro a que estudien y se formen. A que se capaciten y puedan trabajar. Porque esa es la manera de salir adelante. Venimos de muchos años de parches que no han servido y arreglar todo eso atado con alambre nos va a llevar muchos años. Pero decidimos empezar nosotros, porque no miramos para otro lado. Nos hicimos cargo de la situación y estamos trabajando. Los resultados son a largo plazo. Y puede haber baches como esta crisis, pero creemos que el camino de la educación y el trabajo es el correcto. El que da igualdad de oportunidades. Muchas personas que tenian un plan social hoy tienen un trabajo. Este es el camino y seguiremos trabajando mucho para que el trabajo genuino sea el ingreso de las familias en la Argentina.

-¿Es factible que el problema social se desmadre si los movimientos sociales no controlan a sectores marginales?

-Una situación social difícil no implica conflictividad social. Y apelamos a la responsabilidad de todos los sectores para trabajar por la paz social.

-¿Hay posibilidad de aumentar más el presupuesto del 2019 para ayuda social o que las provincias asuman más responsablidades?

-La inversión social de este Gobierno es la más alta de la historia Argentina. Y nuestro compromiso siempre será el servicio público hacia los más vulnerables. Entendemos que necesitamos una sociedad unida e integrada.

Últimas noticias

Mas Noticias