"Traidor", "fracasado", "mierda" y "facho". Esos fueron algunos de los calificativos que Hebe de Bonafini utilizó durante los últimos años para referirse a Hugo Moyano.

Sin embargo, las cosas cambiaron en los últimos tiempos y volvieron a acercarse, unidos por su oposición al gobierno de Mauricio Macri. Tanto que este jueves por la tarde Pablo Moyano, hijo del dirigente sindical y líder del gremio de Camioneros, se acercó hasta la tradicional ronda de las Madres en la Plaza de Mayo y se fundió en un abrazo con Bonafini.

Luego del breve encuentro, del que también participaron otros dirigentes sindicales, como Omar Plaini, Bonafini brindó su habitual mensaje de los jueves y los gremialistas volvieron al palco que montaron en la plaza, donde encabezaron un acto de protesta en el marco del paro nacional de Camioneros.

En su discurso, Bonafini celebró el acercamiento con Moyano -"estamos felices de este abrazo con los trabajadores"- mostró su satisfacción por la media sanción que la Cámara de Diputados le dio al aborto legal y lanzó duras críticas a la Iglesia, por su posición sobre la temática y por sus vínculos con la última dictadura.

"La Iglesia tenía curas dentro de las cárceles para sacarles información bajo tortura a nuestros hijos. A ellos no les importaron nuestros hijos, entonces ahora que se callen la boca y que se queden quietitos", lanzó.

Por otro lado, acusó al Gobierno de querer "apropiarse" de la ley sobre el aborto legal y amenazó: "Le vamos a poner el pañuelo verde en el cogote y se lo vamos a apretar hasta que saquen la lengua".