La llegada de Oscar Parrilli a los Tribunales

Nuevo capítulo en el marco de la megacausa de los cuadernos de Oscar Centeno (el chofer del ex secretario de Coordinación en el Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta). Luego de la indagatoria a primera hora del ex juez federal Norberto Oyarbide, quien apareció mencionado varias veces en esas anotaciones, fue el turno del ex secretario de presidencia y entonces jefe de espías durante el kirchnerismo, Oscar Parrilli.

A la salida de su comparecencia, Parrilli informó que presentó un escrito y una nueva recusación contra el juez Claudio Bonadio -el magistrado ya había rechazado una- y sostuvo que no responderá preguntas hasta que no se resuelva su solicitud.

El ingreso de Parrilli a Tribunales (foto Maximiliano Luna)
El ingreso de Parrilli a Tribunales (foto Maximiliano Luna)

"Quiero decirles que he presentado un escrito y una nueva recusación, porque entiendo que yo mantengo con él (por el juez) una vieja enemistad desde hace mucho tiempo, cuando su militancia en el menemismo", sostuvo Parrilli, y agregó: "Como no está resuelto ni firme el juez, he presentado un escrito en el que he negado todos los hechos que se me imputan".

Consultado sobre el escandaloso contenido de los cuadernos de Centeno, Parrilli dijo que "todo es un invento, algo armado". Por otro lado, el ex funcionario kirchnerista relacionó la situación económica y social con lo que está ocurriendo en los últimos días en Tribunales.

"Quiero decirles que la situación económica y social, estas perversas medidas del presidente Macri contra los humildes y marginados sin duda tienen un correlato directo con la intimidación política y mediática del Gobierno contra los opositores, en especial contra Cristina Kirchner", aseveró.

La declaración de Oyarbide

Paraguas en mano, y escoltado por su abogado, Oyarbide salió temprano rumbo a Comodoro Py.

Al salir hacia los Tribunales, Oyarbide llamó "loros" a los periodistas y les advirtió: "Al que se porte mal, garrotazo en la cabeza". Después de chicanear a quienes lo esperaban en la vereda de su vivienda, en el barrio porteño de Recoleta, y excusado en el secreto de sumario, Oyarbide solo se limitó a decir: "Lo que tengo que decir, se lo voy a decir al juez".

La indagatoria del ex magistrado finalizó poco antes de las 11 de la mañana. Oyarbide negó rotundamente haberse llevado dinero y admitió haberse reunido en un par de oportunidades con Baratta y con su mano derecha, Nelson Lazarte.

Además, el ex juez lanzó una declaración sorpresiva sobre su polémica actuación en el cargo durante los gobiernos del matrimonio Kirchner: "Se van a enterar quiénes me apretaron el cogote para sacar las causas de los Kirchner", sentenció ante los medios.

La semana pasada, cuando se conoció su citación, el ex juez se mostró ávido de acudir a declarar a los tribunales para presentar su testimonio e intentar demostrar su inocencia en el caso.

Seguí leyendo